Decisión

El Gobierno condiciona a Mirgor para aprobarle la compra de otro fabricante de celulares

A través de una resolución, la Secretaría de Comercio definió restricciones para la venta de celulares que el grupo deberá aceptar por la adquisición de los activos locales de la estadounidense Brightstar. Si no, la otra opción es, directamente, desinvertir en sus propios canales de retail

Meses después de un primer informe técnico que desaconsejó la operación, el Gobierno, ahora, le pone condicionamientos al grupo local Mirgor para aprobarle la compra de los activos en el país de la fabricante de celulares estadounidense Brighststar.

Mirgor, que cerró la compra en octubre del año pasado, tiene dos opciones. La primera es garantizar la venta de sus celulares a terceros sin restricciones de precio ni condiciones, como tampoco brindarle beneficios particulares a su propia red de comercialización, compuesta por la empresa GMRA y las cadenas Samsung Store y Diggit. La otra alternativa es, directamente, deshacerse de todos sus canales minoristas.

 "La sociedad se encuentra evaluando el alcance de las medidas dispuestas (...), a fin de determinar los pasos a seguir", indicó la empresa, en una nota enviada a las autoridades bursátiles. "Trabajaremos para cumplir con el dictamen, que es definitivo", añaden desde el grupo.

El grupo agregó que esta nueva decisión deja sin efecto una medida cautelar previa, que le ordenó a la empresa abstenerse de fusionar los activos de Brightstar -la fabricante de celulares y su comercializadora- con los de Mirgor, y gestionarlos en forma independiente hasta tanto hubiera un dictamen definitivo sobre la compra.

Fundada en 1983 como proveedora de Sevel, la automotriz del grupo Macri, Mirgor está controlada por los Caputo, la familia de Nicolás, amigo íntimo y socio político del ex Presidente. Son los dueños de la mitad de su capital. El resto cotiza en la Bolsa porteña. El Estado nacional, a través de la ANSeS, es su mayor accionista individual.

Con plantas en Tierra del Fuego, tiene 3700 empleados y siete unidades de negocios. Las principales son la fabricación de piezas electrónicas para la industria automotriz -provee a prácticamente todas las terminales radicacas en el país-, electrónica de consumo (televisores y aires acondicionados), celulares (es el único fabricante local de Samsung) y retail. En los últimos años, sumó desarrollo de software y exportación de commodities agrícolas.

En nueve meses de 2021, facturó $ 110.724,24 millones, casi el doble que un año antes. Ganó $ 6394,38 millones.

Mirgor compró la operación local de Brightstar a cambio del pago simbólico de u$s 1 y la asunción de pasivos. Tras un cambio de accionistas a escala global, la estadounidense decidió irse del país en septiembre de 2020. Significaba el cierre de dos plantas en Tierra del Fuego y el despido de 450 empledos. Mirgor se hizo cargo de esos activos por sugerencia del Gobierno de la provincia y del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación que encabeza Matías Kulfas.

Brightstar también fabricaba para Samsung en el país. Pero su mayor volumen era para otra marca coreana: LG. En marzo, esta empresa anunció su salida a escala mundial del negocio de celulares. Mientras resolvía la rescisión contractual, Mirgor, que había tenido la incorporación de una nueva marca a su portafolio entre sus estímulos económicos para la compra, intentó sustituir esa producción perdida con más actividad para Samsung y la incorporación de otros clientes. Por ejemplo, la brasileña Quantum, con la que firmó contrato en junio.

Pero, a mitad de año, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) le ordenó a la empresa mantener momentáneamente sus operaciones independientes. El organismo había recibido un informe técnico que desaconseja la operación, por entender que implica una presunta posición dominante en el mercado de celulares.

La CNDC depende de la Secretaría de Comercio. En ese momento, estaba ocupada por Paula Español, quien no hizo esfuerzos en disimular sus contrapuntos con su superior en el organigrama, Kulfas.

Esta semana, Mirgor informó la relocalización de 212 empleados de la ex Brightstar por la inactividad de una de sus plantas. Todavía es una incógnita el futuro de otros 65 operarios.

Cuáles son las condiciones

El martes, José Luis Alonso, CEO de Mirgor, confiaba en recibir aprobación para la fusión. "Es muy difícil que no ocurra: era una empresa quebrada. No nos generó ningún beneficio la compra. Samsung iba a venir igual con nosotros. Hubo una motivación más social que económica", explicaba al cierre de ese día, durante un evento con periodistas.

Todavía desconocía que, pocas horas antes, el actual Secretario de Comercio, Roberto Feletti, había firmado la resolución 1065, que subordinó la autorización de la compra de Brightstar Argentina (BASA) y Brightstar Fueguina (BF) al cumplimiento de ciertos condicionamientos:

  1. Vender a carriers (telefónicas) y retailers (distribuidores minoristas) los teléfonos móviles que fabriquen Mirgor y Brightstar en condiciones "no discriminatorias de mercado" con relación al precio y "demás condiciones comerciales" con que se le venden los dispositivos a GMRA, la empresa de retail del grupo, "o cualquier otra que pueda sustituirla y que opere bajo el control, directo e indirecto, de Mirgor".
  2. No sujetar ni condicionar la venta de teléfonos móviles y/o sus accesorios a la adquisición de otros productos diferentes.
  3. No negarse "injustificadamente" a satisfacer pedidos concretos de compra de los teléfonos móviles que fabriquen, "cuando los pedidos sean efectuados por compradores mayoristas, se realicen en condiciones vigentes y equitativas de mercado, y cuenten con stock suficiente para satisfacerlos".
  4. No realizar "estrechamiento de márgenes" en el segmento de comercialización minorista a partir del incremento unilateral de precios mayoristas.

Comercio también ofrece, "en forma alternativa", la opción de sustituir esas imposiciones por "una desinversión de todos los activos que componen la unidad de venta de retail que incluya teléfonos celulares de las empresas controladas directa o indirectamente por Mirgor (Samsung Store, Diggit y GMRA)".

En el caso que Mirgor opte por esto, "deberá presentar en el plazo de 30 días luego de subordinada la operación, un plan de desinversión del negocio retail indicado, a hacerse efectivo en un plazo no mayor a los 12 meses desde el momento antes indicado".

Además, el grupo deberá mantener y desarrollar a todo el plantel que incorporó por la compra.

Si son aceptadas, las condiciones que impone Comercio regirán por cinco años. Durante ese período, Mirgor deberá presentar información semestral o en cada momento que el organismo lo requiera.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios