DOS AÑOS DEL CANJE

Bonos de Martín Guzmán operan con pérdidas mayores al 50%: ¿conviene invertir?

Los bonos que emitió el ex ministro de Economía cumplen su segundo año. Deben subir hasta 130% para recuperar su valor inicial pero analistas ven oportunidades. Dónde poner la lupa

La deuda argentina cumple años. Hoy, hace exactamente dos años nacían los bonos emitidos por el ex ministro de Economía Martín Guzmán, que eran el resultado del canje de deuda llevado a cabo con acreedores internacionales.

La performance de los bonos ha sido muy mala y, aun con una reestructuración, los inversores siguen incorporando una alta probabilidad de default.

Para especular con una recuperación mayor, el mercado espera más señales fiscales y económicas por parte del Gobierno.

Quantitative Tightening de la Fed: cómo impacta en la Argentina la frase más temida en Wall Street

Inversión riesgo país: el bono en pesos que le gana a la inflación y al dólar hasta las elecciones

Infeliz cumpleaños

El 7 de septiembre de 2020 nacían los bonos argentinos que el ex ministro de economía, Martín Guzmán emitió como resultado del canje de deuda y en la que el Gobierno reestructuró u$s 65.000 millones con acreedores privados.

Desde que salieron a cotizar, la deuda argentina muestra una fuerte caída. El Global 2029, el cual es el bono más corto de la deuda argentina, cae 57% desde sus inicios. En tanto, el Global 2030 pierde 52% desde su nacimiento. 

Los Globales del tramo medio pierden entre 52% y 45% mientras que los bonos más largos, a 2041 y 2046, registran pérdidas de 41% al 47 por ciento.

Entre los más riesgosos

La fuerte caída que se evidenció en los bonos produjo una ampliación de spreads sustancial en los bonos argentinos, es decir, un desplazamiento alcista en los rendimientos de los bonos.

Hoy los bonos rinden en torno al 44% en el tramo más corto de la curva y en niveles de 26% en el tramo más largo.

Estos niveles de tasas implican un notable desplazamiento alcista respecto de los rendimientos del 11% con los que la deuda comenzó a operar en septiembre de 2020.

Los actuales rendimientos de la deuda argentina dan cuenta que el mercado desconfía de la capacidad y/o voluntad de pago de Argentina y de que el Gobierno pueda hacer frente a sus compromisos financieros.

La probabilidad implícita de default en los bonos argentinos es del 90% en los próximos 10 años y del 75% hacia los próximos 4 años.

Dados el nivel de tasa con los que operan los bonos argentinos, la renta fija local se ubica en el top 3 de los bonos más riesgosos del mundo emergente.

El podio lo comparten con Túnez y El Salvador, que operan con spreads mayores al 2500 puntos.

Argentina, que tiene un riesgo país cercano a los 2400 puntos, se ubica en el tercer puesto de los bonos con mayor riesgo dentro del mundo emergente global.

Detrás de Argentina aparecen otros créditos soberanos de alto riesgo crediticio, aunque de menos riesgo que la deuda local.

Entre ellos se encuentran Ghana, Pakistán, Ecuador, Belice, Bahamas, Mozambique, Iraq, Kenia, Nigeria, Gabón, Egipto, Angola, Honduras, Ruanda, Bolivia, Sengal, Turquia, Namibia, entre otros.

La deuda argentina opera con tasas más altas (es decir, son mas riesgosos), que los bonos de países que ya están en default o de países que están en guerra.

Los bonos soberanos globales en default este año son los de Ucrania, Sri Lanka, Bielorrusia y Zambia.

Los bonos argentinos, con rendimientos del 44% muestran tasas superiores (son más riesgoso) a los de Ucrania (rinde 38%), Zambia (rinde 21%), Sri Lanka (rinde 32%) y Bielorrusia (rinde 39,8%).

¿Hacia la recuperación?

Dada la magnitud de la caída, para que los bonos argentinos simplemente regresen a los niveles desde donde comenzaron a cotizar deben subir entre 70% y 130% respecto de los valores actuales.

El Global 2029 deberá avanzar 130% desde los valores actuales para poder recuperar la totalidad de las pérdidas.

El Global 2030 deberá subir 111% para regresar a los niveles respecto de donde salió a cotizar, el Global 2035 deberá avanzar 105%, un 85% en el caso del Global 2038, un 70% el Global 2041 y 90% en el caso del Global 2046.

En entorno de tasas al alza claramente fue un perjuicio para los bonos argentinos.

Las tasas de interés de los bonos del tesoro americano se dispararon a máximos desde 2007, lo cual implicó un viento de frente para el mercado de deuda global.

Sin embargo, los bonos argentinos sufrieron mucho más que sus pares.

De todos modos, dado el castigo que han experimentado estos últimos años, hace que ante un eventual cambio de expectativas, el potencial alcista sea elevado.

Es decir, el recorrido alcista que tienen los bonos ante un contexto de mejora en las expectativas es lo que los hace atractivos hoy en día.

Analistas consideran que señales desde el lado fiscal y económico, combinado con mayores detalles sobre las medidas económicas de Massa podrían tener un impacto positivo en la deuda.

Los analistas de Adcap Grupo Financiero dijeron que desde la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía y con la incorporación de Gabriel Rubinstein como viceministro, ven que hay cambios tibios pero positivos.

"El nivel de reservas del BCRA sigue bajo muchísima presión, y estamos en un régimen de alta inflación, y esta vez, la inflación sube sin devaluación. si el gobierno empieza a mostrar resultados, especialmente en cuanto a acumulación de reservas, se puede dar un escenario de dos coaliciones moderadas disputando las elecciones 2023, que debería ser muy positivo para los activos en dólares", dijeron.

Por su parte, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS también pone el foco en la tarea hacia delante de Massa y el equipo económico en los próximos meses.

"La tarea de Massa no es sencilla, con múltiples desequilibrios macro en un marco de muy baja confianza en el Gobierno, lo que podría dificultar la capacidad del equipo económico de llevar adelante medidas de estabilización", dijo.

Por otro lado agregó que las medidas anunciadas al momento de asumir estaban bien orientadas, aunque eran insuficientes.

RECOMENDACIONES

A la hora del posicionamiento, Ezequiel Zambaglione head of research de Balanz, recomienda bonos argentinos.

"Consideramos que el riesgo local puede contribuir positivamente, especialmente a medida que vaya aumentando la percepción de que Massa tiene cierta autonomía en las decisiones económicas, y que el mandato que el partido le dio de evitar una crisis terminal. De ser así, no sólo se evita la crisis sino que también se generan expectativas de una mejor herencia para el próximo Gobierno", dijo Zambaglione.

El mercado se entusiasmó con la llegada de Massa y la deuda arrojó ganancias mayores al 30 por ciento. 

A esta instancia, el mercado espera mayores detalles sobre los planes económicos de Massa y de las negociaciones con el FMI en su próximo viaje a Washington.

En línea con Zambaglione, Franco considera que el riesgo retorno sobre los bonos es favorable para inversores arriesgados.

"Reconocemos que tanto el fuerte rally reciente (muy por encima de deuda emergente o de High Yield Global) así como el contexto de tasas global, limita el upside de corto plazo. No obstante, al mediano y largo plazo seguimos viendo una atractiva relación riesgo-retorno para deuda argentina en dólares", comentó.

Finalmente, Diego Martínez Burzaco, head de research de Inivu, considera que las inversiones en bonos en dólares lucen más bien para perfiles arriesgados.

"Los bonos pueden ir a paridades más altas, aunque no veo un cambio estructural en esto. No veo un cambio estructural hasta que pasen las elecciones y entre acciones y bonos me quedo con acciones, sobre todo pensando en un trade electoral. Para perfiles de alta tolerancia al riesgo, la curva argentina con vencimientos a 2038 y 2041 puede ofrecer retornos interesantes", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.