Elecciones presidenciales Estados Unidos 2020: cuáles son los frentes judiciales que abrió Donald Trump y cómo podrían afectar los comicios

El mandatario inició demandas en Georgia, Michigan, Pensilvania y Nevada, aunque por ahora no ha conseguido resultados positivos.

A un paso de la victoria, Joe Biden volvió a decir que cada voto debe ser contado e instó a la paciencia, aunque dijo que se sentía muy bien respecto al conteo de los votos y estaba confiado de que iba a ganar.  Del otro lado, el presidente Donald Trump sigue sin hacer apariciones públicas aunque cuestionó la elección en su cuenta de Twitter, pidiendo que se detenga el fraude y que se dejen de contar los votos

El equipo de campaña de Trump, está enfocado en la estrategia judicial para pelear las elecciones en los tribunales, aunque por ahora no está teniendo buenos resultados en ese frente.  La última de las contiendas de Trump es Nevada, el estado que le podría terminar dándole la presidencia a Joe Biden, aunque las autoridades electorales dijeron que seguirán contando boletas durante el fin de semana

El exfiscal general de Nevada, Adam Laxalt, dijo hoy que el equipo de Trump recibió denuncias de “varias irregularidades   y denunció que se habría contado el voto de personas fallecidas y de miles personas que votaron en el condado de Clark aunque ya no vivirían allí. Según Laxalt, la campaña presentó una orden de restricción temporal de emergencia "para detener el conteo de votos impropios" ante un tribunal federal de Las Vegas.

El miércoles, el equipo de Trump presentó demandas en Michigan, Georgia y Pensilvania, además de pedir un recuento de votos en Wisconsin. Pensilvania –donde Trump tiene una ventaja de 1,7 puntos, aunque en descenso, sobre Biden– promete ser uno de los principales campos de batalla: por un lado, hoy las autoridades electorales del estado le pidieron a la Corte Suprema de Pensilvania que intervenga en una demanda del equipo de Trump para poder observar más de cerca el conteo de los votos.

Por otra parte, el equipo de Trump le pidió a la Corte Suprema de los EE.UU. que decida sobre un fallo de la Corte Suprema de Pensilvania. En septiembre, el máximo tribunal del estado falló que Pensilvania podría seguir recibiendo votos hasta tres días después de los comicios (6 de noviembre). Los republicanos apelaron y le pidieron a la Corte Suprema de los EE.UU. que reviera el fallo de forma expeditiva, algo que no prosperó porque la Corte empató 4 a 4, dejando firme la decisión de la Corte de Pensilvania.

Sin embargo, el ala conservadora de la Corte Suprema dejó entrever que había una "alta posibilidad" de que el fallo de la Corte Suprema de Pensilvania violara la constitución estadounidense y que la cuestión de fondo debería ser revisada, abriendo una oportunidad para que el fallo pueda ser tratado eventualmente.

Además, si bien la nueva jueza de la Corte Suprema, Amy Coney Barrett (conservadora, nominada por Trump) se abstuvo de participar en la primera resolución de la Corte, no está claro qué hará esta vez, teniendo en cuenta la importancia de Pensilvania para la reelección de Trump.  

Michigan y Georgia seguirán contando votos, a pesar de las demanda de los republicanos. Una jueza rechazaría por falta de evidencia el pedido de los republicanos de frenar el conteo de los votos en ese estado hasta que se les diera un “acceso significativo al procedimiento.  En Georgia, un tribunal rechazó otra demanda de los republicanos para prevenir “el conteo ilegal de votos recibidos después de las elecciones  en Savana.

Con el 92% de los votos escrutados, Trump aventaja a Biden por 108.592 puntos en Pensilvania; en Georgia la brecha se achicó drásticamente a 12.835 votos a favor del republicano. Del otro lado, Trump perdió Michigan por 149.390 votos y Wisconsin por 20.534. Con el 89% de los votos escrutados, Biden está arriba del presidente por 11.438 votos en Nevada. "Los litigios se parecen más a un esfuerzo para permitir que Trump continúe intentando retóricamente deslegitimar una pérdida electoral", le dijo Joshua Geltzer, director ejecutivo del Instituto de Defensa y Protección Constitucional de Georgetown Law, a Reuters. Por ahora, es poco claro que las demandas vayan a tener impacto en el resultado final de los conteos.  

En abril Trump comenzó una campaña de deslegitimación del voto por correo, alegando, sin fundamentos, que esa modalidad contribuía al fraude y la manipulación electoral. Por esos meses, EE.UU.  estaba atravesando la primera fase de la pandemia y la mayoría de los estados  querían evitar tener miles de personas aglomeradas en los centros de votación.

De los 50 estados, 36 contemplaron el voto por correo en ausencia (los votantes debían solicitar las boletas y reenviarlas una vez completadas), mientras que en otros nueve y el Distrito de Columbia eligieron el voto por correo universal (las boletas se enviaron directamente a la casa de los votantes) como principal forma de votación, esta metodología fue particularmente criticada por Trump. 

Según el Proyecto de las Elecciones de Estados Unidos (USEP) de la Universidad de Florida, de las más de 100 millones de personas que votaron por adelantado, los demócratas tenían una mayor participación en el voto por correo, mientras los republicanos preferían el voto presencial ya sea adelantado o el día de las elecciones. Además, por el record de boletas por correo muchos estados decidieron extender los plazos para recibir votos, siempre que estuvieran fechados al 3 de noviembre. Ese es uno de los ejes de la estrategia legal de Trump incluso antes de los comicios.

Preocupación por una escalada de violencia

En este contexto, preocupa que los niveles de polarización de la sociedad estadounidense pueda desatar una nueva ola de protestas violentas, especialmente si Trump sigue alimentado las denuncias de fraude. El miércoles, unos 200 partidarios de Trump, algunos armados con rifles y pistolas, se reunieron frente a una oficina electoral en Phoenix (Arizona) tras rumores de que los votos no se estaban contando.

En Detroit (Michigan) las autoridades impidieron a unas 30 personas, en su mayoría republicanas, ingresaran a otro centro donde se especulaba que el conteo había sido fraudulento. También se produjeron protestas en Oregon, Nueva York, Colorado y Minnesota y varias personas fueron arrestadas. Se esperan más manifestaciones para el fin de semana.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios