Pelea de gigantes

Carrefour deja de vender Pepsi, 7up y papas Lay's por "suba de precios inaceptables" en Francia

Carrefour informó a sus clientes franceses que dejará de vender productos de PepsiCo -como las gaseosas Pepsi y 7up o las papas fritas Lay's- porque son demasiado caros.

Carrefour informó a sus clientes franceses que dejará de vender productos de PepsiCo -como las gaseosas Pepsi y 7up o las papas fritas Lay's- porque son demasiado caros, en la última discusión sobre precios entre las cadenas minoristas y los gigantes mundiales de la alimentación.

A partir de hoy, los estantes con productos de PepsiCo en las tiendas Carrefour de Francia irán acompañados de una nota que dirá: "Dejamos de vender esta marca debido a un aumento inaceptable de los precios", dijo un vocero de Carrefour francés.

Los carteles ya podían verse en las estanterías de un supermercado Carrefour del elegante distrito 16 de París, donde los clientes aplaudieron ampliamente la medida. "No me sorprende en absoluto", dijo a Reuters Edith Carpentier, una clienta. "Creo que quedarán muchos productos en las estanterías porque se han vuelto demasiado caros y son cosas que podemos evitar comprar".

Los productos de PepsiCo estaban en proceso de ser eliminados de los sitios de comercio electrónico de Carrefour, aunque es posible que haya stock disponible que esté visible en las tiendas, dijo una persona con conocimiento del proceso al Financial Times. "Las negociaciones con PepsiCo han sido complejas, por decirlo amablemente. Estamos buscando bajar los precios este año en línea con las tendencias globales pero PepsiCo exige aumentos de precios", dijo esa persona. 

PepsiCo había advertido en octubre que planeaba alzas de precios "modestas" este año, ya que la demanda se mantuvo a pesar de las subas, lo que le llevó a elevar su previsión de beneficios para 2023 por tercera vez consecutiva.

Minoristas de alimentación de varios países, entre ellos Alemania y Bélgica, anunciaron durante el año pasado la suspensión de los pedidos de las empresas de bienes de consumo debido a los aumentos de precios, una táctica en las negociaciones que se han vuelto más tensas por la inflación.

En la Argentina, todavía esta decisión no impactó en los supermercados de la cadena francesa.

Aumentos de precios de alimentos en Francia

Los minoristas de alimentos y los productores industriales de Francia están inmersos en negociaciones anuales para fijar los precios de los alimentos, que deberían concluir a finales de enero, dos meses antes de lo habitual.

Este año, el gobierno ha ordenado que las conversaciones concluyan antes de lo normal para que los consumidores puedan beneficiarse de precios más bajos a medida que cae la inflación de los alimentos. 

Carrefour no quiso dar cifra del incremento medio exigido por PepsiCo en las negociaciones para el próximo año, que llevan un mes en marcha. Sin embargo, Coca-Cola, otro gran productor de alimentos estadounidense, ha dicho que quiere aumentar sus precios en un 7% en Francia el próximo año, una postura que también ha llevado a tensas negociaciones con los minoristas franceses, dijo otra fuente al Financial Times. 

La decisión de Carrefour de dejar de comercializar productos de PepsiCo no es la primera vez que minoristas utilizan tácticas de este tipo en busca de influencia en las negociaciones con los proveedores. En septiembre, Carrefour comenzó a colocar etiquetas de "inflación de contracción" en productos que habían reducido su volumen pero mantenían o aumentaban su precio en sus estantes, para alertar a los clientes. 

El té helado Lipton de PepsiCo y los pasteles helados Viennetta de Unilever se encontraban entre los artículos a los que se dirigía la campaña. 

Leclerc, otra gran cadena de supermercados francesa, dijo que dejaría de vender productos del fabricante de bebidas Pernod Ricard durante el verano después de no llegar a un acuerdo sobre los precios, aunque desde entonces los artículos han regresado a sus estantes. 

La cadena de supermercados británica Tesco tuvo una pelea similar con Heinz por el precio de los frijoles y el ketchup en 2022. En noviembre, el gobierno griego multó a las sucursales locales de Procter & Gamble y Unilever con 1 millón de euros cada una por violar las leyes sobre márgenes brutos. 

Las negociaciones entre los productores de alimentos y los minoristas son particularmente tensas en Francia, donde el gobierno desempeña un papel activo en el ejercicio de fijación de precios que se realiza una vez al año. 

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, ha amenazado con imponer impuestos especiales a las empresas alimentarias que no trasladen los precios más bajos a los consumidores para recuperar ganancias "indebidas" a medida que sus costos han caído. 

Esta semana, el gobierno francés presentó a las autoridades de Bruselas propuestas para una campaña más amplia de etiquetado de "contrainflación" en los supermercados, que los funcionarios esperan lanzar en marzo, para garantizar el cumplimiento de las regulaciones de la UE. 

Los minoristas de alimentos de Francia se quejan de que sus márgenes se están reduciendo mientras los grupos industriales continúan beneficiándose de los precios más altos. 

Durante su actualización comercial más reciente, PepsiCo elevó su pronóstico de ganancias para 2023 por tercera vez consecutiva después de aumentar los precios en un promedio del 11% en los tres meses hasta septiembre. 

"El sentimiento general de los minoristas franceses de cara a las negociaciones de 2023 es que los grandes industriales ganaron demasiado margen el año pasado. La sensación es que no puede volver a suceder este año", dijo la fuente. 

Nuevos datos de Insee, la oficina de estadísticas de Francia, mostraron el jueves que mientras los precios al consumidor eran un 4,1% más altos en diciembre que el año anterior, la inflación de los alimentos había caído del 7,7% en noviembre al 7,1% en el último mes del año. 

Los altos precios de los alimentos han ejercido presión sobre los hogares que ya luchan contra los crecientes costos de la energía. También han contribuido a caídas en el volumen de alimentos comprados por los consumidores franceses de entre un 4% y un 5% en los primeros ocho meses de 2023 en comparación con el año anterior, según Kantar. 

Sin embargo, los volúmenes solo bajaron un 0,5% en comparación con 2019, ya que los hábitos de compra durante el confinamiento volvieron a los patrones prepandémicos.

Temas relacionados
Más noticias de Carrefour

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • PB

    Pablo Biaus

    04/01/24

    Y en Argentina?????

    0
    0
    Responder