¿El testamento sirve?

Planificar hoy: qué hacer para proteger el patrimonio y evitar problemas a futuro

Planificar qué, cómo, para quién en relación al patrimonio es una tarea para encarar hoy, no cuando el reloj marca que ya se está entrando a la etapa de adulto mayor.

"El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora". Este proverbio chino, muy utilizado en el mundo de las finanzas para destacar el valor del "factor tiempo" en un plan tendiente a generar riqueza a largo plazo se amalgama también a la perfección con el paso que le sigue a ese primer objetivo.

Es que generar patrimonio para vivir una vida sin estrés financiero, requiere de algunos condimentos y medidas extras a la sola acumulación de riqueza de inmuebles o de dinero en una caja de seguridad. "No planificar es planificar para el fracaso", dice directo Martín Litwak, abogado y especialista en planificación patrimonial. ¿De qué se trata? De sumar a la planificación financiera (un término que ya tenemos un poco más arraigado), que incluye inversiones, seguros, estrategia impositiva, etc., una mirada aún más integral.

Dos expertos en gerenciamiento integral de patrimonio dejan algunos consejos a tener en cuenta no solo para la mejor gestión de los activos sino también para poder proteger mejor a la familia, acompañar los cambios (matrimonios, divorcios, hijos) y hacer un legado ordenado y tal como lo deseamos.

Juan Cruz Acosta Güemes, director de FDI Gerenciadora de Patrimonios va directo al grano: "A medida que se acumula patrimonio, hay que hacer una planificación legal, financiera, tributaria y sucesoria. No es solamente ‘qué' se posee, sino ‘cómo', es decir: titularidad directa o utilizando algún vehículo legal y ‘adónde' está el activo que se posee". Y agrega: "Adicionalmente, hay que tomar medidas para proteger ese patrimonio contra cualquier amenaza o ataque como puede ser un juicio de un tercero u otros factores que puedan afectarlo negativamente como divorcio, muerte, conflictos familiares, etcétera".

Martín Litwak, abogado y especialista en planificación patrimonial

¿De qué se trata exactamente la planificación patrimonial? "Consiste en determinar la forma o estructura jurídica que vamos a utilizar para adquirir, poseer y transferir cada activo que integra nuestro patrimonio, de manera tal de poder cumplir los objetivos de planificación sean cuestiones sucesorias, proteger los activos, reducir la carga tributaria; y al mismo tiempo mitigar los riesgos que afectan a todos los patrimonios como voracidad fiscal, ausencia de libertad testamentaria, falta de seguridad jurídica, entre otros", resume Litwak, que publicó recientemente el libro Planificación patrimonial para celebrities (Music Brokers, 2021), en el que narra algunos casos emblemáticos y cómo afectó la falta de previsión al resultado final.

Míos, tuyos, nuestros

"El principal beneficios de la planificación patrimonial radica en que, cuando planificamos, pensamos no solo en el hoy, sino también en el futuro a corto y largo plazo de las personas y sus familias", destaca Litwak. Y el dato cobra especial relevancia en una era en la que los modelos tradicionales de familia conviven con nuevos formatos y tipos de vínculos. Donde a menudo, una persona pasa por más de un matrimonio, parejas sin hijos, o con hijos de diferentes relaciones. También padres residiendo en países diferentes a los de sus hijos, y tantas otras situaciones como personas hay. En ese sentido, administrar, de algún modo, ese entramado complejo es la herramienta clave para evitar errores que llevan a pérdidas patrimoniales para todos o situaciones no deseables, argumenta el especialista.

"En nuestra experiencia, las familias ensambladas solamente se focalizan en el aspecto de convivencia y estado de los lazos familiares y afectivos. Generalmente ignoran, tanto por no saber como por no prestarle atención, las graves consecuencias patrimoniales que una familia ensamblada tiene", dicen, en tanto, desde FDI. "Los derechos de los hijos no dependen de la existencia de un matrimonio ni de su subsistencia. El divorcio disuelve el vínculo matrimonial pero nunca el de filiación. Entre otras cosas al ocuparse del tema empiezan a darse cuenta que puede haber efectos sucesorios distintos según qué miembro de la pareja fallezca primero", detalla Acosta Güemes.

"Cuando planificamos, pensamos no solo en el hoy, sino también en el futuro a corto y largo plazo de las personas y sus familias."

Sin endulzar la píldora, el ejecutivo asegura que rápidamente "les cae la ficha" de que casarse o no casarse es una decisión con profundas ramificaciones patrimoniales. "Cuando les decimos 'casarse es incorporar un socio y crear un heredero', nos miran sorprendidos por unos pocos segundos, y en seguida nos dicen "es cierto, nunca lo había pensado así".

El error que los especialistas ven que se repite con frecuencia es, justamente, no prever. "El error más común es no asesorarse e informarse correctamente de las herramientas que una persona tiene a disposición como el testamento, el fideicomiso o trust, las directivas médicas anticipadas. Vemos mucha gente que deja que el tiempo pase pensando que ya va a llegar el momento de poder planificar", dice el director de FDI. "Lo correcto es exactamente lo inverso de esta actitud: el mejor momento es ahora. Cuando ya es tarde para planificar, las soluciones dejan de ser tales y pasan a ser parches, improvisaciones o situaciones que son débiles e ineficaces para brindar la protección que una planificación efectuada a tiempo hubiera otorgado a esa familia", explica.

Con la mirada puesta más a largo plazo, pensando en el legado de los activos, muchas veces se cree, erróneamente, que la ley "decide" 100 por ciento por nosotros y que no hay margen alguno para -siempre dentro de lo que marca la legislación vigente- hacer movimientos que pueden resultar en una diferencia en la protección o bienestar que se le otorgue a algunos herederos, por ejemplo, por sobre otros. Sin embargo, si lo hay.

"Hoy las personas se pueden casar con separación de bienes, pueden hacer testamentos, trust, fideicomisos; pueden velar por el bienestar de cada uno de sus hijos de diferentes matrimonios, de sus cónyuges y ex cónyuges", postula Martín Litwak como uno de los aspectos claves de una buena planificación patrimonial.

¿Cómo lograrlo? Haciendo uso de las distintas herramientas legales que permiten ordenar la transmisión de los bienes y que, aunque su nombre nos suena y sabemos a grandes rasgos de qué se trata, no solemos utilizarlas. "La herramienta más sencilla es el testamento. Luego, en orden de complejidad, le sigue el armado de sociedades y fideicomisos tanto en la Argentina como en el exterior; los seguros y, finalmente, la mudanza internacional", detalla el abogado.

Juan Cruz Acosta Güemes, de FDI Gerenciadora de Patrimonios

"De mínima, las personas deberían tener un testamento", coincide Acosta Güemes. Esta conclusión es válida tanto si hay herederos forzosos como si no los hay. "El testamento no solamente nos permite designar herederos (dentro del marco que nos permita la ley de nuestro país de residencia) sino que también podemos establecer repartos concretos entre dichos herederos también respetando las pautas de esa ley."

"Sin testamento, la ley decide por nosotros", aporta a continuación. "Es menos útil ser heredero de un tercio de tres inmuebles distintos que ser heredero en un testamento que tenía establecido que a determinado heredero le correspondía determinado inmueble. No hace falta incurrir en grandes gastos para hacer un testamento asesorados por un profesional", asegura.

La donación en vida es otra herramienta de planificación patrimonial. Esto es muy útil "para el caso de los inmuebles. Se hace una donación reservándose el donante el usufructo vitalicio. Esto es mucho más sencillo para los herederos que tener que iniciar una sucesión por la titularidad del inmueble", detalla.

Trust

Para casos que requieren mayor sofisticación el fideicomiso o trust es una herramienta poderosa que permite protegernos desde el primer minuto de su creación y hasta el último instante de nuestras vidas, a la vez que nos da la posibilidad de dejar claramente establecido el traspaso de activos a los herederos sin tener que abrir una sucesión sobre esos activos.

"La emocionalidad, el pánico, los cambios de humor, la falta de tiempo, la carencia de conocimientos técnicos suelen causar estragos en los patrimonios."

En el caso de un trust, los bienes "salen del patrimonio del individuo o familia, lo cual implica, por un lado, una serie de ventajas impositivas que varían según el país y por otro que esos activos quedan automáticamente protegidos de cualquier acción legal por parte de eventuales acreedores, siempre que no haya habido fraude en la conformación y fondeo del trust", explica de modo sencillo Litwak. Otro punto importante es plantear una estrategia que sea acorde a cada tipo diferente de activos que posee un individuo. "Los bienes de fácil registración son los más amigables para planificar como inmuebles, automóviles y cuentas bancarias", enumera a continuación.

En cambio, aclara, hay otros activos más complejos. Es el caso de los bienes no registrables como joyas en cajas de seguridad, activos digitales y cripoactivos (monedas y NFTs), también ciertas obras de arte donde puede existir discrepancia sobre su valor real y las empresas familiares, donde se da también este mismo inconveniente.

En cuanto al costo de hacer un gerenciamiento profesional del patrimonio, Acosta Güemes remarca que es un servicio que tiene un costo de base y, "salvo en los casos de patrimonios que no tengan suficiente valor monetario para hacer frente a ese costo, en todos los demás es más caro no contar con ese gerenciamiento que invertir en tenerlo".

¿Por qué es más costoso no tener un plan que sí invertir en planificación patrimonial? "La emocionalidad, el pánico, los cambios de humor, la falta de tiempo, la carencia de conocimientos técnicos suelen causar estragos en los patrimonios", desmenuza Acosta Güemes y cierra con una aseveración que al menos debería dejarnos pensando: "La idea es que el patrimonio esté a nuestro servicio y no al revés", plantea. 

La versión original de esta nota se publicó en el número 340 de revista Apertura.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios