Política monetaria

Cuál es el factor clave que enfrentará Milei para desarmar la "bomba de Leliq"

Milei deberá enfrentar, entre otros factores, una variable económica para facilitar el camino en su plan de desarmar el stock de Leliq del BCRA.

El Presidente electo, Javier Milei, puso como prioridad en materia económica desarmar la "bomba de las Leliq" para evitar la hiperinflación. Desde el inicio de su gestión, buscará empezar a darle solución al stock de más de $ 23 billones que se le adeudan a los bancos para tener margen para eliminar las restricciones cambiarias.

La liberación de los controles en el mercado de cambios tras el desarme de los pasivos remunerados del Banco Central le permitiría, además, que bajen las tasas de interés, aumente la actividad económica, aumente el empleo y mejoren los salarios reales, según afirmó Milei anoche en una entrevista televisiva.

El BCRA restringe otra vez la tenencia de divisas de los bancos

Milei busca actuar rápidamente porque la inflación sigue avanzando a paso firme y semanas después de su asunción un factor estacional le juega en contra: la demanda de pesos. Esta variable, que ya es muy baja, cada año disminuye a partir de febrero, lo que ejerce mayor presión sobre los precios de la economía y el mercado cambiario.

Mañana vencerán $ 1,54 billones y el jueves, $ 2,05 billones. El nivel de renovación de Leliq (y la no migración hacia pases, como ocurrió la semana pasada) reflejará cuánta tranquilidad logró transmitir Luis Caputo, eventual ministro de Economía de Milei, en su reunión con los directivos de las entidades bancarias.

DEMANDA DE DINERO

Los analistas afirman que para que el Gobierno entrante logre equilibrar el frente monetario, que compense la caída en la demanda de pesos y facilitar así el camino para desarmar el stock de Leliq, es fundamental dar fuertes señales de confianza, que impliquen un ajuste en las cuentas públicas y conduzcan a reducción del déficit fiscal.

El economista Gabriel Caamaño precisa que el ajuste fiscal en sí mismo no generará un aumento de la demanda de pesos. Simplemente, llevará a que el Gobierno, a través del Banco Central, tenga que emitir menor cantidad de dinero (o, directamente, no emitir pesos) para financiar el déficit de las cuentas públicas.

"No es sólo que se recupere la demanda de pesos por haber estabilizado. Se necesita que parte del exceso de pesos salga del balance del Banco Central y vaya a crédito. El ancla fiscal juega el doble rol: ancla expectativas en el mercado y genera las condiciones para que la demanda de dinero se recupere", sostiene.

Caamaño detalla que durante la administración de Alberto Fernández la financiación monetaria para cubrir el déficit fiscal de manera directa o indirecta (emisión de pesos para transferir al Tesoro o comprar deuda en el mercado local) significó entre 4 y 5 puntos del PIB. Actualmente, el stock de Leliq y pases representan el 9,3% del PIB.

Otro aspecto fundamental, de acuerdo con el asesor financiero José Ignacio Bano, es generar confianza en el mercado respecto al valor de la moneda. Será importante que los inversores y ahorristas tengan la expectativa de que la inflación se calmará y que los tipos de cambio dejarán de avanzar con fuerza, como ha estado ocurriendo en los últimos años.

Bano destaca que, en ese sentido, "se está yendo al revés" porque el nuevo Gobierno admite que el próximo año la inflación será mayor que la actual. Sin embargo, considera que es cierto que la inflación será mayor y si el equipo económico de Milei promete que va a bajar y ocurre lo contrario, pierde la carta de la credibilidad para el futuro.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.