La entrevista

Max Capital: "No va a haber un salto devaluatorio este año"

En esta entrevista con El Cronista, Nicolás Guaia, CEO de Max Capital Asset Management, analiza cuáles son los activos que recomienda para buscar cobertura en la previa de las elecciones y pronosticó que el Gobierno no devaluará el peso en lo que resta del año.

Nicolás Guaia dejó en 2022 Santander Manager Asset, donde había hecho una exitosa carrera durante diez años, para sumarse a las filas de Max Capital Asset Management. El economista de 38 años asumió un desafío enorme: incorporarse como managing partner y liderar la nueva área de la ALyC.

Desde sus oficinas en Buenos Aires, Guaia hace un repaso sobre el escenario financiero global y local, cree que habrá una recesión corta en Estados Unidos y que no habrá un salto devaluatorio antes de las elecciones en Argentina. Al mismo tiempo, indica cuáles son, según su opinión, los activos más seguros en este contexto.

La presente entrevista fue publicada originalmente el pasado jueves 20 en La City, el newsletter de Finanzas y Mercados de El Cronista.

-¿Cómo se puede mejorar el mercado de capitales en Argentina teniendo en cuenta que es un tan chico?

No es fácil. Muchas cosas se pueden hacer en el mercado de capitales, pero primero necesitas, en mi opinión, mayor movilidad de capitales. Muchas de las restricciones que tenemos hoy, muchas de las cosas que no nos dejan crecer como mercado de capitales, tienen que ver con la inestabilidad macro, que hace que la demanda de pesos sea muy baja y, por otro lado, que haya muchas restricciones para mover activos financieros. Podrías tener, por ejemplo, fondos comunes Latam, Europa, Estados Unidos. Hoy en día eso no se hace porque se prioriza restringir o mantener todas las inversiones lo más locales posibles. Una apertura regulatoria podría ser un gran impulso, pero primero se tiene que ordenar la macro.

-Estamos en un año electoral y siempre el contexto político incide mucho en las inversiones. ¿Qué activos son los más seguros para transitar este año en Argentina?

-Todo depende mucho de quién es uno. Si uno fuera un inversor promedio o persona jurídica que tiene que cubrir un balance, lo primero que puede hacer es cubrirse contra la moneda. Si tenés una empresa que capaz está expuesta a exportaciones e importaciones, muchos están optando por activos dólar linked, precisamente corporativos, muchos pagarés, bonos dólar linked, fondos dólar linked, porque priorizan calzar su balance. Los que no necesitan calzar su balance optan más por activos que se atan a la inflación, porque esperan que sea otro año en el cual la inflación le gane al tipo de cambio, por lo menos por un par de puntos. Pero lo que pasa con el CER es que hay pocas alternativas de inversión. Otros que no necesitan cubrir su balance, prefieren igual dólar linked porque pueden acceder a deuda corporativa, que hoy parece ser más estable que la deuda pública.

-El Gobierno introdujo muchos cambios respecto a los bonos, a partir del anuncio de la venta de los Bonar en manos de organismos públicos. En ese contexto, ¿ves a esos títulos como una oportunidad?

-Las restricciones afectan más que nada la liquidez de los activos, pero el riesgo percibido entre una ley y la otra no debería cambiar por los cambios regulatorios actuales. La diferencia entre un bono ley local y un ley extranjera es la percepción de riesgo más que nada y algo de liquidez, pero la liquidez es uno de los factores menores en cuánto se decide el spread entre uno y otro.

-¿Qué ves más interesante: apostar por bonos CER o dolarizar la cartera en un contexto de trade electoral?

-Creo que no va a haber un salto devaluatorio este año. Pero yendo a lo que es más importante, que es el perfil de riesgo de cada uno, por una cuestión de cobertura y para mantenerse en el activo menos riesgoso yo priorizaría la dolarización de cartera.

-¿Qué estrategia pedirá el mercado en las licitaciones de deuda de abril?

-El mercado hoy en día está fracturado entre los instrumentos 2023 y post 2023 ¿no? Todo lo que sea 2023 corto por ahora parecen no tener problemas de rolleo. Eso va a tener algún tipo de continuidad. Si se emiten activos cortos no va a haber problema. Ya para activos más largos el mercado empieza a pedir otro tipo de garantías, como por ejemplo el PUT que se le vendió a los bancos, para poder cruzar el año electoral que es lo que hoy tiene al mercado bastante inquieto.

-Y esas garantías, ¿está el Tesoro propenso a darlas a otros inversores aparte de los bancos?

-Llega un punto en que la tasa no alcanza para tranquilizar a los mercados cuando la percepción de riesgo pasa cierto umbral. El mercado pide otras cosas. En este caso, la tasa no es garantía suficiente en este contexto, con lo cual veo ese tipo de instrumentos cada vez más comunes de acá a las elecciones.

-¿Y cuánto complica a la renovación de la deuda el ruido político, cuando, por ejemplo, la oposición habla de que la deuda es impagable?

-Sí, sin duda impacta. Hoy en día el resultado electoral es bastante incierto pero parecería ser que puede haber un cambio de Gobierno, con lo cual se escucha bastante a las políticas que están planteando desde la oposición. Plantean que tienen intenciones de pagar pero siempre dependiendo qué es lo que reciban, con lo cual condicionan las condiciones actuales y no sólo lo que vayan a recibir. El no asegurar continuidad genera hoy un problema de rolleo de deuda.

-Tras el dato de inflación de marzo, en Estados Unidos el mercado espera una última suba de tasas en mayo. ¿Estamos en el final del bear market?

- El dato de inflación salió bien, pero no tan bien. Tiene un componente de inflación core más alto que el esperado. Sin embargo, el mercado ya está lateralizando. El S&P 500 por lo menos dejó de caer en los últimos seis meses. Bajamos de una inflación anual arriba del 7% a una más cerca del 5%. Eso trajo bastante tranquilidad a los mercados porque por más que sí siga siendo una inflación resiliente, por lo menos frenó la aceleración. Creo que sí va a haber una suba más a menos que empiecen a caer más bancos, algo que parece no ser el caso. Probablemente haya una suba más porque todavía la tasa real de corto plazo está muy cerca de cero, estamos en 4,75 y con 25 puntos básicos estaríamos también muy cerca de 5, con lo cual la tasa real sigue en cero con una economía bastante sólida, tenemos casi pleno en pleno en Estados Unidos. Por el lado de la actividad, hoy la Fed parecería que tiene cierto lugar para aumentar un poco la tasa.

-¿Y qué escenario ves más probable? ¿Recesión o un aterrizaje suave?

-Con estos niveles de actividad, si no hay un cisne negro, lo más probable es que haya un aterrizaje suave, que sea una recesión corta. Si, además, la Fed acompaña con tasas altas y no tiene ninguna restricción para mantenerlas altas, lo más probable es que haya una leve recesión porque hoy la actividad está muy sólida. No hay razones para creer que haya un hard landing en Estados Unidos. 

-¿Por qué todos los ojos de los mercados están puestos en la Reserva Federal y no tanto en el Gobierno de Joe Biden?

-A la Fed se le está dando una responsabilidad que capaz no es propia de ella. No sólo tiene que pelear contra la inflación y cuidar la moneda, sino también paliar recesiones. Se le está pidiendo a la Fed que se haga cargo de absolutamente todo. También los gobiernos tienen que hacer su parte y estimular la demanda por otro lado y no sólo usar la parte monetaria.

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • DP

    dario paravano

    21/04/23

    no dijo nada como todo seudoexperto, muy común en estos tiempos.

    0
    0
    Responder