Sorpresa

Cayeron dos hackers rusos en Argentina: manejaban desde Córdoba el sitio que todos usaban para piratear

Son de San Peterburgo, pero vivían en la Argentina. Los Estados Unidos van a pedir la extradición.

El Gobierno de los Estados Unidos procesó a dos ciudadanos rusos acusados de operar el sitio de piratería de libros electrónicos Z-Library

Anton Napolsky (33) y Valeria Ermakova (27) fueron detenidos en la Argentina el 3 de noviembre, en la provincia de Córdoba, y Estados Unidos tiene previsto procesarlos por infracción de derechos de autor, fraude electrónico y blanqueo de dinero.

Tras el desplome de FTX, ¿cuál es el exchange recomendado ahora? 

Lanzan una plataforma para conseguir trabajo y permite armar un CV rápido y gratis

La historia comenzó a salir a la luz hace dos semanas, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos confiscó sus nombres de dominio como parte de una investigación criminal. Sin embargo, el sitio sigue funcionando en la web oscura (dark web). 

En el día de ayer, el tribunal federal de Brooklyn ha desvelado el acta de acusación que responsabiliza a los ciudadanos rusos de la gestión del sitio Z-Library. La pareja está acusada de infracción de derechos de autor, fraude electrónico y blanqueo de dinero.

Los dos son supuestamente de San Petersburgo, pero fueron detenidos en Argentina el 3 de noviembre, justo cuando se incautaron los nombres de dominio. Las detenciones se llevaron a cabo a petición del Gobierno de Estados Unidos, que presumiblemente solicitará su extradición.

"Como se alega, los acusados se beneficiaron ilegalmente del trabajo que robaron, a menudo subiendo obras a las pocas horas de su publicación, y en el proceso victimizaron a autores, editores y libreros", comentó el fiscal estadounidense Breon Peace, según reporta el sitio Torrent Freak.

Por su parte, el director adjunto del FBI, Michael Driscoll, destaca que Z-Library lleva funcionando más de una década. Como tal, el sitio repercutió en los ingresos de autores y editores de millones de libros. "Los delitos de robo de propiedad intelectual privan a sus víctimas tanto del ingenio como de los ingresos que tanto les costó ganar. El FBI está decidido a garantizar que quienes estén dispuestos a robar y a beneficiarse de la creatividad de otros sean detenidos y se enfrenten a las consecuencias en el sistema de justicia penal", declaró Driscoll.

Se desconoce si se cree que Napolsky y Ermakova estaban involucrados en Z-Library desde el principio. Los actos expuestos en el auto de acusación comienzan en enero de 2018.

Según la embajada rusa en Argentina, este país aún no ha recibido la solicitud de extradición de los dos ciudadanos rusos. "Contamos con una consideración transparente y justa por parte del tribunal argentino de la solicitud formal de extradición estadounidense, que, según nuestro conocimiento, aún no se ha recibido", afirma la embajada, citada por la agencia de noticias estatal rusa TASS. "Partimos del hecho de que la legislación actual de Argentina no permite la ejecución automática de las decisiones y solicitudes extraterritoriales de terceros Estados", añade.

La causa en los Estados Unidos. Fuente: TorrentFreak.

"Esto es peor que Enron", dijo el encargado de investigar la bancarrota de FTX

La señal que muestra que Bitcoin puede revivir y volver a precio récord

Cómo fue la investigación

La investigación penal fue iniciada por el Grupo Especial de Ciberdelincuencia y llevada a cabo con la ayuda de las fuerzas del orden nacionales y extranjeras. La Argentina desempeñó un papel clave en el asunto, ya que ayudó a detener a los dos sospechosos.

El Departamento de Justicia subraya que los acusados "se presumen inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad", como ocurre en todos los procesos penales.

 Para la investigación, el FBI utilizó órdenes de registro dirigidas a varias empresas como Amazon y Google, que fueron esenciales. Esto demostró que la información personal de Anton Napolsky podía estar vinculada a direcciones de correo electrónico y dominios de Z-Library en varios casos. Por ejemplo, la dirección personal mail.ru de Napolsky se utilizó para registrar zlibdoms@gmail.com, Napolsky7@gmail.com y feedback.bookos@gmail.com. Su número de teléfono personal también estaba vinculado a direcciones de correo electrónico de Z-Library. 

"Los registros de Google reflejan que un número de teléfono con base en Rusia que termina en - 2458 ('Napolsky Phone-1') se utilizó para registrar el correo electrónico Napolsky7@gmail.com, así como los correos electrónicos donation.zlib@gmail.com, zlibdoms@gmail.com y feedback.bookos@gmail.com", dice la denuncia, de acuerdo a lo reportado por Torrent Freak.

Los datos de Amazon corroboran estos hallazgos. Según el FBI, Napolsky tenía dos cuentas de Amazon a su nombre, en las que utilizaba su número de teléfono personal y direcciones que se solapaban, situadas en su mayoría en San Petersburgo (Rusia).

Con esta cuenta, se realizaron varios pedidos y se pagaron con tarjetas de regalo de Amazon, supuestamente donadas por usuarios de Z-Library.

"Una de las cuentas está registrada con la dirección de correo electrónico 'amazon@bookmail.org', y la otra cuenta, que está registrada con el correo electrónico personal Napolsky-1, tiene un largo historial de pedidos de Amazon que incluye al menos 21 pedidos que fueron pagados con tarjetas de regalo de Amazon.com que se originaron como 'donaciones' de los usuarios a Z-Library."

El servicio de alojamiento en la nube de Amazon, AWS, también vinculó a Napolsky con Z-Library. Según la denuncia, su nombre y su cuenta de correo electrónico están conectados al servicio de correo electrónico que utilizaba @bookmail.org.

Este servicio de bookmail era utilizado por Z-Library para enviar libros electrónicos a los usuarios por correo electrónico. Esto fue confirmado independientemente por agentes encubiertos del FBI.

"Según los registros obtenidos por las fuerzas del orden de Amazon, el servicio de correo electrónico simple para @bookmail.org está conectado a una cuenta de AWS que termina en 4421, que está registrada a nombre del cliente 'Anton Napolsky' en la dirección de correo electrónico Napolsky Personal Email-1", se lee en la acusación. 

Un camino similar siguieron con Valeriia Ermakova. 

La pantalla que aparece cuando cualquiera quiere entrar hoy a Z-Library. Imagen: captura de pantalla.

Lanzan una plataforma para conseguir trabajo y permite armar un CV rápido y gratis

La empresa Asus confirmó inversiones en Argentina y va a fabricar notebooks de última generación: cuándo llegan

Qué es Z-Library

Con  casi 12 millones de libros, Z-Library se anunciaba como el mayor repositorio de libros piratas de internet.  

El sitio contaba con millones de lectores habituales que encontraban una gran cantidad de conocimientos y entretenimiento gratuitos al alcance de su mano.

Si bien comenzó como una defensa al "patrimonio cultural de la humanidad", en el último tiempo agregó funciones premium que permitían descargar sin limitaciones de cantidad todos los días

z library no está completamente desconectada

La detención de los dos presuntos autores intelectuales de Z-Library es una gran victoria para las autoridades estadounidenses. Sin embargo, no ha eliminado por completo el sitio. Después de las detenciones, el equipo de Z-Library seguía respondiendo por correo electrónico y el sitio sigue estando disponible en la dark web hoy en día.

Esto sugiere que el equipo de Z-Library es más grande que Napolsky y Ermakova solos. Se desconoce si la biblioteca pirata intentará volver a aparecer con nuevos nombres de dominio.

Al mismo tiempo, la acusación refuta la respuesta inicial de Z-Library, que achacaba la caída a problemas de alojamiento. Las autoridades confirman que llevaron a cabo los retiros, incautando un total de 241 nombres de dominio.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • EDB

    Enrique de Biedma

    Hace 19 segundos

    Rusos tenian que ser....

    0
    0
    Responder