Obligaciones negociables

El mercado ve cara a la deuda corporativa, pero aún es refugio en la antesala electoral

Ante la falta de instrumentos para cubrirse de los riesgos cambiarios y crediticios del crédito soberano, los inversores se abalanzaron hacia la deuda corporativa. Las ON operan con tasas bajas y analistas creen que están caras.

En esta noticia

La renta fija corporativa han visto incrementarse su demanda en la antesala electoral, en medio de una búsqueda de cobertura cambiaria y evitar el riesgo crediticio soberano.

Este mayor aumento en la demanda provocó una fuerte caída en los rendimientos de los bonos, ubicando a dichos instrumentos en valuaciones elevadas.

Los analistas ven caras a las Obligaciones Negociables (ON) y recomiendan cautela y selectividad a la hora de incorporar papeles.

Inversiones con la inflación en la mira: las claves de cuatro expertos de la CityCon la brecha en máximos, el mercado da sus últimas señales preelectorales

 Mayor demanda por las ON

Antes de las elecciones, el mercado buscó estar dolarizado y con un menor nivel de exposición a activos de deuda soberana ante los riesgos de una transición desordenada y en medio de un deterioro de las variables económicas y financieras.

En ese sentido, y ante la falta de instrumentos para cubrirse de los riesgos cambiarios y crediticios del crédito soberano, los inversores se abalanzaron hacia la deuda corporativa de manera abrupta.

Esta fuerte demanda provocó un rally en el precio de los bonos y una fuerte caída en los rendimientos de dicha deuda, tanto para las obligaciones negociables de legislación local como de ley internacional.

Hoy la renta fija corporativa opera con tasas de interés muy bajas dado el riesgo crediticio argentino.

Según datos recopilados por los analistas de Buenos Aires Valores, las curvas de bonos corporativos de ley local operan con tasas del tramo muy corto de entre 2% y 4% en dólares.

Para duration mayor a 0,5 años, las tasas rondan en niveles de 1% y hasta 10%. Incluso, créditos como Arcor a 2025 opera con tasas negativas de -2%.

Yendo a la deuda corporativa de ley internacional, los bonos operan en su gran mayoría con tasas promedio del 10%.

Los mejores créditos operan con rendimientos de 8% en promedio, mientras que los bonos de menos calidad crediticia operan con tasas que van entre el 15% y 20%.

Incluso hay papeles que operan con tasas de entre 6% al 8%, lo cual implica entre 100 y 300 puntos básicos más respecto de lo que rinde un bono del Tesoro estadounidense, dejando entrever que los spreads de la deuda corporativa están muy bajos, es decir, operan con valuaciones elevadas.

Debido a los bajos niveles de las tasas de interés de la deuda corporativa, los analistas encuentran que estos instrumentos se encuentran caros y remarcan la conveniencia de tener cierta cautela y selectividad sobre los créditos de las grandes empresas argentinas.

María Moyano Hidalgo, Sales Trader de Adcap Grupo Financiero, explicó que los bonos corporativos sirvieron todo este año como refugio para los inversores que querían salir de la deuda soberana.

"Tanto los bonos corporativos de mayor calidad como los de calidad mediana ya estaban caros. En este sentido, en términos históricos, ambos bonos -de distinta calidad- tienen muy bajo upside. Sin embargo, los bonos corporativos de alta calidad tienen un menor riesgo a la baja frente a los de mediana calidad", comentó Moyano Hidalgo.

En ese sentido, remarcó que si bien encuentra caros a los bonos corporativos, entiende que estos van a seguir siendo refugio de valor.

"Aun cuando tengan un downside significativo, es posible que el mercado se sienta atraído por este tipo de activos financieros, por la reputación de sus emisores y su capacidad de pago. En épocas pre-electorales, estamos recomendando cambiar hacia activos que probablemente mantengan su alta paridad debido a ser considerados como un refugio seguro", detalló.

Los analistas de la Consultora 1816 detallaron que los bajísimos rendimientos de las obligaciones negociables hard dólar locales reflejan una creciente demanda de activos dolarizados por parte de inversores locales que, por restricciones cruzadas con el MULC, no pueden operar contado con liquidación.

Por su parte, Juan Pedro Mazza, estratega de Cohen, coincide en que encuentra que la deuda corporativa está cara en el sentido de que en estas tasas que ofrecen estos instrumentos no parecería que vayan a ofrecer ganancia de capital.

"Creemos que las obligaciones negociables están caras y las recomendamos únicamente a clientes que tengan algunas restricciones para el resto de los instrumentos, o que quieran aislarse del riesgo soberano argentino", comentó Mazza.

Oportunidades en ON

Hacia adelante, el mercado probablemente vaya a seguir buscando instrumentos dolarizados e intentando minimizar la exposición al soberano, por lo que los analistas señalan que es esperable que los inversores sigan demandando activos de deuda corporativa.

En cuanto a la estrategia, Mazza afirmó que, en el mundo de obligaciones negociables de ley extranjera, encuentra valor en Mastellone al 2026, que opera con una TIR del 8%.

También ve valor en Aeropuertos Argentina al 2031 (que está en 8,2%), el bono de YPF garantizado a 2026 y, por último, el bono de Telecom, que, según Mazza, es uno de los más estables en términos de volatilidad, vence en el 2026 y paga una tasa de 7%.

Por el lado de los bonos de Argentina, Mazza afirmó que le gusta el de Pampa a 2025 (paga una tasa de 4%), el Bono YPF 2026 (paga una tasa de 3%) y el Loma Negra 2026 (paga una tasa de 5%)

En materia de inversiones, Moyano Hidalgo aclaró que, actualmente, los fondos de deuda corporativa priorizan sobre todas las cosas la calidad de los créditos para sobrellevar mejor la volatilidad típica de los periodos pre-electorales.

"Los bonos corporativos que estamos sugiriendo a nuestros clientes son Genneia 27, YPF Luz, YPFDAR 26, PAMPAR y AEROAR 31", afirmó.

Finalmente, dentro del universo corporativo, desde Facimex Valores señalaron que actualmente se encuentran priorizando los bonos de TGS 2025 (TSC2O), Pampa Energía 2027 (MGC1O), YPF Luz 2026 (YFC2O) y Genneia 2027 (GNCXO).

Temas relacionados
Más noticias de Deuda

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés