La salud en crisis

La determinante decisión que tomó una prepaga: trabajará solo con médicos que no cobren copagos

Así lo definió una de las empresas de medicina privada, que sacará de la cartilla a los profesionales que quieran cobrar un adicional por consulta o práctica. Tiene 30.000 prestadores y más de 250.000 afiliados en todo el país

En medio de la tensión por la implementación de un pago adicional en turnos médicos que impulsan profesionales que atienden por prepagas y que desde este lunes entró en vigencia en 30 entidades de salud, una empresa de medicina privada tomó una determinante decisión: trabajará solo con médicos que no cobren copagos y sacará de su red de prestadores a quienes quieran percibir un extra.

"Pedimos a los profesionales o a las asociaciones que nos comuniquen quiénes van a cobrar y quiénes no. Los que no lo hagan, quedan con nosotros en la cartilla. Daremos de baja a los que quieran cobrar y, desgraciadamente, les notificaremos a los asociados que ese médico no va a atender desde cierta fecha", explicó Mario Koltan, presidente de Boreal Salud. 

Con más de 20 años en el mercado, la compañía tiene una red de aproximadamente 30.000 prestadores y brinda cobertura a más de 250.000 asociados en el centro del país, Cuyo, Noroeste (NEA) y Litoral en más de 100 sanatorios y clínicas, incluyendo centros propios. Además, cuenta con 30 sucursales y ofrece descuentos en farmacias, gastos de internación sin cargo, una plataforma de telemedicina, credencial digital y una app móvil para autorizar consultas desde el celular.

Para Boreal, esta práctica es "desleal" y hace que los profesionales se queden con "ingresos no declarados". Por un lado, la empresa considera ilegítimo el accionar, teniendo en cuenta las condiciones de contratación en los acuerdos pactados previamente. "Destaco la importancia de establecer convenios con sanatorios y profesionales, firmados bajo la modalidad de prestación acordada entre las partes, con el fin de garantizarles a los afiliados los servicios detallados también", aclaró Koltan.

Por otro lado, la compañía remarca que al percibir esta remuneración extra, los médicos no le otorgan al paciente un comprobante por esta percepción. Por lo cual, Boreal no puede realizar el reintegro al afiliado. "Pues, son ingresos no declarados por los profesionales", apuntó el ejecutivo.

Para Boreal Salud, esta práctica "como método para paliar el complejo momento que vive el sistema" es "desleal".

"Los profesionales reclaman que los tiempos de pago -a los 45 días les hacen un anticipo y el resto se liquida a los 60- no se ajustan al constante aumento inflacionario y la crisis del país, razón por la que muchos recurren a esta práctica desleal como método para paliar el complejo momento que vive el sistema", insistió.

Con esta medida, la empresa busca cuidar al afiliado. "Si bien esta no es una situación sencilla para ninguna de las entidades de salud, lo primordial es que, en términos de asistencia médica y profesional, se pueda garantizar a los asociados una atención adecuada y de alta calidad sin comprometer su bolsillo", fundamentó Koltan la decisión. 

El lunes, 30 entidades de distintas especialidades implementaron un 'bono contribución', como un mecanismo para generar ingresos extra y contrarrestar la pérdida salarial en un contexto en el que denuncian magros sueldos. Se suman a las aproximadamente 10 que ya habían dispuesto esta medida en septiembre en distintos puntos del país, como Córdoba y Mendoza. Así, ya son más de 40 las que implementaron esta práctica que gana lugar.

Más de 30 asociaciones de la salud le pusieron precio a sus honorarios: establecieron que un turno tendrá un precio de $ 6000.

Este 'honorario médico ético mínimo' se actualizará de forma bimestral ante el avance de la inflación a nivel federal y establece que un turno tendrá un precio de $ 6000. Lo que proponen es que la diferencia entre este monto y lo que las prepagas u obras sociales les abonan a los médicos sea asumida por el paciente. Según el caso, será entre $ 2000 y $ 3000.

Como adelantó El Cronista, la decisión había sido anticipada el 21 de septiembre, Día de la Sanidad, cuando la treintena de federaciones anunciaron la incorporación de un 'bono complementario no reintegrable' que les pedirán a los pacientes que abonen para que puedan llegar a cobrar el piso mínimo al que aspiran. Actualmente, perciben entre $ 1300 y $ 2000, en el mejor de los casos.

"Los médicos de la Argentina no tenemos motivos para celebrar. Estamos atravesados por una triste realidad: una crisis que ha llevado los honorarios al nivel más bajo de la historia. Si lo que recibimos del sistema (obras sociales, prepagas y sanatorios, entre otros) es menor a este monto, la diferencia será cubierta por el paciente como un bono complementario no reintegrable", habían señalado.

Las cámaras precisaron que "no es un coseguro, no es un copago y no es un adicional", dado que estos están permitidos en planes que cubren solo las prestaciones básicas y esenciales contempladas en el Programa Médico Obligatorio (PMO). Por eso, no sería legal su adopción. Dicha diferencia es un 'bono complementario no reintegrable', detallaron. Más allá del término que se emplee, lo cierto es que el paciente tendrá que ponerlo de su bolsillo, incluso teniendo la prestación cubierta por su plan de prepaga.

Temas relacionados
Más noticias de Prepagas

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés