Entrevista

Alejandro Muszak: "En el mundo del crédito fintech hay mucho lugar para muchos, lo que no hay es fondeo"

Pionero en crédito on line, Wenance está desarrollando una expansión en España, Uruguay y Colombia. Su CEO explica la estrategia del negocio.

Vienen de levantar 30 millones de euros -ampliables a 50 millones- que utilizarán en la expansión en España, y encabeza uno de los principales grupos fintech que otorgan crédito, una de las patas -la menos explorada, más compleja y ambicionada- en las finanzas digitales.

Alejandro Muszak encabeza Wenance, que con sus marcas Welp y Liebre Capital están creciendo en el mercado de financiamiento al consumo local, y desde el país procuran dar servicios a toda su red internacional.

-¿En qué consiste el plan de internacionalización?

- La estrategia de Wenance tiene dos ejes, el eje geográfico que tiene que ver con la expansión en países y el eje por productos y servicios, que es un poco -y arranco por acá- un poco más difícil de explicarla. Es integrar a través, como eje principal el crédito, empezar a brindar con nuestros clientes otros servicios. Ejemplo, hoy somos agentes institorios y vendemos seguros, le damos un seguro de vida y otro seguro de casa y de hogar a nuestros clientes. Hace dos años en línea con nuestra estrategia compramos una Alyc y hoy es Libre Capital y ahí lo que estamos dando justamente es un servicio de todo lo que es inversiones, mercado de capitales, inversiones reguladas. Un paso que estamos dando, muy interesante estamos muy avanzado en la compra de una sociedad gerente de fondos, tal cual tienen Mercado Libre o Ualá en alianza con otras sociedades gerentes, para canalizar el ahorro de la gente en productos de mercado de capitales.

-¿Se puede hacer ese desarrollo sin ser un banco?

-Ser banco lo vemos como un paso lógico en algún momento de crecimiento de Wenance en la Argentina o en otros países. Lo vamos a evaluar cuando sea el momento, es parte de la hoja de ruta, que también tenemos en Europa. Si mañana la operación de Europa que nació hace dos años, va creciendo a otros países, va a haber un momento que va a tener mucho sentido tener un banco con licencia europea. Y hay países hoy que fomentan mucho lo que son bancos electrónicos o bancos digitales. Son licencias muy modernas para empezar a dar servicios de cuenta y después algún día en un segundo momento tomar depósitos. Estamos nosotros ahí en tratativas charlando con el Banco Central de Lituania para una licencia de banca digital.

-¿Por qué Lituania?

-Porque tiene una legislación bancaria muy "pro digital", "pro fintech", propone requisitos menos estrictos dentro de la comunidad europea. Son puertas de acceso más flexibles, pero que no dejan de ser Europa. Porque una vez que entraste por Lituania entraste a todo el mercado europeo. Y después el regulador central es gente muy piola, te dan la alfombra roja para que llegues. Los capitales mínimos son mucho más accesibles que en España o en Francia, las barreras son más bajas.

-Llegaba a esta pregunta de los bancos al momento en que decías que la idea es canalizar ahorros.

-Wenance no necesita para crecer hoy indispensablemente captar ahorro del público minorista, tiene en diferentes países diferentes formas de fondearse. Básicamente se relaciona con bancos y hace re descuento de carteras, emitimos fideicomisos públicos: en la Argentina estamos por lanzar la tercera serie de un fideicomiso. Y se concretó un fondeo importante 50 millones de euros de un fondo americano para España. Estamos en tratativas con dos, tres fondos más. En Uruguay, estamos muy cerca ahora de firmar un acuerdo de palabra con un banco de primera línea para un partnership y dar créditos ya cercanos al público bancario. Es un modelo para armar que uno a medida que va creciendo se va buscando las formas más eficientes de fondeo. Claro que hay un momento que ya te conviene ser banco y captas ahorro privado.

-En la estrategia de Wenance y de las plataformas que tienen en general, van a dar el financiamiento a un público que precisamente no atendido por el sistema bancario. ¿Puede ese público acceder a las inversiones que le está proponiendo?

- La foto de hoy del público de una Alyc o un asistente de Bolsa está más cercano a un público más cercano al que está bancarizado. El desafío es entrar a través del crédito, poder incorporar a esa gran masa de la población que hoy está desatendida. Algunos no tienen ni siquiera cuenta bancaria, algunos sí, que están directamente ignorados y algunos que no tienen cuenta bancaria por que están dentro del mercado informal, y a través del crédito y conociendo esa capacidad de pago, nos va a permitir después ir incorporándolo con otros productos. En algún momento cuando su economía va progresando le vamos a poder incorporar también la idea de ahorro, funciones básicas, que quizás nosotros más en nuestro día a día lo hacemos casi naturalmente, pero en el mundo informal también existe el ahorro.

-¿Siempre se piensa con el mismo criterio de crédito y prepago?

-Nos asociamos con un grupo que es el mayor recargador de tarjetas Sube y de saldos en una alianza que se llama Resimple y estamos por lanzar, ya estamos en fase de prueba, una tarjeta prepaga que está apuntada a los ocho millones de usuarios que tiene esta plataforma, y a través de una billetera poder darle servicios de pago de facturas, todos los servicios clásicos de una billetera, pero siempre enfocado en que el préstamo es el diferencial nuestro. Estamos hablando de gente que buena parte no tiene cuenta bancaria, ni tiene acceso a lo que es un banco, ni sabe lo que es. Por su puesto es un desafío enorme, es lo que yo llamo realmente inclusión financiera. Obviamente el destino final del viaje es que esa persona mañana termine con una cuenta bancaria y con un crédito bancario a tasas bancarias, es lo que más querría de cada uno de nuestros clientes, pero es una construcción que se da a lo largo del tiempo.

-La situación económica, la recesión, la pandemia ¿Cómo impactó? ¿Aumentó la demanda de crédito?

- El año pasado sobre todo en los primeros dos meses del encierro abril/mayo sí hubo un desplome en la venta, porque, básicamente, la gente en la Argentina -si me pregunta por el encierro de la Argentina-, tiene que ver con que la dirección al crédito o al préstamo para comprarse algo si tiene todo cerrado y estamos hablando de hábitos de consumo lejanos al e-commerce, sino que son compras presenciales, desde una moto hasta una zapatilla o un celular. Entonces ¿para qué se va a endeudar la gente si no tiene dónde comprarlo?, y segundo, la gente tiene incertidumbre cuando cierra la economía se hace muchas preguntas acerca de su continuidad laboral, si los ingresos se van a mantener, si el empleador no le va a reducir su ingreso. Entonces, hay una tendencia a la retracción. También es cierto que cuando se volvieron a abrir las puertas la demanda compensó esos meses de encierro. Se volvió a nivelar, lo cual es una demanda muy flexible y muy reactiva al cierre o apertura de la economía. En términos de cobranza diría que es al revés: los meses que se cerró se mantuvieron muy bien los niveles de cobro, dependiendo de cada país cómo surfeó los incentivos. Y eso tuvo una contrapartida en el nivel de pagos, en nivel general para Wenance fue un excelente año pasado y sigue siendo un muy buen año de crecimiento. Un poco por haber entendido esas fluctuaciones, haberlas sabido traducir en acciones, y también tiene que ver mucho con que competidores, sobre todo en España se retrajeron ante la pandemia y nosotros vimos como una oportunidad de crecimiento.

- ¿Cómo ve el universo fintech hoy?

- Desarrollando actividades únicas o propias, es decir hay empresas que se especializaron en criptomonedas, hay empresas que se dedicaron a medios de pago, el caso de Mercado Pago, otras que son tarjetas prepagas como Ualá; Wenance en crédito digital en líneas generales con un surtido muy amplio. Entonces a partir de ahí cada uno ganó un expertise y una posición dominante en lo suyo. En algún momento vamos todos a tener que confluir porque sabemos bien que el cliente paga, usa una tarjeta y también toma un crédito, entonces dentro de ese reparto de habilidades me parece que por lo menos entiendo yo que la posición de Wenance domina el crédito tiene un asset muy importante. Claro que también quien domina el pago tiene mucha información importante acerca de cómo se comporta el cliente, por lo tanto quizás en algún momento lo importante es juntar el comportamiento de pago en el uso y costumbre del usuario, del consumidor, para después ofrecerle productos a la medida de esa persona. Entonces, creo que en algún momento el mundo finance va a tender a consolidar estas prestaciones.

-¿Consolidar en el sentido de brindar todas las prestaciones? ¿Yendo por el lado de Ualá?

- Algún día nos vamos a unir, nos vamos a fusionar o vamos a tener que desarrollar las actividades que tiene la competencia. Lo que creo que no va a prosperar es que, yo veo por ejemplo hoy que hay una innumerable cantidad de billeteras. Si una billetera no le da un servicio diferencial, el usuario no va a encontrar un motivo para bajarse diez billeteras solamente para pagar la factura de gas o el teléfono, no tiene sentido. Entonces me parece que acá el desafío es encontrar un punto fuerte y a partir de ahí tratar de englobar y ser el proveedor único de servicios. Quien tenga eso yo creo que va a tener altas chances de dominar el mercado.

-¿Cómo ve las perspectivas del país? ¿Qué ve hacia adelante? Todos los escenarios para los negocios que plantea creo que presumen una movilización económica mayor de la que tenemos ahora.

-Yo creo que la Argentina, soy politólogo tengo cincuenta y un años y en este negocio más de 25 años de experiencia así que, lo hago desde muy chico. La Argentina es un país cíclico en un sentido descendente y no ascendente. Cada ciclo se encuentra en un punto de partida más bajo que el anterior, entonces tenemos que ver la película a largo plazo y la película de corto. En el corto, estamos en un momento de un valle, hay un repunte técnico lógico después de la abrupta caída como la del año pasado y donde ya puntualizando más en nuestra industria, generalmente cuando el negocio, la Argentina repunta eso se vuelca a consumo. Y los productos financieros como los nuestros están muy ligados al ánimo de la gente y al ánimo de compra y al consumo. Y somos un gran fomentador, un gran acelerador de ese consumo, sin crédito no hay consumo, no hay compra, no hay nada. Entonces, creo que estar en el momento de la recuperación que va a tener Argentina, que yo creo que la va a tener, estar ahí muy activo y muy presente en la mente de la gente es clave. Yo soy optimista, no pierdo la esperanza, a veces me gustaría que las cosas se resuelvan sin tanta ideología te diría. A veces creo que la Argentina pasa muchas de sus decisiones como país por un filtro ideológico, por eso la grieta, y eso expresa buena medida parte de las idas y venidas que tiene este país. El día que veamos las cosas en función de los intereses de la gente, y nos desapeguemos un poco de nuestros prejuicios ideológicos vamos a tomar mejores decisiones como país y le vamos a dejar un país mejor a nuestros hijos.

- Uniendo esto con las perspectivas para el sector, ¿hay lugar para tantos jugadores o puede haber un proceso de concentración?

- Vamos por industrias, o por sectores. Medio de pago, para mi es un commodity que va a tender a bajar cada día más las comisiones producto de las competencias o por vías del regulador. Por lo tanto, quien solamente se apalanque su fuerte en el tema pagos, tiene un problema serio de subsistencia. En el mercado del crédito creo que hay mucho lugar para muchos porque justamente de lo que estamos hablando es de la falta de bancarización, de la falta de exclusión, hay mucho mercado para abarcar y hay para muchos jugadores más. Quizás ahí el problema que tenemos es en la Argentina puntualmente es el tema de mercado de capitales y de fondeo. Hay mucha más demanda de lo que se puede abarcar, y lamentablemente abarcar implica tener fondeo suficiente y barato. Entonces hoy el problema pasa por la falta de gimnasia de las empresas de crédito para poder emitir deuda pública y poder fondearse de manera muy eficiente.

- ¿Falta de gimnasia o falta de condiciones del país?

- Las dos, porque si tuviésemos condiciones macroeconómicas razonables y no tuviéramos un cepo o no tuviéramos un mercado de cambios distorsionado, habría mucho fondo de inversión del extranjero que hoy querrían entrar a la Argentina para financiar operaciones como la nuestra. Entonces hoy lamentablemente a ningún fondo le podes explicar que es el contado con liquidación, o que hay tres tipos de dólar, no resiste una reunión de directorio. Entonces lamentablemente hoy las puertas del capital inteligente el capital privado voluminoso y barato están cerradas, hasta que la Argentina no normalice su economía. Nos queda el mercado local, y el mercado local es un mercado chico y reducido para pocos. Ahí vienen un poco las estrecheces. Yo tengo muy buena relación con los bancos, pero lamentablemente no acompañan como en otros países, el crecimiento de una fintech.

- ¿Porque no tienen voluntad por verlos competidores o porque están desarrollando su propia estrategia en el sector?

- Me opongo a pensar que los bancos nos vean como competencia. Tenemos charlas muy amables muy constructivas con muchos de los bancos importantes del país que nos dan otro tipo de servicios. No está hoy en el roadmap de los bancos tomar ciertas actitudes "pro riesgo" y "pro prestar dinero", están bastante expectantes a ver qué pasa con la macroeconomía del país.

-Repasábamos sector por sector fintech, medio de pago y crédito...

-Billeteras hay muchas, algunas creo que van a tender a desaparecer. Algunas tienen el pulmotor de un banco o de un fondo o de un privado que decidió apostar pero en cuanto se les acabe el dinero o las ganas de apoyarlo creo que tienden a extinguirse. Mercado de crédito como te dije, muchísimo potencial y todo por hacer. Hoy hay un boom de todo lo que es el mercado de criptomonedas, yo ahí diría que, atención, porque cuando mi mamá me pregunta por el Bitcoin, preocupate. Y me ha pasado ya, no por mi mamá pero por gente que nunca pensé que me iba a preguntar por el Bitcoin. Es un fenómeno que obviamente es mundial pero que en el mundo se sustenta por las tasas bajas que hay, entonces la gente no tiene dónde invertir y dónde buscar un lugar donde resguardar su dinero y a parte que le genere una eventual ganancia, pero en la Argentina me parece que tiene más que ver con las restricciones respecto a comprar dólares, y muchos encontraron en la criptomoneda una forma también de guardar valor, y de ahorrar en un activo diferente. Pasa en Venezuela, pasó en Zimbabwe países todos que vivieron crisis de mercado de cambio muy fuertes y restricciones al acceso de mercado de cambio. El mundo cripto tiene un boom en Asia y en países que tienen restricciones. Hay que mirar también los por qué pasa en cada cosa. A ver, después tenes muy poco fintech orientado a las Pyme, y vemos una oportunidad. En pagos, hay una revolución de todo lo que es los códigos QR, poco a poco se está viendo que la gente está dejando de usar el plástico y está yendo directamente a pagar vía el celular que es mucho más cómodo, pero a veces estas tendencias hay que verlas, no hay que mirarlas solamente en el metro cuadrado que te rodea por que te puede causar un espejismo, creer que todo el mundo en la Argentina va para ese lado, si no hay que mirar la economía que a veces no miramos, ese 40/50% de la población que no está formalizada y que yo creo que hoy tiene otras dificultades de acceso. Una parte del país está yendo a lo súper digital y otra parte se está atrasando y quedándose relegada y creo que ahí está la oportunidad, de poder darle una mano a esa población y llevarla a través de lo digital hacia algo mejor.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios