Máximo riesgo país

Por qué se siguen hundiendo los bonos argentinos

Los instrumentos soberanos muestran caídas de hasta 10% en el último mes. Los analistas consideran que las idas y vueltas con el Fondo no ayudan, pero que además se endureció el clima para emergentes.

Los bonos en dólares que emitió la Argentina tras el canje atraviesan una racha muy negativa y muestran caídas de hasta 10 por ciento. Además, los rendimientos de los títulos cortos, como el GD30, ya superan cómodamente el 20% y el riesgo país está que vuela: ayer cerró en 1628 puntos.

Desde que JP Morgan comenzó a ponderar para su índice los nuevos títulos (el 10 de septiembre de 2020) el spread soberano subió 48 por ciento.

¿Por qué empeoró tanto la situación? Especialistas en renta fija de Argentina y del exterior consideran que la falta de perspectivas de un acuerdo con el FMI perjudica a las paridades y que, para colmo, no es un buen momento para bonos de países no desarrollados.

El riesgo país llegó a su valor más alto en 7 meses

"Los bonos viene afectados por la subas de tasas en EE.UU., con lo cual estas bajas responden a una cuestión de ventas en portafolios de emerging markets", sintetizó Diego Ferro, argentino que preside el fondo M2M en Wall Street.

No obstante, Ferro admitió que "si hubiera buenas noticias de Argentina se evitaría parte de esa caída", aunque quiso aclarar: "Tampoco es que hay noticias peores de las que había. Se sabe que lo del FMI está complicado y que este Gobierno sigue siendo poco proactivo en medidas consistentes".

Santiago López Alfaro, presidente de Patente de Valores: "Es lógico que no haya grandes compradores de bonos argentinos y más ante la incertidumbre de una elección. Pero estos niveles de paridad son muy atractivos a largo plazo"

En línea con estas declaraciones, el estratega de renta fija de Cohen Aliados Financieros, Tomás Ruiz Palacios, consignó: "La explicación detrás de la caída de los bonos se encuentra un 50% en factores externos y un 50% en locales".

Ruiz Palacios explicó que los bonos de países comparables con similar duración (tales como Angola, Egipto, Ucrania, Zambia o Turquía) en el último mes mostraron caídas cercanas al 4%. Y agregó: "El contexto global se tornó más desafiante, con la tasa a 10 años de EE.UU. presionando y generando un vuelo a la calidad".

No obstante, el economista de Cohen Aliados Financieros aclaró: "El mayor volumen de los bonos se opera afuera y no siempre desde acá tenemos acceso a la información que disponen esos agentes de mercado".

En tanto, Nicolás Vivieros, especialista en renta fija de Capital Markets Argentina, destacó que "las idas y vueltas con el FMI no ayudan", a la vez que "la mayoría de las noticias que vinieron de Washington por el momento fueron malas". 

Entre ellas, resaltó "la negativa de bajar la sobretasa", por un lado, y por otro que "en los últimos días ya se está hablando de un acuerdo recién para 2022".

Viveros, al igual que sus colegas, enmarcó lo que sucede con los bonos en un contexto negativo para emergentes y agregó que en el caso de Argentina tiene impacto la dinámica de las reservas internacionales.

Por su parte, Juan Manuel Pazos, economista jefe de TPCG Valores, indicó: "Hay un contexto menos favorable para economías emergentes. Y, del lado doméstico, hay un giro populista de la política económica, con más énfasis en soluciones de corto plazo y parches, que probablemente hagan más complicados los primeros meses de un programa del FMI. El combo de las dos cosas está castigando a los bonos".

En tanto, Santiago López Alfaro, presidente de Patente de Valores, subrayó que los bonos sufren los vaivenes con el FMI, la actualidad económica y cuestiones que caen mal en el mercado como los controles de precios. No obstante, señaló: "Es lógico que no haya grandes compradores de bonos argentinos y más ante la incertidumbre de una elección. Pero estos niveles de paridad son muy atractivos a largo plazo".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios