El ocaso de las SIMI

Prevén que bajarán los pagos de importaciones y sumarán reservas

En lo que va de abril -y solo gracias a la intervención de ayer- el Central sólo acumula apenas u$s 80 millones de compras. Señalan al remanente de autorizaciones de pagos en el MULC del SIMI, un sistema que fue desactivado para que los grandes importadores busquen financiamiento .

El ministro de Economía, Martín Guzmán, confirmó que el cierre de las cuentas del primer trimestre cumplen con las metas acordadas con el FMI. 

Se trata del déficit fiscal, emisión y reservas internacionales. El entusiasmo de todas formas quedó en marzo. Y abril, en materia de reservas internacionales al menos, está generando ansiedad en el Banco Central.

Martín Guzmán afina el plan antigrieta con foco en 'nuevo IFE', renta 'inesperada' y energía antes de la reunión con el FMI

La meta de acumulación de reservas es de u$s 5800 millones y el 1° trimestre sumó u$s 1200 millones del FMI.

Es que a pesar de que debería estar a pleno la liquidación de las exportaciones de soja, que deberían abastecer al mercado y compensar la demanda de importaciones proveniente de la mayor actividad económica, el saldo de compras en el mercado único y libre de cambios (MULC) deja bastante que desear.

En casi tres semanas, sólo acumuló u$s 80 millones, de los cuales, u$s 70 millones fueron comprados ayer. A esta altura del año pasado, el Central había comprado ya u$s 3200 millones. Las reservas brutas cerraron ayer en u$s 43.318 millones.

Detectaron que en marzo se produjó un adelantamiento de liquidación de exportaciones, del que no tienen en claro su objetivo final.

La meta de acumulación de reservas acordada con el FMI es de u$s 5800 millones. En el primer trimestre, computando la devolución de los DEG del Fondo se incrementaron u$s 1200 millones. Pero el panorama es inquietante.

Dos datos clave

En el Gobierno están pendientes de dos datos. El primero es que detectaron que en marzo se produjó un adelantamiento de liquidación de exportaciones, del que no tienen en claro su objetivo final.

Descartan como primera opción que hubieran ingresado para hacer "carry trade" -el canal oficial del MULC se lo tendría vedado-. En cambió sí admiten que pudo haberse producido una liquidación de empresas para realizar pagos.

Desde la importación, señalan otro factor -al cual le prenden más de una vela-. Se trata de las últimas regulaciones para reducir la demanda de divisas por parte de los importadores.

u$s 3200 millones había comprado el BCRA a esta altura en 2020.

El último cepo

Desde el 3 de marzo pasado, el Central dispuso un tope para que los importadores accedan al MULC, reducido al equivalente de lo que registraron el año pasado. Por el resto que deseen acceder, deberán pedir financiamiento a 180 días.

En esa medida, el Central clasificó a las SIMI, conformidad previa que emite Producción para autorizar importaciones de acuerdo con el acceso requerido a dólares.

Este "ajuste del cepo" también incluía un límite de u$s 50.000 para que pudieran acceder los nuevos importadores.

Según confirman en el Banco Central, durante el mes en curso, y hasta precisamente estos días, todavía había SIMI en danza de operaciones solicitadas entre enero y marzo.

Por ese motivo, hubo numerosos pagos de importaciones que están deteriorando la cuenta.

Tienen mucha fe en que se revierta la cuenta. ¿Alcanzará?

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios