ADAPTACIÓN

Cambian las tarjetas: su fin tal y como las conocemos

Las tarjetas de crédito y débito revolucionaron el mundo de los negocios y los medios de pago hace muchísimos años, pero todo, con el tiempo, tiene que adaptarse a las nuevas tecnologías que surgen: estos son los cambios que verán las tarjetas.

Hace años que las tarjetas de crédito y débito llegaron para facilitar los medios de pago e incluir formas alternativas al uso del efectivo: por medio de la banda magnética las tarjetas incorporan los datos y logran la conexión directa con la cuenta bancaria. Sin embargo, está tecnología parece tener los años contados.

En un comunicado oficial, Mastercard, una de las mayores empresas del sector, anunció que retirará progresivamente las bandas magnéticas de sus tarjetas con el objetivo de una desaparición completa para 2033.

Las nuevas formas de pago como las billeteras virtuales, las transferencias bancarias o aplicaciones como Mercadopago han cobrado mucha importancia en los últimos años, y su uso se ha acentuado con la llegada de la pandemia. Estas nuevas tendencias han ido alterando los comportamientos del mercado y las expectativas de seguridad que los usuarios tienen.

La banda magnética se introdujo en el mercado en los años 60 y fue la creación de una tecnología desarrollada por IBM que ofrecía la posibilidad a los bancos de codificar la información de sus clientes en esta banda. Luego, llegó el chip, y hoy llegan las tarjetas biométricas, es decir, con huella digital. Cada uno de estos escalones fue agregando un elemento de mayor seguridad para el cliente y, hoy en día, la banda ya se ve opacada por las nuevas tecnologías.

En su comunicado, Mastercard dijo: "los consumidores cambian sus hábitos de pago debido al desarrollo de nuevas tecnologías. Las tarjetas con chip actuales funcionan con microprocesadores que son mucho más capaces y seguros, y muchas también están integradas con pequeñas antenas que permiten transacciones sin contacto. Las tarjetas biométricas, que combinan huellas dactilares con chips para verificar la identidad del titular de la tarjeta, ofrece otra capa de seguridad".

De está manera, Mastercard abre el camino para que comiencen los cambios en el sector: está nueva política en principio será introducida en Europa y comenzará a implantarse en los Estados Unidos tres años más tarde, en 2027.

Sin embargo, la idea es que el proceso lleve más de una década en su totalidad. De está manera, Mastercard busca que sus usuarios y las empresas tengan el tiempo suficiente para traducir sus medios de pago o cobro a las nuevas tecnologías, como por ejemplo ""introducir gradualmente el procesamiento de tarjetas con chip".

Mastercard sustenta su decisión en base a un estudio realizado el pasado mes por Phoenix según el cual el 81% de los titulares de tarjetas estadounidenses a los que se les preguntó se pronunciaron a favor de tarjetas sin banda magnética y un 92% aseguró que "aumentaría o mantendría el uso de sus tarjetas si la banda magnética ya no estuviera".

El 86% de las transacciones con tarjeta a nivel mundial se realizan con la tecnología de los chips EMV (Europay MasterCard VISA). En el primer trimestre de 2021 "Mastercard registró mil millones de transacciones sin contacto más en comparación con el mismo período en 2020, y en el segundo trimestre de 2021, el 45% de todas las transacciones de pago en persona a nivel mundial fueron sin contacto". Es evidente que los tiempos han cambiado.

En el comunicado de Mastercard, Howard Hammond, vicepresidente ejecutivo y director de banca de consumo de Fifth Third Bank, dijo: "El verdadero progreso también significa retirar tecnologías que ya no satisfacen nuestras necesidades. La forma en que compramos, pagamos e interactuamos está cambiando, y estamos satisfaciendo estas necesidades cambiantes con experiencias más inteligentes y seguras".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios