Normativa

Boom del juego online: qué dice la ley argentina y las claves para evitar los excesos

El sector del juego online vive un crecimiento sostenido en el país. Cómo está regulada la actividad y qué se debe tener en cuenta para no correr riesgos.

En esta noticia

Las casas de apuestas online tuvieron un fuerte crecimiento en los últimos años. Es que, con el aumento de apostadores, también se incrementó la oferta de sitios enfocados en esta actividad. Pero esta variedad no siempre es sinónimo de garantías.

En este contexto, resulta fundamental indagar la cuestión del marco legal en Argentina. En el país no existe una ley federal que regule el mercado de apuestas. Esto implica que cada provincia tiene sus propias normativas al respecto.

El furor de las apuestas online inició en 2018, cuando se desactivó el Prode y comenzaron a desembarcar las diferentes casas de apuestas online reguladas por cada provincia. Tres años después, en 2021 se aprobó el marco regulatorio de cada jurisdicción.

Desde entonces, el mercado no para de crecer y se estima que abarca a 19 millones de personas en el país. Al mismo tiempo, el sector generó ingresos por aproximadamente 2.500 millones de dólares al cierre del 2022, lo que representa un aumento anual del 80% respecto de años anteriores, según la AFIP.

Y el boom no parece detenerse: hasta 2027 se experimentará a nivel mundial una tasa de crecimiento anual del 10 por ciento, según se desprende del informe "Global Online Gambling Markets-Previsiones", elaborado por ReportLinker, empresa especializada en ofrecer información digital sobre entornos complejos.

Apuestas online: plataformas habilitadas en Argentina

"Si el dominio de la página es ‘bet.ar', significa que tributa impuestos y es oficial. Por el contrario, si la dirección web no termina de esa manera, quiere decir que el sitio es ilegal y no garantiza el resguardo de los menores frente al juego", detalla Guillermo Cuccioletta, gerente de Marketing Digital de bplay, la plataforma de apuestas que actualmente es sponsor oficial de la Liga Profesional de Fútbol.

Cuando una plataforma de juego online tiene el dominio bet.ar, es una señal de que es legal. Así ocurre con Codere, la casa de apuestas que es auspiciante de River; con Bettson, que es sponsor de Boca; con la británica Bet365, y con otros sitios similares que cumplen con el marco regulatorio vigente dependiendo la jurisdicción. Si tienen otro dominio implica que son ilegales, y que además no tributan impuestos.

Una de las reglas fundamentales de las plataformas legales es que los menores de 18 años no puedan registrarse en los sitios. Allí se realiza una verificación en el momento del registro y, posteriormente, en el proceso de certificación de identidad. Es a través de esta forma que los menores no tienen acceso al juego en estas plataformas, y sólo pueden encontrarlo en la ilegalidad.

El marco regulatorio no sólo es una barrera contra la participación de menores, también combate el fraude, brindando una garantía para los usuarios de que cobrarán sus respectivas ganancias. Por ejemplo, una de las formas de prevención contra el fraude que adoptó bplay es la atención personalizada 24/7 para que los usuarios estén acompañados mientras realizan sus apuestas.

Las apuestas deportivas son uno de los motores del juego online.

"Jugar debe ser una actividad recreativa, de entretenimiento y distracción, sin consecuencias adversas", agregó Cuccioletta. Desde la plataforma desarrollaron un programa llamado Juego Responsable, en articulación con la normativa legal vigente y desarrollado por la Lotería de la Ciudad de Buenos Aires, que busca combatir los excesos en los juegos de azar.

Juego online: consejos para combatir los excesos

Desde la plataforma bplay se recomiendan las siguientes prácticas para lograr una experiencia lúdica, divertida y sin riesgos:

  • Considerar el juego como una forma de entretenimiento y no como una manera de ganar dinero.
  • Jugar únicamente en los sitios legales.
  • No apostar dinero destinado a los gastos mensuales y cotidianos.
  • Establecer un tiempo o monto límite para cada sesión de juego y hacer pausas frecuentes para descansar.
  • No perseguir la recuperación de las pérdidas.
  • No pedir dinero prestado para jugar.
  • Mantener un equilibrio entre el juego y otras actividades en tu tiempo libre.
  • Evitá jugar en tiempos de crisis emocionales.
  • No permitir que el juego afecte la relación con la familia y los amigos.
Temas relacionados
Más noticias de juego online

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.