Se despierta el dólarExclusivo Members

Tras la suba del dólar, el carry trade pierde fuerza y aumenta la recomendación de invertir en estos bonos

Las tasas nominales son muy bajas y los inversores ven oportunidades en pasarse a dólares. Si bien se espera un mayor flujo de divisas del campo para frenar el dólar, la cautela crece entre analistas.

En esta noticia

Se despertó el tipo de cambio y cada vez que ello ocurre, las dudas sobre el futuro del carry trade se ponen sobre la mesa. La baja de tasas y la demora en la liquidación del campo provocó un rebote en el tipo de cambio. 

Hoy las tasas nominales son muy bajas y algunos inversores ya ven oportunidades en pasarse a dólares

Sin embargo, hacia adelante, el argumento más importante para seguir apostando al peso y hacer carry trade es la de esperar un mayor flujo de dólares a partir de un aumento en la liquidación del agro.

Anticipan la llegada de un súper peso por el ritmo de devaluación: qué bonos recomiendan en la City

 Subió el dólar

Hoy vuelve a subir el dólar 3%, luego del avance del 3,1% en el día de ayer. De esta manera, cada vez que la divisa tiende a subir en esta magnitud, el mercado se alarma ante las chances de que el tipo de cambio amplíe su escalada.

En ese sentido, las dudas recaen sobre el potencial que tienen las estrategias de carry trade en el corto y mediano plazo.

Uno de los mayores riesgos que asumió la actual gestión a la hora de bajar la tasa desde el 130% al 40% actual, es que, en medio del contexto de alta inflación, los pesos podrían encontrar en el dólar un activo de refugio, provocando una dolarización de carteras y un rally en el tipo de cambio.

Sin embargo, ello no ocurrió ya que el dólar financiero en términos nominales cae 15% desde sus máximos y muestra un desplome en términos reales.

La inflación de abril fue del 8,8%, resultando un 65% en el primer cuatrimestre del año.

Por lo tanto, con un dólar que subió 11% este año, implica que el tipo de cambio se apreció en términos reales.

Observando el contado con liquidación en términos reales, se puede observar que el mismo colapsó y alcanzó su menor nivel desde 2019.

Aun con el rebote actual, ajustando el dólar por inflación, y tomando el overshooting de fin de año pasado, el CCL pasó de casi $ 2500 hasta los $ 1200 actual, es decir, una merma del casi 50 por ciento. 

Bajo este escenario, una de las claves hacia adelante es si le conviene a los inversores apostar al peso, o bien comenzar a dolarizar carteras ante los riesgos de que el tipo de cambio siga acelerado.

Esperando los flujos del campo

Una de las variables clave que soportan la idea de que el dólar podría mantenerse estable y que, por lo tanto, el carry trade todavía podría permanecer vigente, es el flujo de divisas que se espera para los próximos meses provenientes de la liquidación del campo.

Este año ha sido atípico en cuanto a la liquidación del agro ya que el flujo de divisas ha sido reducido, en comparación con el flujo liquidado en años pasados.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), agregaron que la liquidación de la cosecha gruesa, que suele iniciarse en abril, se retrasó tanto por lluvias incesantes producto de fenómeno climático "El Niño" que evitaron la trilla por parte de los productores.

A su vez, agregaron que no queda claro si en alguna medida los productores están reticentes a vender a los precios actuales.

Hasta la primera semana de mayo sólo se comercializó el 31,1% de la producción de soja estimada en 50 millones de toneladas, el nivel más bajo en al menos las últimas siete campañas.  Incluso se ubica por debajo de lo comercializado en el mismo período de la campaña 2022/2023", dijeron.

Además, aclararon que al 67,5% de lo comercializado de soja falta fijarle precio, ubicándose muy por encima de la media de las últimas cinco campañas de 58%.

"Esto podría indicar que los productores no están conformes con el precio de la soja pagado en el mercado local (subproducto del tipo de cambio efectivo y el precio internacional)", explicaron.

Desde PPI consideran que la liquidación debería acelerarse, dado que el período de alta estacionalidad va de abril a julio.

"Los datos del Informe de la Evolución del Mercado de Cambios del BCRA muestran que, en promedio, para julio se liquida más del 50% del total de las exportaciones anuales de cereales y oleaginosas", dijeron.

Específicamente, en los años con cepo se liquida 56% del total y en los años con cepo sin Programa de Incremento Exportador 54,9%.

"Con una producción estimada de 50 millones de toneladas para la soja y 42 millones de toneladas para el maíz, proyectamos que las exportaciones de ambos totalizarían u$s 23.700 millones, u$s 6000 millones más que en 2023, aunque dado el blend 80/20% la mejora sería de sólo u$s 1200 millones, ya que u$s 4600 millones se liquidarían por el CCL", estimaron desde PPI.

De esta manera, la expectativa está en que el flujo de divisas provenientes de la liquidación del agro pueda finalmente llegar en los próximos meses y que ello frene el avance en el tipo de cambio.

Bajo esta hipótesis, las estrategias de carry trade tendrían mayor sentido.

Los analistas de IOL Invertironline afirmaron que no ven para dentro de los próximos siguientes meses, un movimiento fuerte del tipo de cambio.

Por esta razón afirmaron que no se recomienda la opción de dolarizar fuertemente las carteras de inversión.

En ese sentido, agregaron que hoy en día recomiendan algunas alternativas CER, principalmente el bono TX26, por su relación riesgo-retorno, que cuando se analiza este bono rinde CER-0.4% mensual.

"Teniendo en cuenta que la inflación en mayo va a estar aproximadamente entre 5 y 6 %, aún en un escenario optimista, entendemos que es un bono que va a dar un mejor carry frente a otras alternativas de letras que hoy se sitúan más en el rango de tasas del 4% mensual", sostuvieron.

En cuanto a la variable que podría contener el tipo de cambio, desde IOL Invertiroinline agregaron que el flujo por la liquidación y el dólar-blend va a ser que el dólar tenga un flujo constante en el tipo de cambio.

"Se vio que algunas semanas subió entre un 2 y 3 % del tipo de cambio, algo que no resulta significativo con el nivel de nominalidad de Argentina. Sin embargo, se corrigió en el transcurso de las últimas semanas. Por lo mencionado no recomendamos tener una dolarización muy activa, sino que en nuestros portafolios sugerimos un 30% a 35% de los mismos en pesos", explicaron.

En cambio, para posiciones de mayor plazo, allí si ven oportunidades para dolarizar carteras.

"Pensando en un plazo mayor a tres meses desde el equipo de research entendemos que un cliente tiene que seguir teniendo una parte dolarizada ya que sigue habiendo desafíos a resolver en lo que respecta a la macroeconomía y no sería esperable una apreciación fuerte como vimos desde diciembre", dijeron.

En este caso, desde la compañía detallaron que prefieren principalmente la dolarización de su cartera mediante dos instrumentos, como el ETF del S&P 500 (SPY) y el Global 2035.

¿Poco margen para el carry?

El contexto para los pesos es desafiante ya que las tasas nominales están en niveles muy bajos.

La tasa de Lecap opera en niveles de 3,7%, por lo que la suba de ayer prácticamente borró todo el carry que el inversor pueda llegar a ganar durante la inversión en esa clase de activos.

Haciendo un plazo fijo, con el nivel de tasa que establece el BCRA de 40% (TNA), equivalente al 3,3% mensual, el margen para que el carry trade sea efectivo es bastante reducido, por lo que el dólar deberá mantenerse en niveles extremadamente bajos y sin volatilidad para que el inversor gane en dólares invirtiendo en pesos.

Juan Pedro Mazza, estratega de renta fija de Cohen, considera que, con los sucesivos recortes de tasas, el Gobierno manda la señal de que seguirá bajando la tasa de política monetaria hasta que la brecha reaccione.

Dado el rebote actual del dólar, desde Cohen están sugiriendo dolarizar una porción importante de las posiciones en pesos.

"Para capturar la suba de la brecha sugerimos activos con baja volatilidad en dólares como pueden ser los Cedear o las Obligaciones Negociables de empresas de primer nivel (Pampa, YPF, Vista, Telecom, Aeropuertos Argentina). Una alternativa interesante es el Bopreal Strip A (BPOA7), que se repaga en pesos (MEP-Linked) a abril del 2025 y ofrece una TIR en MEP de 15%", recomendó.

Con una visión similar, Joaquín Álvarez, CEO de Imsa ALyC, señaló que a causa de la caída del CCL en términos reales decidió tomar ganancia en las posiciones en pesos, sobre todo para los perfiles más conservadores.

"Estuvimos tomando ganancias en las posiciones en peso, aprovechando el rally en acciones y bonos, y dolarizamos carteras, aprovechando la baja en términos reales del CCL" dijo.

En ese sentido, también señaló que ve valor a las acciones de EE.UU. para un posicionamiento de mediano y largo plazo.

"Estuvimos tomando posiciones en Cedear, fundamentalmente en el S&P 500. Si bien el índice se encuentra caro en términos de valuaciones, todavía creemos que hay valor hacia adelante en las acciones de EE.UU. Para los clientes que quieran tomar un poco más de riesgo, elegimos nombres particulares como el caso de Google Meta, o Berkshire", detalló.

Finalmente, Mauro Natalucci, analista de Rava Bursátil, considera que, en este contexto de tasas, el "carry trade" no es una buena alternativa en cuanto a la relación riesgo-rendimiento.

"Las tasas de interés han caído mucho en estos últimos meses y, en caso de buscar un rendimiento de corto plazo en pesos, consideramos que hay mejores instrumentos que la tasa", advirtió.

En ese sentido, agregó que "si se busca hacer un carry trade (tomar una ganancia en pesos y volver al dólar), consideramos que sería una estrategia válida utilizar un instrumento que tenga un retorno positivo en términos reales, de lo contrario no sería tan conveniente hacerlo".

Para Natalucci, tiene sentido dolarizar parte de la cartera.

"En cuanto a la dolarización de las carteras, recomendamos mantener una parte de la posición dolarizada por el simple hecho de que operamos en un mercado inestable y que se mueve con mucha volatilidad por el cambio en las expectativas. Más allá de que el dólar financiero se viene moviendo con cierta cautela y sin grandes saltos, es conveniente tener una cobertura en dólares. Los instrumentos que podemos utilizar pueden ser desde bonos dolarizados hasta obligaciones negociables", sostuvo. 

Temas relacionados
Más noticias de pesos

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.