Bear market del S&P MervalExclusivo Members

Cuáles son las acciones que más bajan y pueden ser una oportunidad

Se suele señalar en Wall Street que cuando un activo baja más del 20% desde sus máximos, ingresa en bear market. Hay acciones en pesos que retroceden incluso hasta 40%. Cuáles son los papeles elegidos por los analistas.

En esta noticia

Las acciones en pesos muestran una caída mayor al 20%. Se suele señalar en Wall Street que cuando un activo baja más del 20% desde sus máximos, ingresa en bear market.

Hay acciones en pesos que retroceden incluso hasta 40%.

El mercado espera más señales desde la política y logros económicos por parte del Gobierno para especular con nuevas subas en las acciones. Cuáles son los papeles elegidos por los analistas.

Bonos de ley local vs. extranjera: hay una oportunidad, y es ahoraCuánto deben subir las acciones argentinas en Wall Street para volver a sus máximos históricos

 En "Bear market"

Generalmente, cuando un activo financiero cae más de un 20% desde sus máximos previos se lo considera que ingresa en un mercado bajista (bear market).

Tomando esta definición, podríamos decir que el S&P Merval acaba de ingresar en un mercado bajista ya que acumula una merma del 24% desde sus máximos previos.

Si bien esta definición sobre mercado bajista está institucionalizada en Wall Street, no es del todo exacta cuando al mercado se lo analiza desde el punto de vista técnico.

Lo que queda claro en un gráfico de largo plazo del índice local es que el S&P Merval en pesos se mantiene en una tendencia alcista de muy largo plazo.

De cualquier manera, no deja de llamar la atención de que en febrero cae 21% y que desde sus máximos cae 24%.

Tomando casos puntuales, vemos que, dentro del sector financiero, las acciones Grupo Financiero Galicia bajan 18% en pesos desde sus picos previos, mientras que las acciones de Banco Macro retroceden apenas 11%.

En cambio, las acciones de Grupo Supervielle se muestran más débiles, al retroceder 29% desde los máximos, en tanto que BBVA Argentina baja 17%.

Otras acciones del sector financiero como BYMA y Grupo Financiero Valores registran pérdidas de 24,5% y 20% respectivamente, por lo que técnicamente también estarían en un mercado bajista en pesos.

Casos como YPF retroceden 18%, mientras que Pampa baja desciende 31% desde sus máximos en pesos alcanzados a comienzo de año.

Otras acciones del sector energético bajan 31% como el caso de Edenor, en tanto que TGS y TGN retroceden 28% y 34% respectivamente, por lo que todos estos casos se ubican en bear market.

Las acciones de Transener también bajan más del 20%, acumulando una merma del 25% desde sus máximos.

Acciones muy arbitradas al tipo de cambio y dentro del grupo de los "papeles duros" del índice como Aluar, Ternium y Loma Negra también transitan un mercado bajista.

Las acciones de Aluar descienden 40% desde sus máximos, mientras que Ternium baja 34%. 

Finalmente, Loma Negra retrocede 30% desde los valores más altos alcanzados en enero.

Otros papeles dentro del índice local como Telecom (baja 27% desde sus máximos), Comercial del Plata (cae 18% desde sus picos) y Cablevisión (retrocede 24%), también se encuentran en un proceso correctivo en pesos profundo.

Los factores que afectan a las acciones

El factor más importante que está afectando a las acciones es la parte cambiaria.

Se puede percibir como en los últimos meses, las acciones en pesos se movieron al compás del tipo de cambio.

Mientras que el S&P Merval baja 24%, el dólar contado con liquidación retrocedió 23% desde sus picos recientes.

En el último año, la correlación entre el CCL y el S&P Merval ha sido elevada, de 0,64.

Cuando la correlación tiende a 1 significa que ambos activos se mueven de la misma manera.

Cuando la misma se sitúa en -1, implica que los dos activos se mueven de manera exactamente opuesta. Cuando tiende a 0, implica que no hay relación entre ambos activos.

El hecho de que la correlación entre el dólar y el Merval sea 0,64 y se aproxime a 1 implica que la tendencia entre ambos activos es bastante coincidente a lo largo del tiempo.

Por otro lado, la crisis económica y la política en el ámbito local también estuvo afectando en el corto plazo a las acciones.

El hecho de que el Gobierno no haya podido avanzar en la aprobación de la ley ómnibus y luego que se haya tensado la relación entre Nación y Provincias generó un contexto de mayor volatilidad para los activos.

Si bien el dólar cayó, las acciones bajan acompañando la tendencia del tipo de cambio, pero también retroceden afectadas por la mayor incertidumbre económica y política.

El consenso en el mercado es que para que las acciones puedan retomar su tendencia alcista, el Gobierno deberá obtener buenos resultados en el ámbito económico.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, entiende que el impulso hacia una nueva etapa del S&P Merval tiene que venir por cuestiones más estructurales de la Argentina.

En ese sentido, remarcó que dichas mejoras implican reformas fuertes que requieren consensos políticos como la reforma laboral, fiscal, impositiva, previsional.

"La Argentina está lejos de conseguir consensos por ahora. El gobierno tiene que trabajar a tender puentes allí. Obviamente también hay otro factor de corto plazo que conspira contra las acciones, que tiene que ver con el tema de la recesión. La recesión económica obviamente te genera un impacto sobre las ganancias con sectores ganadores y perdedores", afirmó.

Con una visión similar, Ruiz Guiñazú, Head of Equity Sales & Trading de Adcap Grupo Financiero agregó que será muy importante el ordenamiento de ciertas variables, recomponer el nivel de reservas, bajar el nivel de la inflación, poder reducir el déficit fiscal.

"Esto será muy importante para las empresas que hoy se muestran rentables, que tienen bajo nivel de deuda y que tienen márgenes de ganancias muy atractivos. Entonces creemos que las empresas de por sí están bien posicionadas para capturar el momento si desde la política y la economía el país entra en un ciclo virtuoso", detalló.

Finalmente, Ezequiel Fernández, Head Credit & Equity en Balanz, se muestra con cautela sobre el futuro de las acciones.

"Estamos más cautos en el Merval después del rally desde fin de año, las decisiones más difíciles para el gobierno en términos de ajuste fiscal están todavía por delante y el humor social no está plenamente testeado todavía. El rumbo de la macro después de abril va a ser lo que defina la performance del Merval y por ahora preferimos posicionarnos de manera más conservadora", advirtió.

Oportunidades en acciones

La baja actual en el dólar, así como también en las acciones locales podrían ser vistas como una oportunidad, contemplando que la tendencia de largo plazo en el tipo de cambio, así como en la renta variable, siguen siendo alcistas.

En un contexto en el que faltan oportunidades de inversión en el mercado de renta fija, a causa de las tasas de interés reales muy bajas, las acciones podrían reemplazar a los bonos en el objetivo de ganarle a la inflación y al dólar.

En el último año las acciones en pesos subieron 312%, versus los 187% que avanzó el dólar.

Los analistas de Cohen sostuvieron que, si bien el panorama actual se presenta ambiguo, existen razones para adoptar una postura optimista.

"El principal driver positivo es la meta del gobierno de lograr tanto un superávit fiscal y comercial para el 2024. Como consecuencia, otro factor fundamental es el fin de la emisión monetaria por parte del BCRA, producto de que el tesoro lograría cubrir todos sus gastos, incluidos los intereses, con ingresos propios. Por último, esta absorción de pesos por parte del gobierno ayudaría a sacar presión sobre el dólar, acompañado por una cosecha favorable", afirmaron.

Con relación al futuro de las acciones, desde Cohen siguen viendo valor.

"A futuro, si se materializa la inflación descendiendo y el ancla fiscal sostenida, las oportunidades de inversión existen en las empresas de energía (Pampa, Cepu y Vista), así como en las cementeras Loma y Holcim, y la financiera BYMA, que, por sus múltiplos y ventajas de mercado, ofrecen drivers interesantes de entrada", dijeron desde Cohen.

En línea con los demás analistas, Maximiliano Donzelli, Head of Research de IOL invertironline, agregó que para que el Merval retome su sendero alcista, el plan económico debería seguir demostrando este sendero de una inflación retrocediendo, con superávit de las arcas fiscales.

Según Donzelli, esto ayudará a mejorar el perfil de riesgo de la Argentina, una baja sostenida del riesgo país, y mejor acceso a financiamiento, para cumplir con los vencimientos existentes.

"Por el momento el mercado refleja la disputa entre el presidente y distintos gobernadores, las cuales han elevado el riesgo país y ponen en duda la fuerza del gobierno actual para poder implementar medidas que ayuden a subsanar a la economía. Más allá del ruido de corto plazo es muy probable que se llegue a un acuerdo político, aliviando así la tensión actual, y permita al mercado local retomar el sendero alcista", dijo Donzelli.

En esa línea, los tres activos locales que suguiere Donzelli son las acciones de Cresud (CRES), Pampa Energía (PAMP) y Central Puerto (CEPU).

Finalmente, Ignacio Sniechowski, head de research de Grupo IEB, recomienda acciones locales como parte de una estrategia de cobertura, aunque sugiere tomar una estrategia más defensiva en las acciones hasta que la situación económica y política actual se aclare.

"Volvemos a ver atractivo en el sector Oil & Gas, en particular Vista (VIST) e YPF (YPFD). Se trata de un sector que cuenta con fundamentals más sólidos dada la necesidad de desarrollo. Así mismo aún vemos valor en algunas reguladas como Central Puerto (CEPU), Transportadora de Gas del Norte (TGNO4), Distribuidora de Gas Cuyana (DGCU2) y Autopistas del Sol (AUSO)", comentó.

Temas relacionados
Más noticias de acciones

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés