Compra de bonos

¿Vuelve el carry trade?: los analistas desconfían y hacen una advertencia a sus clientes

El mercado se debate sobre si, con un dólar potencialmente más calmo, llega el momento de llevar a cabo estrategias de inversión en pesos. La otra alternativa, es la de aprovechar la calma para dolarizar carteras

La estrategia de comprar bonos en dólares podría traer cierta calma cambiaria al mercado de corto plazo. 

Ante un contexto de menor volatilidad cambiaria, las estrategias en pesos podrían retomar el atractivo.

Sin embargo, los analistas ven a este contexto como una oportunidad para dolarizar carteras. El stock de dólares será la variable clave a monitorear en el corto plazo. Esperan mayor tensión cambiaria luego del fin de la medida.

Alerta dólar: la intervención del BCRA generó una explosión de tipos de cambio y crece distorsión de precios

Recompra de bonos: el BCRA ya gastó buena parte de su poder de fuego y calculan cuántos dólares le quedan

¿Carry trade si o no?

La semana pasada, el ministro de Economía, Sergio Massa, anunció un programa de compra de bonos por u$s 1000 millones.

Según el ministro, el objetivo detrás de la medida es "seguir bajando el riesgo país", para que tanto el soberano como los corporativos puedan acceder al mercado internacional de deuda.

Pese a estas declaraciones, el mercado vio en esta medida un objetivo meramente cambiario. Es decir, el mercado interpreta que lo que busca Massa y el equipo económico, es mantener a raya el tipo de cambio.

Dada esa hipótesis, analistas debaten sobre si, con un dólar potencialmente más calmo hacia adelante, llega el momento (o no), de hacer carry trade, es decir, de llevar a cabo estrategias de inversión en pesos.

Mateo Reschini, analista de Inviu, considera que la medida anunciada podría dar algo más de calma ya que les da bastante más espacio para calmar las aguas si vemos volatilidad en el tipo de cambio.

"Creo que la última medida sobre la compra de bonos puede traer algo de calma en estos niveles de tipo de cambio. Por lo tanto, podría ser una buena estrategia de muy corto plazo entrar en un trade de tasa en pesos. Sobre las oportunidades, hoy prefiero Lede antes que Lecer ya que las tasas mensuales de las Ledes están en 6%, mientras que las Lecer, lo veo difícil que iguale esas tasas", dijo.

Sin embargo, mirando al mediano plazo, Reschini entiende que el tipo de cambio se encuentra atrasado.

"La posición de tipo de cambio en el mediano plazo la seguimos viendo barata. El futuro del dólar va a depender de hasta donde lo deja ir el Gobierno", dijo el analista de Inviu.

Desde la mesa de trading de un importante banco local remarcaban que las inversiones en pesos podrían ser una opción, aunque advierte que se achican los plazos.

"El Gobierno podrá mantener a raya el tipo de cambio. Sin embargo, habrá que ver cuántos dólares usó y cuantos dólares le quedan. Una vez que se agote, la volatilidad cambiaria podría volver. Al ritmo en que viene usando los dólares, para comienzo de febrero ya los habrá agotado. Podríamos ver un trade en pesos de hasta dos semanas. No más que eso", dijeron desde el banco.

Con una visión similar, Ignacio Sniechowski, head de research de Grupo IEB, advierte que el CCL todavía se encuentra atrasado al comparar el stock de pesos en la economía y los activos en dólares del BCRA.

Sin embargo, entiende que la recompra de bonos puede generar una cierta contención evitando corridas en los dólares financieros de corto plazo.

"Es difícil pensar que sea esta una solución que perdure en el tiempo, es un paliativo que trae "calma" en el corto plazo. Será interesante ver que sucederá una vez acabada la operación que se presenta más como un "parche" que como una solución para atacar la cuestión de fondo", alertó.

Además, Sniechowski aclaró que actualmente, su dólar de referencia arroja un valor razonable para el CCL de $ 360, lo que representa una sobre estimación de 5,5% por sobre el precio actual.

"El retraso de esta variable es notorio, sin embargo, esperamos que se mantenga en el corto plazo. Ya que controlar el frente cambiario es uno de los principales puntos en la agenda del equipo económico, ya que a la recompra de bonos, se le suma también una suba de tasas de 200 puntos básicos a la tasa de interés de los pases pasivos del BCRA", afirmó.

Riesgo dólar

En línea con lo que menciona Reschini, gran parte del mercado encuentra que pese a la medida por parte del Gobierno para comprar bonos en dólares y tener más poder de fuego para contener al dólar, la estabilidad cambiaria que se logre probablemente será de corto plazo.

En ese sentido, los analistas del mercado se muestran con cautela sobre el futuro del dólar y por ello, recomiendan aprovechar la calma cambiaria para dolarizar carteras.

Si bien el Gobierno busca un veranito cambiario, el mercado desconfía de que ello pueda efectivamente ocurrir.

Pedro Siaba Serrate, head de research de Portfolio Personal Inversiones (PPI), entiende que el objetivo detrás de la medida es meramente cambiario y con posibilidad de que la calma sea de corto plazo.

"Creemos que el efecto de esta medida será transitorio, por lo cual no descartamos un rebrote del dólar en las próximas semanas, en especial, ante la baja estacional de la demanda de dinero en febrero, los números poco alentadores de la inflación de alta frecuencia en enero y una sequía que se agrava ante la falta de lluvias", anticipó.

En ese sentido, Siaba Serrate se muestra con dudas sobre la posibilidad de que, a partir de la medida anunciada por Massa estemos de frente a un veranito cambiario.

"La última medida de Massa (la recompra de bonos en dólares) apagó el incipiente recalentamiento en los dólares financieros. De hecho, el contado con liquidación (al menos su versión en la bolsa) pausó su avance, pero su referencia ajustada por los agregados monetarios (M3 privado) todavía permanece alrededor de $430", alertó.

Por su parte, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, coincide que el efecto de la medida podría ser que en el corto plazo haya menos presión sobre los dólares financieros.

De todas formas, advierte que hay que seguir de cerca la dinámica de las reservas dado que no se explicitó de donde provendrían las fuentes de financiamiento para la operación en un contexto en que la posición de reservas netas tampoco es holgada.

Además, alerta que a esto se le debe sumar el riesgo de la sequía que, combinado con múltiples fuentes de expansión de pesos eventualmente tendría presiones nominales.

Por esta situación, Franco se muestra con cautela y recomienda activos en dólares.

"Creemos que sigue siendo un buen momento para dolarizar carteras pese a la medida dado que nuestros ejercicios teóricos apuntan a valores del dólar financiero algo más elevados que los corrientes", dijo.

En términos generales, parecería haber cierto consenso de que la eventual calma cambiaria debería ser aprovechada para dolarizar carteras y que las estrategias de inversiones en pesos podrían durar unos días.

Adrián Yarde Buller, estratega y economista jefe de Facimex Valores, también prioriza por la dolarización de carteras.

"Vemos atractivo en bajar tácticamente la exposición a Globales y aumentar la dolarización de carteras. La intervención indujo una sobrevaluación excesiva en el tramo corto de la curva en dólares, mientras el escenario externo quedó expuesto a cualquier noticia negativa en materia de inflación o actividad. Seguimos favoreciendo un posicionamiento estructural en corporativos, complementados con provinciales de buena calidad", dijo Yarde Buller.



Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.