Finanzas personales

Recomiendan esta simple regla para minimizar riesgos al momento de invertir

Para disminuir los riesgos que implica cada inversión, los expertos recomiendan este simple mecanismo para que los ahorristas logren evitar grandes pérdidas.

El principal temor de los inversores y ahorristas a la hora de realizar una inversión de cualquier tipo es terminar obteniendo un resultado contrario al que se buscaba. Es decir, en lugar de recibir una ganancia y agrandar su capital, perder una parte o la totalidad del dinero invertido. 

Para disminuir ese riesgo, muchos expertos recomiendan no exponerse a un único activo, sino diversificar la cartera de inversión. ¿Qué significa esto? No poner el 100% del dinero sobre un mismo instrumento, sino repartirlo entre varias inversiones de características diferentes entre sí. 

Una de las opciones que recomiendan es la "regla de los tres tercios". Se trata de un método que consiste en dividir en tres partes iguales el total del monto que se va a invertir y destinar cada una de esas partes a algún tipo de instrumento. De este modo, a cada operación le corresponde el 33,33%.

Con este método, los ahorristas quedan menos expuestos a los posibles imprevistos que se puedan presentar en algún tipo de inversión que deriven en una pérdida. Al mismo tiempo, se apuesta a que el desempeño en las otras alternativas en las que se haya ingresado sea diferente y logre compensar parcialmente lo que ocurra.

En ese sentido, los expertos en mercados financieros recomiendan realizar la mencionada diversificación de la cartera a través de tres instrumentos repartidos de manera equitativa: acciones, bonos y materias primas.

1. Acciones

Una opción  es comprar acciones de empresas que coticen en la Bolsa local o en Wall Street. Sin embargo, esta inversión siempre contiene un riesgo, ya que está atada a las eventuales subas y bajas que puede presentar diariamente la compañía en la que se esté invirtiendo.

Para acotar ese riesgo, los expertos aconsejan invertir en el índice S&P 500, conformado por las 500 empresas más importantes que cotizan en Nueva York, por lo que se basa en el desempeño general de estas compañías en el mercado financiero.

De esta manera, los inversores que apuesten a este instrumento no estarán atados a la cotización bursátil de una sola empresa, sino a un índice que agrupa a un gran conjunto de compañías importantes, el cual es considerado como el que refleja el comportamiento general del mercado.  

¿Cómo invertir en el índice S&P 500? El inversor deberá abrir una cuenta comitente en un broker o sociedad de Bolsa y transferir a esa cuenta los fondos a invertir. Desde allí, se debe buscar un ETF (Exchange-Traded Fund o fondo de inversión cotizado) que en el mercado figura con el ticket SYP.

2. Bonos

Un segundo instrumento que señalan los expertos son los bonos. Se trata de títulos de deuda emitidos por un gobierno nacional o subnacional, o incluso por compañías. De hecho, las Obligaciones Negociables (ON) en dólares de las empresas locales se han convertido en la nueva estrella del mercado, al quintuplicar su volumen negociado en el último año.

Estos instrumentos de renta fija ofrecen ganancias a través de tasas de interés, que varían según cada título. También se puede obtener una ganancia (o pérdida) mediante la compra y venta del bono en el mercado, según la variación de su cotización al momento de comprarlo y venderlo. 

Para suscribir a estos activos, se debe contar también con una cuenta comitente, transferir los fondos que se quieren invertir en estos instrumentos y seleccionar el bono que más se adecúe a las preferencias de cada inversor. El proceso es completamente online.

3. Materias primas

El tercer instrumento  que señalan los expertos son las materias primas. Estas pueden ser oro, petróleo o productos agrícolas. Algunos inversores se han estado sumando a este tipo de instrumentos para aprovechar las importantes subas en sus cotizaciones que han estado registrando últimamente.

En el caso del oro, por ejemplo, una de las formas de invertir desde el mercado financiero es a través del Cedear (Certificado de Depósito Argentino) de la compañía Barrick Gold, que en el mercado figura con el ticket GOLD y se adquiere también desde una cuenta comitente en una sociedad de Bolsa. 

Para los que tienen la posibilidad de invertir desde el exterior, también está la opción de realizar la inversión en este producto a través un broker que dé acceso a Wall Street. En este caso, se realiza mediante el ETF de oro, el cual replica con exactitud la evolución del metal precioso, indican los analistas.

En el caso de los productos agrícolas, el principal cultivo del país, que es la soja, durante el último año duplicó su precio en el mercado de Chicago, pasando de poco más de u$s 300 hasta llegar a tocar los u$s 600 por tonelada, acercándose así al récord de 2012. Por tanto, se hace atractivo para muchos inversores.

Una de las formas para acceder a este tipo de activos desde el mercado local es a través de Fondos Comunes de Inversión (FCI) que tengan una posición importante en la soja. Uno de ellos es "Premier commodities agrarios", perteneciente al Grupo Supervielle.

A la vez, los analistas señalan que la forma más directa es hacerlo desde Estados Unidos. En este caso, a través de una cuenta comitente, el inversor debe buscar un ETF que en el mercado figura con el ticket SOYB, el cual replica el valor de la soja siguiendo los montos que se van pautando en los contratos de este grano.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios