Programación

La curiosa razón por la que los programadores usan un patito de juguete para ayudarlos a hacer su trabajo: cómo podés aprovecharla

Una buena charla con el pato puede solucionar muchos problemas

Es muy común ver en la mesa de los programadores un pato de goma amarillo, al lado de sus computadoras. Podría parecer un objeto de decoración o un fetiche de estos especialistas en códigos y lógica. Sin embargo, la realidad es mucho más interesante y curiosa.

La función del pato es la de ser un compañero de trabajo, a quien recurrir cuando hay un problema.

Google busca empleados y paga millones de dólares para este puesto: ¿cómo aplicar en Argentina?

Bugs

En 1946, Grace Hopper, una programadora clave en la historia de la informática,  encontró un fallo en una de las máquinas electromecánicas mientras desarrollaba el proyecto Mark II de la Universidad de Harvard para la Armada de Estados Unidos. Al inspeccionar, encontraron que una polilla que entorpecía el funcionamiento. Desde ese momento, a los fallos en informática se les llama bugs (insectos en inglés).

Todo programador se enfrenta a ellos a diario. Y aunque no hay un método cierto para solucionarlos, hay una técnica que -dicen- no falla.

Sucede que muchos de los bugs generan, en lo psicológico, frustración, estrés y  hasta desesperación.  Por ello Andrew Hunt y David Thomas en su libro "The pragmatic Programmer", plantearon el "método de depuración del pato de goma" (Rubber bug debugging).

¿De qué se trata? 

El psiquiatra estadounidense William Glasser, propuso que una de las mejores formas de aprender cuando le contamos el tema a otros. Y dice que retenemos el 95% de lo que explicamos y de esa manera podemos descubrir errores, y nuevos caminos a diversos problemas.

Una de las opciones prácticas es tener a algún amigo o compañero a mano para explicarle. Pero un método también eficaz es el depuración del patito de goma

La idea es que es posible darse cuenta del problema, del bug al que el programador se enfrenta al contarle el problema al pato de goma. 

Los pasos son

1- Tener un pato de goma al que se le puede agregar una cierta personalidad, como un nombre, para familiarizarse con él

2- Explicarle lo que se está haciendo

3- Cuando aparezca un problema, contarle línea a línea el código de manera lo más especifico posible y decirle por qué lo hiciste de esta manera, si hay otras maneras de hacerlo, si es la primera vez que lo haces y para qué funciona cada parte del código

4- Seguramente en el camino, aparecerán las claves del error

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios