Asumió Castillo en Perú: tono moderado, misterio sobre el gabinete y desconfianza de los mercados

El nuevo presidente destacó que respetará la propiedad privada pero poniendo por delante los intereses de la nación.

Con señales al mercado, Pedro Castillo finalmente asumió como presidente de Perú y dijo que no pretende estatizar la economía y agregó que aunque la "población pide cambios" dijo que es posible realizarlos "respetando la propiedad privada", pero también "poniendo por delante los intereses de la nación".

"No pretendemos ni remotamente estatizar nuestra economía ni hacer una política de control de cambios. Sólo queremos que la economía de las familias, sobre todo las de menores ingresos, sea más estable y próspera; que las grandes empresas no estafen al fisco mediante la evasión o la elusión tributaria, que el Estado cumpla con su función supervisora y defensora del ambiente, del consumidor y de la sociedad", dijo Castillo en su discurso inaugural.

Si bien el nuevo presidente trató de destacar su perfil más moderado, los mercados no se mostraron muy receptivos y los bonos con vencimiento en 2050 cayeron durante el cambio de mando.

Pedro Castillo asume como presidente del Perú: será el quinto en cinco años

Castillo también dijo que lo que plantea su partido es que "se acaben los abusos de los monopolios" y apuntó contra las entidades financieras que cobran "hasta 200%" de interés por créditos de consumo. "Así, por ejemplo, el Banco de la Nación deberá estar en capacidad de proporcionar al ciudadano, todos los servicios bancarios disponibles, con tasas de utilidad razonables, que les permitan competir en este mercado con eficacia, pero sin usura", manifestó.

Por otra parte, prometió duplicar el gasto en educación pública; crear un "sistema de salud universal, unificado, gratuito, descentralizado y participativo"; una cobertura universal de pensiones; y convertir el acceso a Internet en un derecho, entre varias reformas sociales.

Perú ya tiene presidente: la Justicia proclamó a Pedro Castillo como el ganador de las elecciones 

Una de las cosas que más preocupa a los mercados, sin embargo, es su intención de reformar la Constitución -sobre la volvió a insistir en su discurso inaugural-, algo que Castillo considera fundamental para recuperar el control de los recursos naturales peruanos.

El líder del segundo productor mundial de cobre, dijo que el Estado deberá intervenir para reducir costos, facilitar procesos y mantener la seguridad jurídica. A cambio, el empresariado deberá generar mayor desarrollo para las poblaciones locales, y cuidando el medio ambiente.

"El Estado necesita una nueva forma de hacer minería en su territorio, un escenario de paz con justicia social, donde cada pueblo sea protagonista de su destino", dijo. "Si un proyecto no tiene rentabilidad social, simplemente no va", agregó.

Lo que aún es un misterio es cómo quedará conformado el gabinete de Castillo, un indicio de las medidas que se pueden esperar a futuro, sobre todo en materia económica. La jura del gabinete fue postergada y se espera que el primer ministro jure mañana en la ciudad de Ayacucho, mientras que el resto de los ministros lo hará el próximo viernes en Lima.

Fuentes cercanas a Castillo le dijeron a Reuters que Pedro Francke, un economista de izquierda y exdirector de la agencia de seguridad social, suena como el candidato más firme para el Ministerio de Economía.

Los opositores, especialmente en la derecha peruana, temen que Castillo busque emular gobiernos como los de Venezuela o Cuba, algo de que el mandatario rechaza.

Por otra parte, Castillo deberá lidiar con el poderoso congreso peruano -que ya provocó la salida de dos de sus predecesores- dominado por una alianza opositora.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios