Rofex

Dólar futuro: se contrae fuerte el volumen en Rofex pero el mercado ya le puso fecha a la devaluación

En el mercado de dólar futuro, octubre cerró con un volumen operado que fue un 27% menor respecto a septiembre. Cuál es la cotización del dólar esperada

El mercado está dando señales sobre las expectativas devaluatorias menores para 2022 aunque mantiene la cautela mirando a 2023.

Tanto las tasas en Rofex, el volumen en ese mercado y el interés abierto, combinado con la posición vendida de dólar futuro menor por parte del BCRA da cuenta que la tensión cambiaria cedió en el margen. Los bonos dólar linked también dan cuenta de la misma sensación en el mercado.

La Pax cambiaria duraría en los próximos meses, aunque el mercado sigue viendo un verano cambiario caliente.

El triunfo de Lula en Brasil trajo alivio a Argentina: por qué la apreciación del real es festejada por el BCRA

Oportunidad de carry trade: en tres meses rindió más de 200% anual en dólares

Menos expectativa devaluatoria para 2022

Hay un combo de señales que apunta a mostrar que hay una menor búsqueda de cobertura cambiaria de corto plazo, lo cual que coincide también con una menor expectativa devaluatoria de corto plazo.

Por un lado, el volumen operado en Rofex de dólar futuro cayó en octubre fuertemente respecto del de septiembre.

En el mercado de contratos de dólar futuro, octubre cerró con un volumen operado que fue un 27% menor respecto a septiembre.

El viernes 28 de octubre fue el día con mayor volumen de operaciones con 1.406.000 contratos, y representó tan solo un 66% del volumen de la última rueda de septiembre.

Además, el interés abierto promedio de la última semana del mes (4,33 millones) fue un 14% menor que el de la última semana del mes pasado.

Por otro lado, la curva dólar linked se desplazó al alza a lo largo del mes y los últimos meses.

Hoy las tasas son menos negativas que hace un mes, mientras que en el tramo largo, los rendimientos de la curva dólar linked se ubica en terreno positivo, por encima del 5%.

Es decir, si las tasas son mayores, implica que hay menos demanda de estos bonos, y por lo tanto, refleja una búsqueda de cobertura cambiaria menor, en el margen.

La tensión cambiaria fue disminuyendo en las últimas semanas y meses gracias a la llegada del dólar soja y a una reducción de las expectativas, las cuales se había desanclado durante la crisis de junio y julio, antes de la llegada de Massa.

Las menores expectativas cambiarias se trasladaron también a la posición vendida del BCRA. 

Según los últimos registros oficiales, el BCRA cuenta con una posición vendida de dólar futuro de u$s 3131 millones, cayendo más de un 50% respecto del pico de u$s 7000 millones de julio.

Finalmente, las tasas implícitas en los futuros de ROFEX también cedieron sensiblemente en toda la curva, con excepción de los contratos que vencen a partir de junio 2023 (los de menor volumen operado).

Es decir, lo que muestran las curvas es que el mercado espera que la calma cambiaria se mantenga en los meses que quedan de 2022.

Según explican desde PPI, las abruptas caídas incluso se dieron en los contratos no intervenidos por el BCRA, que suelen ser las posiciones que vencen a partir de T+2

"Por su volumen tradeado, se destacan los movimientos mensuales en la tasa de noviembre, que se desplomó 1760 puntos básicos (pbs) de una TNA de 121,2% a 103,6%, y la de diciembre, que se hundió 1590 pbs de 126% a 110,1%. En tanto, las tasas de enero a mayo 2023 exhibieron bajas de entre 450 y 1110 puntos básicos, deslizándose desde el rango 122,5-127,3% a 114,4-118,1%", dijeron.

Desde PPI agregaron que, aún con semejante desplome en las implícitas, el mercado espera que el crawling peg siga acelerándose en los próximos meses, aunque en menor medida que hace un mes.

Según sus datos, la TNA de noviembre en Rofex equivale a una suba mensual del dólar de 8,6%, versus la tasa del 10,1% en la que operaba el mercado a fin de septiembre.

Por otro lado, la tasa de diciembre opera en 9,2%, versus el 10,5% anterior.

Mirando el 2023

Lo que está viendo el mercado es una calma cambiaria que se va a ir agotando conforme nos acerquemos a 2023.

En cuanto a la dinámica de precios dentro de la curva, los analistas de Cohen explicaron se registraron bajas en el tramo hasta mayo 2023 pero que el remanente hasta octubre de 2023 varió en el mes un 2,85% positivo, y el contrato a septiembre lo hizo en 3,91% en 2 semanas.

Desde la compañía señalan que esto refleja que las expectativas de devaluación del mercado se trasladaron al año que viene.

"Para los 2 meses restantes del año, la devaluación promedio se ubica en 8,40%, cuando a comienzos del mes era del 9,32%, mientras que la esperada para los primeros 9 meses del 2023 se ubica en 6,78% y del 8% para el primer trimestre, cuando a principio de octubre era del 5,85% - sin contar el mes de septiembre - y del 7,61% respectivamente", detallaron.

En paralelo a que las expectativas devaluatorias en Rofex cayeron en el corto plazo, el BCRA aceleró el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial.

El BCRA cerró octubre con un ritmo de crawling peg de 6,3%, siendo el más alto en la era de Alberto Fernández. El ritmo de devaluación mensual de 6,5% equivale a una TNA de 79,1% o una TEA de 115,2%.

Este sería el mayor aumento mensual desde agosto 2019, cuando el dólar oficial se disparó 34,7% luego de que Macri perdiera las PASO a manos de Fernández.

La menor expectativa devaluatoria de corto plazo expresada en Rofex, combinado con una aceleración del crawling peg genera un acercamiento en las expectativas de corto en el mercado y el actual ritmo cambiario impuesto por el BCRA.

Sin embargo, se mantienen altas las proyecciones de devaluación oficial para el mediano plazo por parte del mercado.

Es decir, los analistas proyectan una mayor tensión cambiaria hacia adelante.

Los analistas de Banco Mariva coinciden en que la expectativa de devaluación mensual implícita sigue disminuyendo aunque advierten que en el mediano plazo, dichas sospechas se mantienen.

"La acción reciente del precio de los bonos dólar linked probablemente refleje una acomodamiento en las expectativas del mercado con respecto a la política cambiaria. Los últimos anuncios sobre restricciones a la importación y dólares caros para el turismo redujeron la presión de devaluación sobre el tipo de cambio oficial", dijeron.

Además agregaron que, "de cara al futuro los movimientos esperados del tipo de cambio se ubican por encima del IPC mensual implícito, lo cual implícita una expectativa de depreciación real".

Del mismo modo, Roberto Codina, trader de Aurum Valores, ve a esta calma como transitoria.

"Es esperable que dichas expectativas van a volver, con suba del contado con liquidación en algún momento hacia adelante. Allí, la expectativa de devaluación va a volver a crecer y en esos momentos los dólares linked podrían tener una buena performance por la cobertura mediante bonos, Rofex y mayores suscripciones a los fondos dólar linked", afirmó.

Finalmente, Martin Yanzon, head trader de Conosur Investments, remarca que las expectativas comienzan a trasladarse hacia 2023.

"Hay un rolleo de posición que no es trivial. Había muchos comprados en la idea de que había una devaluación en 2022 pero ese flujo se empieza a pasar hacia 2023. Las coberturas a 2023 comienzan a tener volumen y se empiezan a armar las posiciones, con tasas muy atractivas. Es decir, vemos que se empieza a armar mercado en 2023", comentó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.