Impuestos financieros

Nación vs. Ciudad: por Leliq y tarjetas de crédito, CABA recaudó $ 2700 millones

Bancos pagaron $ 1900 millones de Ingresos Brutos en enero por las Letras y pases del BCRA, mientras por el impuesto de sellos a las tarjetas de crédito obtuvieron $ 800 millones. Son para financiar la quita de Coparticipación por Nación


El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires recaudó en enero $ 2700 millones extra por los impuestos que puso para compensar la quita de $ 65.000 millones anuales de la coparticipación.

Por un lado, los bancos pagaron $ 1900 millones que equivalen al 8% de impuesto a los Ingresos Brutos por las Leliq y los pases. Por otro, los usuarios de tarjetas de crédito debieron abonar el repuesto impuesto de Sellos del 1,2%, por el cual la Ciudad obtuvo otros $ 800 millones.

Según pudo saber este diario por fuentes del gobierno porteño, la recaudación por Leliq estaba en línea con lo presupuestado, mientras la de tarjetas vino por debajo de lo esperado, ya que a partir del nuevo impuesto muchos dejaron de tarjetear como antes.

De lo que no hay novedades es del tema judicial, que sigue estando en la Corte: tanto el reclamo del GCBA para que la Nación le devuelva la coparticipación como la presentación que hizo el Banco Central para que la Ciudad evite recaudar el nuevo impuesto a las Leliq.

En la Corte Suprema de Justicia hay un hermetismo total sobre la decisión que tomará el máximo tribunal sobre ambos temas.

En la Ciudad, por lo pronto, aseguran de que si les devuelven la coparticipación eliminan los nuevos impuestos, que fueron para compensar lo que le sacaron. Prevén recaudar $ 30.000 millones anuales entre ingresos brutos de Leliq y el impuesto a los sellos de las tarjetas de crédito, mientras recortarán otros $ 30.000 millones durante este año al reducir el gasto público: no habrá nuevas obras y renegocian los contratos y grandes cheques.

Recalcan que estos nuevos tributos no estaban planeados en el presupuesto original, sino que fueron una medida de contingencia para compensar la quita de los fondos que les proveía la Nación.

Altas fuentes del Larretismo sostienen que no se trata de un impuesto nuevo, sino de la eliminación de una exención.

"Esto no afecta al instrumento financiero, sino lo que se hace es gravar los intereses que deja ese instrumento", argumentan en el entorno del ministro de Hacienda, Martín Mura.

Agregan que se encuentra dentro de las atribuciones de la Ciudad, que no grava la operatoria ni que se trata de una medida innovadora, que ya varias otras provincias la llevan adelante sin que el BCRA haya tenido una reacción como la tuvo con el GCBA.

La idea que tienen, en caso de prosperar este tributo, es compartir con el Central de alguna manera las pérdidas. "Subir la tasa de los préstamos podría ser equivalente a tirarnos un tiro en el pie. La flexibilidad es baja al no haber demanda", confiesa el directivo de un banco.

Recalca que no a todos los bancos le impactará de la misma forma, en caso de que llegue a aplicarse el tributo: "A un banco regional le va a impactar mucho menos que a uno de Capital Federal".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios