En la mira

La estrategia del Gobierno con la deuda puede restar interés en próximas licitaciones

El precio del dólar blue podría ir al alza si el Gobierno no consigue refinanciar los próximos vencimientos que tiene.

En esta noticia

El precio del dólar blue podría ir al alza si el Gobierno no consigue refinanciar los próximos vencimientos que tiene de la deuda en pesos, porque es una demanda que podría ir al MEP o al CCL y, por ende, provocar un alza en el billete informal. 

"La operatoria de los Bonares podría llegar a afectar a la deuda en moneda local", alerta un paper realizado por Invecq.

Dólar Bolsa: ahora los bancos piden operar contado con liquidación para clientes 

Reordenan la deuda en dólares y cambian el mercado para achicar la brecha 

Dólar bajo presión

Si existiera la demanda para comprar estos Bonar -títulos públicos en dólares de legislación argentina- como apunta el Gobierno, la pregunta es de dónde saldrán los pesos para adquirirlos. 

Si, tras la reciente y pronunciada caída de precios, los privados vieran una oportunidad de "rotar" desde bonos en pesos hacia Bonares, podrían verse desarmes en posiciones de deuda en pesos y, paradójicamente, terminar afectando las licitaciones, uno de los pilares del 2023.

El precio del dólar blue podría ir al alza si el Gobierno no consigue refinanciar los próximos vencimientos que tiene de la deuda en pesos, porque es una demanda que podría ir al MEP o al CCL y, por ende, provocar un alza en el billete informal. 

Además, subrayan que no queda claro que la mera flexibilización de la restricción a operatoria de Bonares con cartera propia de los Alyc genere demanda.

Riesgo corporativo

Estos títulos de deuda cotizan a entre 24 y 27 centavos por cada dólar que prometen pagar y el mercado tiene una clara preferencias por el riesgo corporativo o, incluso, subsoberano (provincias) versus el soberano (Gobierno Nacional).

Incluso, los Bonar, por regirse bajo ley argentina, tienen un descuento implícito versus los globales (precios en pesos) que oscila entre el 7% y 17%. En este sentido, sería esperable que el primer impacto se vea en las paridades: la oferta que no encuentre demanda deprimirá los precios.

Si, tras la reciente y pronunciada caída de precios, los privados vieran una oportunidad de "rotar" desde bonos en pesos hacia Bonares, podrían verse desarmes en posiciones de deuda en pesos y, paradójicamente, terminar afectando las licitaciones, uno de los pilares del 2023.

De recompra a reventa

Por otro lado, desde la consultora dirigida por Esteban Domecq advierten que se trata de una pésima señal para el mercado: "Pasamos de la recompra a la reventa".

Con datos oficiales de la Tesorería General de la Nación el Gobierno a fines de febrero había recomprado deuda (Globales) por aproximadamente u$s 1616,8 millones de valor nominal (más de u$s 525 millones a valor de mercado a fines de febrero) a precios que oscilaban entre los u$s 33 y los 37 dólares. 

Actualmente, el Gobierno muestra que está dispuesto a que las entidades vendan su tenencia de Bonares a precios que oscilan entre u$s 23 y 27 dólares.

Pase de manos

Asimismo, aunque el stock de deuda en moneda extranjera de legislación local no aumentaría, su reventa al sector privado implicaría un aumento de la tenencia privada, pues pasaría de manos públicas a manos privadas.

Estos títulos de deuda cotizan a entre 24 y 27 centavos por cada dólar que prometen pagar y el mercado tiene una clara preferencias por el riesgo corporativo o, incluso, subsoberano (provincias) versus el soberano (Gobierno Nacional).

Aparte, no queda claro qué hará el Gobierno con los Globales. Si bien algunas autoridades indicaron que la idea sería "deslistarlos", el proceso dista de ser inmediato. 

La tenencia en cartera de estos títulos le deja la puerta abierta al Gobierno para salir a revenderlos en pesos para controlar los dólares financieros.

Financiar la deuda

Este es un nuevo indicio de lo ajustado que está el programa financiero del Gobierno. Uno de los dos grandes objetivos de las medidas es conseguir más pesos para cubrir los vencimientos de deuda.

Asimismo, aunque el stock de deuda en moneda extranjera de legislación local no aumentaría, su reventa al sector privado implicaría un aumento de la tenencia privada, pues pasaría de manos públicas a manos privadas.

Algunas autoridades del Gobierno indicaron que estas medidas tienen por objetivo darle profundidad al mercado de bonos en dólares ley local, reducir la deuda pública ley extranjera, eliminar restricciones de operatoria de Bonares para generar demanda por estos activos, ganar capacidad de acción estatal para incidir en la cotización de los dólares financieros y absorber excedentes de pesos.

"Nuestra interpretación es que esta batería de medidas tiene dos grandes objetivos: conseguir financiamiento para el Tesoro y, en menor medida, contar con mayor poder de fuego para intervenir los dólares financieros", concluye el research de Invecq.

Temas relacionados
Más noticias de dólar
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.