Opinión

Chau mito: una nueva oportunidad para las pymes argentinas

El creciente interés de las pymes por migrar a parques industriales y logísticos, las propuestas de nuevos espacios pensados para éstas y el financiamiento disponible, eliminó el mito de que sólo las medianas y grandes empresas pueden radicarse en estos predios

El creciente interés de las pymes por migrar a parques industriales y logísticos, las propuestas de nuevos espacios pensados para éstas y el financiamiento disponible, eliminó el mito de que sólo las medianas y grandes empresas pueden radicarse en estos predios.

Los primeros datos arrojados por el Censo Nacional de Parques Industriales indican que hay un 48% de espacio disponible para la radicación en los 285 predios de todo el país que participaron. Aunque se estima que en total hay 600 agrupamientos, este primer corte del relevamiento marca una tendencia a tener en cuenta.

Aun cuando la pandemia empujó a la agonía a muchas pymes, los empresarios argentinos con su capacidad de resiliencia, hoy cuentan con financiamiento privado y público, para que puedan cumplir el sueño de mudarse y producir en comunidad.

Los desarrolladores privados ofrecen espacios muy bien localizados, con los servicios necesarios para producir y formas de pago que facilitan darle prioridad a la construcción de la nave. Sus valores varían entre u$s 40 y 150 el m2 de tierra y, para quienes buscan una mudanza inmediata se estima entre u$s 350 y 850 el m2 de inmueble ya construido, según las inmobiliarias expertas en el sector.

Por debajo de esos números, hay parques de impulso público que ofrecen radicarse con tierra en comodato o a precios simbólicos que ofrecen cada vez mejores oportunidades de servicios, atractivos beneficios, recursos humanos calificados y una mejor calidad de vida para pensar en una producción sostenible.

Los gobiernos provinciales y municipales apuntan sus esfuerzos a impulsar parques como política de desarrollo de sus comunidades y crecimiento de sus matrices productivas.

Desde septiembre pasado, 36 proyectos de unas 16 provincias recibieron aportes no reembolsables del Programa Nacional de Parques Industriales para mejorar sus obras y servicios internos o para planificación de nuevos emprendimientos públicos o mixtos.

A esto se suma, que si el agrupamiento elegido se encuentra en el RENPI (Registro Nacional de Parques Industriales) una mipyme puede solicitar un crédito en el Banco Nación al 24% a cinco años con 6 meses de gracia; tasa que puede ser bonificada al 50% para si incluyen industrias tecnológicas del conocimiento, líneas sustentables y/o políticas de género e inclusión. Si las empresas son medianas o grandes estas cifras ascienden a 36 y 40%, respectivamente.

En la provincia de Buenos Aires, por su parte, están disponibles hasta $100 millones por pyme en el Banco Provincia hasta el 30 de septiembre próximo, a pagar en 60 meses con 12 de gracia y una tasa del 22% si se radica en un parque inscripto en el RENPI, debido a la tasa subsidiada por el Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica bonaerense.

Sin duda, los beneficios de los parques industriales cada día más visibilizados son: infraestructura adecuada a la industria; inversión eficiente en servicios este sector (gas, energía y redes); seguridad física, sanitaria e industrial; exenciones impositivas y de servicios específicas; financiamiento con mejores tasas; mayor capitalización y seguridad jurídica en la inversión; menores costos operativos y economías en red; desarrollo sostenible; mejor calidad de vida laboral con acceso a capacitaciones y una comunidad industrial organizada que genera sinergias y trabaja para el bien común. ¡Pero lo más importante antes de decidirse es consultar con su "asesor inmobiliario" de cabecera!

Tags relacionados

Compartí tus comentarios