Historias de garage

Mates con energía solar: cómo funciona el secreto del éxito de esta pyme

Solarmate es un calentador portátil solar que genera agua caliente al aire libre en 20 minutos

Christian Navntoft, uno de los fundadores, explica que "la idea surgió porque no podíamos creer que, estando en la playa, con toda la energía solar ahí disponible, teníamos que gastar gas o electricidad para calentar agua para el mate".

El equipo se completa con Fabián Larreta, quien fue su docente en la cátedra de Energía Renovable de la carrera de Ingeniería y juntos comenzaron un camino de investigación, amistad y varias ideas en común.

"No fue fácil llegar al producto final, fuimos a Países Bajos a investigar y a aprender, nos presentamos en Sepyme, pedimos préstamos, y al final conseguimos la línea Fonarsec que nos permitió conseguir fondos para hacer las primeras 1000 unidades", explica.

Todo muy cuesta arriba, como la historia misma de la mayoría de las pymes argentinas. En el proceso de desarrollo participaron varios diseñadores, cada uno hizo su aporte de valor y hoy Nicolás Humphreys es el diseñador industrial a cargo. 

En sus inicios, recuerdan, necesitaron comprar maquinarias para poder comenzar a producir ellos mismos, y mientras hacían las averiguaciones vieron cómo los pesos del premio ganado se les devaluaban mes a mes. 

Decidieron armar sus propios prototipos, tuvieron que importar un componente interno del producto (vidrio especial que lleva adentro) desde China, ¡y recibieron las primeras piezas falladas! 

También tuvieron que enfrentar algunos fraudes y estafas, porque el camino del emprendedor también implica lidiar con estos temas: "Recibimos cheques sin fondos por 120 unidades cuando recién empezábamos y vimos como esa persona que nos estafó vendía nuestros productos en Mercado Libre a precios irrisorios. Nos generó un gran problema con el resto de nuestros clientes, y no hubo nada que legalmente se pudiera hacer para solucionar el problema", recueda Navntoft entre bronca y risas. 

Solarmate.

Pero el tiempo fue acomodando los procesos y hoy Solarmate logró posicionarse como un producto elegido por consumidores comprometidos con el medioambiente, que pasan mucho tiempo al aire libre (campistas, alpinistas, amantes del traking, entre otros...)

Sin embargo, a pesar del crecimiento, la realidad indica que ser una empresa monoproducto no es nada fácil en nuestro país, por eso decidieron derivar toda la producción a MercadoMate, compañía encargada, de ahora en más, de fabricar y vender los calentadores solares. 

"Les estamos transfiriendo toda la tecnología y el apoyo en todo el proceso de fabricación y ellos se encargarán de toda la comercialización y el marketing", explica Navntoft y remarca que así podrán dedicar más tiempo a desarrollar nuevos productos, entre ellos una cocina solar ideada también para usar al aire libre. "Permite cocinar en tu casa un día de sol, en el patio, sin necesidad del gas; o reemplazar todos esos típicos carritos de la costanera, evitando el carbón y el gas. En dos horas hacés un pollo". Además, explican, están sumando un tapón bluetooth que sirve para indicar cuánto la comida está lista y poder ir viendo la temperatura de Solarmate o de la cocina.

Solar Mate.

Educación y conciencia

La idea del tapón bluetooth es también utilizarlo para medir cuántas emisiones de Co2 evitaste gracias al uso de energía renovable. "Por ejemplo si sabemos que calentamos tanta cantidad de agua por día, con el correr del tiempo, mientras más usuarios haya, podríamos hacer alguna suerte de efecto conjunto de medición de emisiones ahorradas", remarca Christian y esto nos lleva a otro de los aspectos fundamentales de la empresa. 

Solarmate no es solo una pyme de producto sino de servicio. Una de las funciones de esta idea es educar: "si ves a alguien calentando el agua con energía solar, vas a ver que realmente funciona, que el sol te da suficiente energía", explica Christian y hace referencia especialmente a la importancia de la concientización y educación en temas de energías renovables, algo en lo cual la empresa también trabaja, a través de sus servicios de consultoría. 

Solarmate.

"Nos dedicarnos a consultoría específica en energía renovables y desarrollos de energía solar térmica. Estamos trabajando con Fundación YPF para la formación en energía renovable y nos asociamos con otros especialistas, como la Fundación Conectando Sol y el Grupo Solar de la Comisión Nacional de Energía Atómica, para brindar a YPF el apoyo necesario en el desarrollo del programa de formación en energías renovables". 

Además, la empresa realiza consultorías internacionales específicas para analizar el desarrollo del tema en otros países. "El mundo no tiene más espacio ni más bienes para darnos, lo destrozamos los últimos 100 años: o cambiamos o cambiamos". 

Así resumen desde Solarmate la necesidad de priorizar nuevas formas de energía y de generar un cambio en los consumos. Con pasos lentos pero firmes, con una vinculación personal y casi uno a uno con sus clientes, van logrando instalar sus productos pero, sobre todo, un concepto y una manera diferente de habitar el planeta y hacer usos de los bienes que tenemos.

En busca de la masividad

Hoy, SolarMate vende entre 1000 y 2000 unidades por año y la apuesta, a través de MercadoMate, es llegar a las 1000 ventas por mes.

Pero el producto es tan especial que está lejos de poder venderse en cadenas de retail porque la compra requiere, todavía, de un contacto y una experiencia directa con cada cliente.

"La gente no cree en lo que ve y nos hacen muchas preguntas, quieren probarlo. En una expo en la que estuve me pasé todo un día calentando agua para mostrar y explicar. Me tomo 25 minutos con cada persona que pasa, frena y mira el producto", cuenta Navntoft y resume lo que claramente significa la venta no solo de un producto sino de concepto de concientización ambiental que reside por detrás.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios