El impeachment en cuenta regresiva: podría extenderse más de lo que Trump quiere

Con la mayoría de los senadores votando para que no se presenten nuevos testigos, todo parece encaminado a la absiolución del presidente de los Estados Unidos

Aunque parecería que los republicanos finalmente tienen los votos para bloquear la presentación de nuevos testigos en el proceso de juicio político contra Donald Trump, eso no significa que el impeachment vaya a terminar pronto.

Esta semana, el debate en el congreso estadounidense se recalentó luego de que el New York Times revelara un manustcrito inédito del ex asesor  de Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, donde confirma  que el presidente de los Estados Unidos  le pidió a sus asesores que lo ayuden a presionar a los funcionarios ucranianos a desenterrar información perjudicial sobre rivales demócratas.

Eso fue apenas meses antes de la famosa llamada del 25 de julio, en la que Trump le pide al presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky,  que investigara al ex vicepresidente Joe Biden y a su hijo, Hunter, que había sido miembro de la junta directiva de una empresa de energía ucraniana. Y uno de los funcionarios presentes durante la discusión de mayo, según Bolton, fue el consejero de la Casa Blanca Pat Cipollone, que lidera el equipo de defensa.

Trump, por su parte, negó los dichos Bolton.

Estados Unidos aplicará nuevas reglas a las visas para frenar el ingreso de embarazadas

Pero, luego de que la senadora Lisa Murkowski terminara con las esperanzas de los demócratas, tras confirmar que votará en contra de llamar a nuevos testigos para declarar en el juicio, el debate ahora pasa por si el líder de la mayoría, Mitch McConnell, podrá regalarle a absolución a Trump antes de su discurso del Estado de la Unión, el próximo  martes.

Si bien en el backstage las negociaciones entre McConell y el demócrata Chuck Schummer continúan, Schummer le dijo a Bloomberg que por ahora no hay acuerdo. "No queremos que esto se apresure. No queremos esto en la oscuridad de la noche", comentó Schummer.  

Si bien se descarta la victoria de Trump (sus correligionarios republicanos controlan a dos tercios de los senadores, que en el marco del juicio político actúan como jurado) el bloque demócrata está tratando de imponer que los senadores expliquen su voto en púbico, una que haya terminado la deliberación.

EE.UU.: ahora para obtener la 'green card' habrá que superar una polémica prueba

Eso podría hacer que el impeachment se demore varios días, en el marco de un calendario bastante agitado, especialmente para los demócratas, que el próximo lunes comienzan sus primarias en Iowa. Elizabeth Warren y Bernie Sanders son los senadores que está disputando una candidatura para las elecciones presidenciales de 2020.

El martes, Trump tiene previsto pronunciar su discurso sobre el Estado de la Unión en la Cámara de Representantes, donde los demócratas adoptaron los dos artículos de la impugnación hace seis semanas.

Pero si bien la absolución de Trump es bastante previsible, la votación final sobre los cargos del impeachment se centrará en tres demócratas que representan a los estados que Trump se llevó en la última elección: Joe Manchin (Virginia Occidental), Doug Jones (Alabama) y Kyrsten Sinema (Arizona). ¿Jugarán alineados con su partido o buscarán congraciarse con el –mayoritario– electorado republicano de sus estados?  Los votos demócratas a favor de la absolución podrían sumar legitimidad bipartidista al veredicto.

Tags relacionados