Tarjetas: la Ciudad defiende flujo de casi $ 1000 millones al mes

Fueron $ 810 millones por la actividad de enero y $ 910 millones por la de febrero por el nuevo impuesto del 1,2% a los sellos que ahora se lo quieren sacar.

Desde el Gobierno de la Ciudad van a apelar el fallo de la cautelar que no les permite cobrar más el 1,2% de impuesto a los sellos para las operaciones con tarjeta de crédito y aclararon que la resolución judicial es solamente de carácter individual y no colectivo.

En febrero con la actividad de enero recaudaron $ 810 millones, mientras que en marzo con la actividad de febrero recaudaron $ 910 millones. 

No se conoce aún la recaudación de abril en base a la actividad de marzo, pero según pudo averiguar este diario va en línea y daría más o menos lo mismo que estos dos meses.

El otro nuevo es al 8% de impuesto a los Ingresos Brutos por las Leliq y los pases, donde la Ciudad recaudó $ 1900 millones en febrero con la actividad de enero y $ 1850 millones en marzo con la actividad de febrero.

En el GCBA prometen que una vez que les devuelvan la Coparticipación dejarán de cobrar estos nuevos tributos.

Desde septiembre del año pasado a hoy dejaron de recaudar $ 35.500 millones de la Copa: $ 15.500 millones entre septiembre y diciembre del año pasado, y $ 20.000 millones en lo que va de este año.

De ahí a poner estos impuestos, que en el caso del de las tarjetas ya lo tienen otras provincias, que incluso cobran una alícuota más alta: Córdoba, Chaco y Catamarca cobran el 1,5%, mientras la provincia de Buenos Aires, Chubut y San Luis también cobran el 1,2%.

Otras también lo cobran, pero una alícuota menor: Tucumán y Entre Ríos el 1%, Mendoza y Jujuy el 0,75%, Tierra del Fuego 0,6%, San Juan 0,44%, La Rioja 0,4%, Formosa 0,3% y Santa Fe 0,1%.

"Resulta llamativo que un mismo tributo pueda ser recaudado en el resto del país, pero no en la Ciudad de Buenos Aires", señalaron desde el Gobierno de la Ciudad.

Asimismo, aseguraron que esta presentación realizada por un legislador del Frente de Todos se enmarca en un conjunto de acciones estrictamente de tinte político, que busca desfinanciar a la Ciudad de Buenos Aires y que comenzó el año pasado con la quita de la Coparticipación.

Recalcan que estos nuevos tributos no estaban planeados en el presupuesto original, sino que fueron una medida de contingencia para compensar la quita de los fondos que les proveía la Nación.

Altas fuentes del larretismo sostienen que no se trata de un impuesto nuevo, sino de la eliminación de una exención.

"Esto no afecta al instrumento financiero, sino lo que se hace es gravar los intereses que deja ese instrumento", argumentan en el entorno del ministro de Hacienda, Martín Mura.

Agregan que se encuentra dentro de las atribuciones de la Ciudad, que no grava la operatoria ni que se trata de una medida innovadora, que ya varias otras provincias la llevan adelante sin que el BCRA haya tenido una reacción como la tuvo con el GCBA.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios