Cambio de estrategiaExclusivo Members

BASF Argentina pierde un negocio de exportación por una reestructuración global

La multinacional alemana anunció el cierre de la unidad de pintura automotriz a nivel regional. Sin embargo, conservará el resto de sus negocios en la Argentina, así como también la división de repintura.

A un año de invertir $ 60 millones en el país, la química alemana BASF anunció el cierre de su negocio de pinturas automotrices OEM (las que se utilizan en las terminales para pintar los 0 kilómetro) en la Argentina y Brasil.

Se trata, según la empresa, de "una decisión estratégica para garantizar la competitividad y el crecimiento sustentable de la compañía". En la actualidad, la firma realiza, en su planta de Tortuguitas, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, actividades abocadas al negocio de pintura automotriz, como la repintura -artículos empleados por los talleres mecánicos- y el acondicionamiento final de los productos.

En marzo de 2023, la alemana invirtió $ 60 millones para iniciar la fabricación de insumos para esta unidad de negocios en la Argentina. Lo hizo mediante una asociación estratégica con la empresa local Pinturas Estrella. En ese entonces, la santafesina empezó a producir solventes, aditivos, endurecedores y catalizadores en la planta que tiene en la localidad de Carcarañá, en Santa Fe.

El principal destino de estos productos es la filial de BASF en Brasil, donde, desde 2020 -año en el que trasladó la unidad desde la Argentina hacia el país vecino-, elabora estas pinturas y luego las reenvía al mercado local. 

General Motors, Volkswagen, Stellantis (Peugeot y Fiat) y Mercedes Benz son algunas de las automotrices que producen vehículos en la Argentina con pinturas BASF. Consultadas por este medio, fuentes de la automotriz alemana que fabrica la pick-up Amarok y el SUV Taos en su planta de General Pacheco, aseguraron que BASF será reemplazado por algún otro proveedor. "Actualmente se están analizando dos alternativas", explicaron. 

"BASF analiza constantemente sus negocios y sitios de producción a nivel global y regional para garantizar la competitividad y el crecimiento sustentable. Sobre la base de un profundo análisis de la dinámica de la industria automotriz en el mundo, la unidad de Pinturas Automotrices OEM de BASF informa la discontinuidad de las operaciones en un plazo de hasta 18 meses", expuso la compañía en un comunicado.

En diálogo con El Cronista, la compañía aclaró que no se retirará del mercado argentino, sino que dejará de lado solamente la fabricación de estos productos, destinados a las terminales automotrices para la producción de autos cero kilómetros.

De hecho, luego de esta decisión, la planta de Tortuguitas seguirá llevando adelante actividades de la división repintura automotriz, con un enfoque en soluciones de plásticos de ingeniería, espumas funcionales y aditivos para combustibles y lubricantes. A su vez, permanecerán operativos los laboratorios químicos para el cuidado personal y del hogar y las áreas administrativas y de servicios. 

Sin embargo, BASF fabricó pinturas automotrices originales (OEM) hasta 2020 en su planta de Tortuguitas, hasta que, en medio de la pandemia, anunció que trasladaría la producción a Brasil, al site de Demarchi, en San Pablo, que según explicó la compañía en ese momento, era el "más desarrollado de la región por su tecnología, capacidad productiva y tamaño". La relocalización de la producción de pinturas automotrices OEM respondía, entonces, a un cambio de estrategia que buscaba optimizar la producción a nivel regional.

 BASF cuenta con oficinas administrativas en la Ciudad de Buenos Aires, cinco Centros de Desarrollo Tecnológico de la división Soluciones para la Agricultura y cuatro plantas en dos provincias argentinas. 

Estas últimas están ubicadas en Tortuguitas y Burzaco -donde produce Poliuretanos- en la Provincia de Buenos Aires, y General Lagos (centro de producción de soluciones para el agro) y Santo Tomé -donde fabrica bioproductos para abastecer el mercado local y para la exportación-, en Santa Fe.

Según datos de la compañía, en 2023, BASF tuvo un resultado neto de 225 millones de euros (u$s 243 millones). Así, las ventas del grupo químico alemán sumaron 68.902 millones de euros (u$s 73.000 millones). Se trata de una cifra 21% inferior a la de 2022. El grupo alemán explicó que los volúmenes de ventas cayeron en todas las áreas del negocio, como consecuencia de la baja demanda de las industrias a nivel mundial.

Asimismo, los ingresos de la compañía se redujeron en la mayoría de las regiones en las que opera: 22,9% en Europa, 21,9% en América del Norte, 19,6% en Asia Pacífico y 12,4% en América del Sur. 

La crisis de la industria automotriz argentina

El mercado automotor argentino empezó el año con ciertas dificultades. De hecho, las ventas de 0km en el primer mes de 2024 marcaron el peor enero de los últimos 20 años (33.727 patentamientos, según datos de Acara).

Desde fines de 2023, el sector ya proyectaba una caída mínima del 20% para el sector este año, a 360.000 unidades patentadas. Sin embargo, la asociación de los concesionarios revisó su proyección a la baja, a 340.000 patentamientos. La entidad advirtió, además, que podría volver a revisar (también, a la baja) sus pronósticos. Ahora, se habla de un mercado de entre 300.000 y 315.000 unidades para 2024.

En tanto, se produjeron unos 22.643 vehículos en enero. Esto significó una caída del 16,7% contra los volúmenes del mismo mes de 2023, así como también el peor arranque del año desde 2022 (18.651 unidades), según datos de Adefa.

Las automotrices finalizaron 2023 con 610.000 unidades de producción, un 13,7% más que en 2022 y su mayor nivel en nueve años. Sin embargo, de cara a 2024, por ahora persiste la incertidumbre. Sobre todo, en un contexto marcado por la falta de insumos y la dificultad de acceder a los dólares necesarios para cancelar las deudas que tienen con proveedores del exterior. Como consecuencia, algunas debieron adelantar vacaciones, suspender personal y hasta frenar sus producciones.

Hoy, hay tres terminales paralizadas. La de General Motors, en Santa Fe; la de Volkswagen, en la Provincia de Buenos Aires y la línea de pick-ups del complejo de Renault y Nissan, en Santa Isabel, Córdoba. Si bien la fabricante de Chevrolet anunció que retomará su producción el 4 de marzo, tanto la planta de la alemana -en el complejo de General Pacheco, donde hace la pick-up Amarok y el SUV Taos-, como la fábrica donde el rombo y la japonesa producen las Alaskan y Frontier, aún no tienen fecha confirmada de regreso.

Por el contrario, según datos de Fenabrave, la asociación de concesionarios de Brasil, el mercado automotor del país vecino tuvo el mejor resultado para el mes de enero desde 2015. Según la entidad, en el primer mes de 2024 se matricularon 322.505 unidades, considerando todos los segmentos automotrices, el mayor volumen de los últimos nueve años. Además, el sector espera un crecimiento del 13,5% para este año. En 2023, entre automóviles de pasajeros, comerciales livianos y pesados, el mercado brasileño sumó 2,17 millones de ventas al público.

Temas relacionados
Más noticias de BASF
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.