Cedears

Las tecnológicas acaparan y distorsionan al S&P 500: seis acciones explican el 25% del índice

Las FANMAG (Facebook, Amazon, Netflix, Microsoft, Apple y Google), explican el 22,6% del S&P 500. La correlación entre el S&P500 y el mismo índice igualmente ponderado colapsó a un mínimo histórico, una señal de techo en el pasado.

El sector tecnológico está generando una elevada distorsión en el S&P 500. Este último índice permanece en zona de máximos históricos, al igual que las tecnológicas mientras que otros sectores ya se encuentran en zona de corrección. Casi el 25% del índice S&P 500 esta liderado por seis acciones tecnológicas.

La correlación entre el S&P 500 y el mismo índice igualmente ponderado colapsó a mínimos históricos. La última vez que esto ocurrió coincidió con el estallido de la burbuja de las puntocom.

Entre las 10 compañías con mayor ponderación dentro del S&P 500 se destacan Apple con un 5,9%, Microsoft un 5,6%, Amazon un 4,09%, Facebook 2,3%, Google 3,98%, Tesla 1,44%, Nvidia 1,37%. Todas ellas son tecnológicas y en conjunto representan un 24,7% del índice.

Si solo incluimos las FANMAG (Facebook, Amazon, Netflix, Microsoft, Apple y Google), queda explicado el 22,6% del S&P 500.

Por esto es que la dinamitica del mencionado índice se encuentra aislada de lo que está ocurriendo con el resto de las acciones y sectores.

Mientras que el sector tecnológico acumula una suba del 11,8% desde comienzo de junio a la fecha, el S&P 500 sube 5,1%. Sin embargo, el resto de los sectores opera con pérdidas desde entonces.

El sector aerocomercial es el que más cae, con un deterioro del 14%. Lo siguen el energético, que cae 6,1%, Materiales, que pierde 6%, el sector financiero, que retrocede 4,1%, y el industrial, con una baja de 1,1%.

Es decir, la gran mayoría de los sectores opera con pérdidas en las últimas semanas. Sin embargo, el S&P 500 registra ganancias y sigue operando en zona de máximos históricos.

Esto se da ya que claramente las tecnológicas sobre-ponderan dentro del principal índice bursátil estadounidense.

José Ignacio Bano, gerente de research de InvertirOnline, explica que se está dando un fenómeno en el que la dinámica del S&P 500 no coincide con el resto de los índices debido a la alta ponderación del sector tecnológico.

"Hay muchos defensores de los índices que son igualmente ponderados, sin embargo, creo que está bien que se pondere a las compañías ganadoras y se le quite protagonismo a las que no lo son. El S&P 500 va cambiando su composición y se tiende a premiar a los ganadores, sobre ponderando a las líderes", dijo 

"Efectivamente hoy tenemos un S&P 500 liderado por las tecnológicas, y está bien que sea así ya que es el sector más ganador en los últimos tiempos. Apostar al S&P 500 te permite estar bien posicionado en acciones de largo plazo y evitar a que uno mismo tenga que hacer una selección de los sectores o acciones ganadoras", agregó.

Por su parte, Mauro Mazza, research de BullMarket Brokers, resalta que el Nasdaq "se comió al S&P 500" en referencia a la elevada ponderación de las tecnológicas dentro del índice.

"Las empresas de crecimiento se comieron a las empresas de clase que son las tradicionales, las que tienen negocios sólidos y generan una renta estable basadas en los dividendos, lo que históricamente caracterizó al S&P 500. Ahora tenemos un índice que es todo expectativa de crecimiento. Si bien Apple y Amazon se están transformando en colosos que deberán tener una política de dividendos, por ahora no se sienten presionados por los fondos para esto", afirmó.

Ahora bien, si se le quitara la sobre-ponderación del sector tecnológico al S&P 500 y se le asignara una misma ponderación a todas las acciones dentro del índice, es decir, un índice igualmente ponderado, se vería una ganancia de solo 0,73%. Se ubicaría así más cerca de la mitad entre una ganancia de casi el 12% del sector tecnológico y una pérdida del 14% de las aerolíneas.

Esto refuerza la idea de que las acciones del sector tecnológico están distorsionando parcialmente la actualidad del mercado bursátil.

Julio Calcagnino, analista de mercados de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, agregó que haciendo un análisis de las ganancias acumuladas rueda por rueda en 2021, se mantuvo una suerte de outperform de parte del S&P 500 equal weighted por sobre el S&P 500 y el tecnológico.

Es decir, que el S&P 500 y el sector tecnológico tuvieron una performance mejor que el índice S&P 500 igualmente ponderado.

Calcagnino resalta el rol del sector tecnológico dentro del S&P500 y en un contexto de coronavirus. "Tenemos que irnos dos años hacia atrás para ver una performance relativa peor de las acciones tecnológicas. Tras la crisis del coronavirus, las compañías tecnológicas operaron en cierta forma como papeles ´defensivos´ al estar relacionados principalmente con el teletrabajo y el entretenimiento hogareño", advirtió el analista de mercados de TSA.

¿Señal de techo?

La correlación entre el índice S&P 500 y el mismo índice igualmente ponderado colapsó recientemente a mínimos históricos.

La relación entre ambos índices solía ser bastante elevada como reflejo de una distribución poco sesgada y bastante equitativa entre los distintos sectores y acciones. Sin embargo, debido a la elevada ponderación del sector tecnológico, dicha correlación colapsó, pasando de 0,99 a 0,84.

Como dato clave, la última vez que el sesgo fue tan alto como ahora, el S&P 500 estuvo cerca de evidenciar el techo previo al estallido a la burbuja de las puntocom.

Nicolás Mihura, analista de Grupo Invertir en Bolsa (IEB), coincide en que la gran ponderación de las tech en el S&P 500 (por arriba del 30%), generan una distorsión cuando se lo comparara con índices que no tienen en cuenta la ponderación de las empresas.

El especialista no ve riesgos en esta dinámica pese a lo que ocurrió en el pasado con las puntocom.

"Veo lejos un escenario tipo puntocom, principalmente porque si analizamos las valuaciones de las compañías, previo a esa crisis, empresas de ese tipo tenían valuaciones por encima de 300 veces sus ganancias y muchas de estas compañías incluso no tenían mucho valor agregado, cualquier cosa que fuera puntocom subía", dijo.

A su vez agregó que hoy en papeles como Apple o Facebook, empresas con negocios sólidos y con mucho potencial de crecimiento aun, tienen valuaciones que, si bien pueden parecer altas, están en niveles de entre 30 y 40 veces sus ganancias.

"Creo que de largo plazo hay que ser selectivo en que sector invertir, y tener en cuenta que estamos en un contexto de constante y violenta rotación entre sectores", estimó.

Finalmente, Mazza resalta que la clave actualmente pasa por entender lo que están haciendo y pensando la secretaria del Tesoro en Estados Unidos, Janet Yellen, y el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell.

"Hay dos hojas de ruta, dos coordinaciones distintas en la diplomacia americana, la financiera encabezada por los banqueros centrales y la otra la que fijan las cancillerías. China y Estados Unidos están coordinados en domar la inflación en dólares. Y están tomando medidas para pinchar la situación en commodities y así evitar que las tasas se disparen. Las empresas de tecnología hoy dependen más del éxito que tengan China y EE.UU. en desinflar el mercado de commodities con controles y regulaciones que del propio crecimiento como empresas. No es poca cosa", comentó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios