Tensión política

Caen los bonos soberanos tras reestructuración de La Rioja y conflicto con provincias

En medio del conflicto entre Nación y Provincias, junto con el default de la Provincia de La Rioja, la deuda soberana inicia el martes en negativo.

En esta noticia

En medio del conflicto entre Nación y Provincias, junto con el default de La Rioja, la deuda soberana inicia el martes en negativo.

La renta fija local experimenta una pausa después de fuertes ganancias en las últimas semanas.

Los conflictos políticos agregan volatilidad a los títulos locales, aunque el mercado sigue viendo valor en los bonos.

Caen los bonos por el ruido político, pero los analistas ven potencial alcistaVisión de mercado: se acerca el levantamiento del cepo más rápido que la dolarización

 Apertura bajista

Todos los tramos de la curva soberana argentina abren el martes a la baja. El Global 2029 retrocede 2%, mientras que el Global 2030 cae 1,83%.

Por su parte, los bonos del tramo medio también pierden posiciones, cayendo 2,3% el bono a 2035 y 1,97% el Global 2038.

Finalmente, los bonos del tramo más largo experimentan un recorte de 2,55% en el título a 2041 y de 2,2% en el Global 2046.

La baja actual en los bonos se da a causa de las mayores tensiones desde el lado político.

El Gobierno nacional y los Gobiernos provinciales se encuentran en disputa por la repartición de partidas de coparticipación y el cobro de deudas.

En particular, el Gobernador de Chubut, Ignacio Torres se enfrentó de manera directa a Javier Milei debido a que este último le cobró un vencimiento de deuda con fondos de la coparticipación.

El Gobernador llamó a cortar el suministro de petróleo a la Nación, mientras que el resto de los Gobernadores apoyaron a su par patagónico.

Por otro lado, y dentro de la tensión provincial, La Rioja anunció que iniciará un proceso de reestructuración con los tenedores de su bono en dólares a 2028. 

De esta forma, la provincia incumplió con el pago de u$s  26 millones correspondiente al 24 de febrero.

Para 2024 quedan vencimientos en agosto por u$s 51 millones, en tanto que el capital defaulteado total equivale a u$s 318 millones.

Según datos de Bloomberg, entre los mayores tenedores de la deuda provincias se encuentra el fondo Allianz, seguido por Credit Agricole, Denske Bank, Landesbank Berlin Investment, Vontobel y UBS.

La agencia Bloomberg también incorpora al fondo de inversión local, Megainver entre los mayores tenedores.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), agregaron que según su indenture, La Rioja tiene un período de gracia de 30 días para cumplir con el pago del cupón (u$s 10,15 millones), pero sólo tres días para el pago del capital (u$s 15,61 millones).

"La provincia mantenía depósitos por u$s 38 millones a diciembre de 2023, por lo que aún existe una mínima chance de que sea parte de la presión al Gobierno Nacional y que la provincia cumpla con el pago. Aun asi, la relación entre las provincias y el Gobierno Nacional atraviesa su momento más tenso, luego de los idas y vueltas por la ejecución de las garantías de coparticipación por el préstamo impago de Chubut y la eliminación del fondo de fortalecimiento fiscal de PBA", afirmaron.

Sobre la vulnerabilidad de La Rioja, desde PPI remarcaron que las provincias más expuestas al nuevo régimen serían las que acoplaran la mayor dependencia a los recursos nacionales y alto déficit primario.

"Lamentablemente, La Rioja era el máximo exponente ya en ese momento, y a pesar de una leve mejora en la data, continúa siendo del grupo más comprometido", dijeron.

Los analistas de Facimex Valores afirmaron que La Rioja viene de reestructurar su deuda en septiembre de 2021.

"Estimamos que el recupero fue del 69,5%. Fue la última provincia en reestructurar en los años de la pandemia. De avanzar con un nuevo canje, sería la segunda operación de pasivos en tan solo 2 años y medio; a la vez que podría producir un efecto contagio sobre otras provincias con debilidad fiscal-financiera", detallaron.

Potencial alcista en Globales

Con la baja actual, los Globales se alejan ligeramente desde sus máximos recientes.

Gracias al fuerte avance iniciado en octubre pasado, los bonos alcanzaron máximos desde 2020, acumulando ganancias de entre 37% al 69% desde entonces hasta los valores actuales.

Si bien se dieron fuertes subas en todos los tramos de la curva, los bonos con menor vencimiento muestran avances mucho más abultados que los bonos en el tramo medio y largos subieron, lo que mejoró la forma en la curva soberana.

Debido a que los precios se mueven en forma inversa a la tasa, y dado que los títulos se recuperaron con fuerza, esto implicó que la renta fija local vio una fuerte caída en sus rendimientos.

Como los tramos cortos subieron más que los largos, la caída (compresión) en las tasas de interés del tramo corto fue mucho más agresiva que el tramo medio y largo.

Desde el lado gráfico, esta dinámica implicó que la curva de bonos soberana argentina se aplanó ya que el tramo más corto cayó más que el tramo largo.

Actualmente la curva sigue invertida, es decir, con los bonos más cortos rindiendo más que la deuda con mayor plazo.

El hecho de que la curva soberana local haya mostrado una mayor compresión de tasas en el tramo corto que en el largo implica que se está aplanando la curva, es decir, normalizando.

En definitiva, este movimiento de tasas implica que el mercado ve en el margen menos riesgo de default.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI), remarcaron que el potencial de los bonos se da mayormente en los Globales del tramo medio.

"En caso de una normalización de la curva, más allá de los pagos de capital de corto plazo durante los 4 años de la gestión Milei, la compresión de EMBI+Arg jugaría muy a favor de los instrumentos de largo plazo (tomando el GD35 como bandera) dada su mayor sensibilidad.

En el caso en que la Argentina converja a sus pares, el GD35 sería el bono con mayor potencial, subiendo 118% si converge hacia los rendimientos de bonos B-.

Según PPI, los bonos del tramo corto subirían entre 82% y 87%, el tramo medio avanzaría entre 103% y 118%, mientras que los bonos más largos ganarían entre 107% y 104%.

Con un análisis similar, y según cálculos de Grupo IEB, si la curva comprime a 20%, el tramo corto podría subir entre 19% y 27%, mientras que el tramo medio y largo podría avanzar hasta 12%.

Con un potencial de tasa a 15%, el tramo corto podría ganar entre 35% y 42%, mientras que el tramo más largo podría subir entre 19% y 34%.

Según cálculos de Grupo IEB, con un potencial a 10%, la deuda del tramo corto podría subir entre 54% y 64%, y el tramo largo podría avanzar aún más de entre 57% y hasta 86%, siendo el AL35 el de mayor potencial en ese caso.

Finalmente, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, considera que tiene sentido apostar a ambos tramos de la curva.

"Seguimos viendo el mayor valor relativo en Globales tanto a corto (GD41) como a mediano plazo", sostuvo.

En concreto, para el corto plazo destaca el potencial en el GD41 mientras que para el lago recomienda el Global 2030 (GD30).

Temas relacionados
Más noticias de bonos

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.