Cedears

Ajuste encubierto: Wall Street opera cerca de sus máximos, pero el 40% de las acciones del Nasdaq cae un 50%

Los índices no capturan la baja del 50% que se ve en el 40% del Nasdaq ya que las big tech tienen una ponderación elevada.

Hay un ajuste encubierto en Wall Street, que no se logra ver debido a la alta ponderación que tienen unas pocas acciones dentro de los índices. 

Si bien el Nasdaq se ubica un 5% debajo de sus máximos históricos, hay muchas acciones dentro del índice que acumulan pérdidas de más del 50%. 

Los índices no lo perciben ya que las "big tech" tienen una ponderación elevada en el S&P 500 y en el Nasdaq, y estas están transitando un contexto de mayor estabilidad. Ante este panorama, analistas creen que puede haber una oportunidad.

Las acciones tecnológicas son las que más están sufriendo la baja actual del mercado. En el acumulado del año, el Nasdaq cae 4,8%, el S&P retrocede 2,1% y el Dow Jones pierde 1,1%.

Según datos elaborados por Sundial Capital Research, el 40% de las acciones dentro del Nasdaq ya acumulan caídas de mas del 50% desde sus máximos históricos hasta los valores actuales.

Pese a ello, el índice apenas se ubica un 5,9% debajo de sus máximos y esto es gracias a la buena dinámica que se observa en las "big tech". 

En el último año, Google sube 56%, Microsoft avanza 44%, Apple gana 33% y Tesla trepó 30%. Dentro de este grupo de las "big tech", las acciones de Amazon son las que menos suben, con un crecimiento del 3%, mientras que en el otro extremo Nvidia es la que más se destacó con un rally de 101% en el último año.

Los índices no capturan la baja del 50% que se ve en el 40% del Nasdaq ya que las "big tech" tienen una ponderación elevada dentro del índice.

Su mayor estabilidad y ganancias abultadas en el último año, combinado con una alta ponderación en el índice le evita al Nasdaq evidenciar caídas como las que sí se ven en el resto de las acciones del sector.

Los analistas de Delphos Investment advierten que gran parte de los excesos que se observaron en el mercado durante el rally de la pandemia ya han sido depurados. Esto mismo puede resumirse al observar que un 40% de las empresas integrantes del índice Nasdaq ya acumulan caídas de más del 50% desde los máximos del último año.

"No muchas veces se ha visto algo así en el pasado, y siempre estuvo asociado a fuertes bajas en los índices accionarios. Pero esta vez fue diferente, ya que la baja y depuración de las acciones de "innovación tecnológica" no se plasmó en bajas masivas de los índices gracias a la sobresaliente performance de las ´big techs´", explicaron.

Si se toma el índice ARK Innovation (ARKK) que agrupa las acciones del sector tecnológico y de valor, con potencial de crecimiento futuro, se observa que éstas acumulan pérdidas en promedio del 45% desde sus máximos históricos, lo cual refuerza el contexto adverso que enfrenta el sector.

El ARK Innovation no invierte en acciones big tech por lo que queda al descubierto que en general, las tecnológicas fuera de estas grandes compañías se encuentran enfrentando un escenario adverso.

Los analistas de Cohen dijeron que las compañías con altos ratios de valuación continúan sufriendo el contexto de menor liquidez que se avizora a partir de marzo, momento en el que la Reserva Federal (Fed) comenzaría el proceso de suba de tasas de interés. 

"El retiro de estímulos monetarios históricamente generó una compresión en los múltiplos de valuación de las compañías. No obstante, las caídas observadas en algunas empresas de alto crecimiento comienzan a plantear ratios más aceptables y despiertan el interés por un potencial punto de entrada atractivo", indicaron.

Las causas de la baja

Para entender por qué las acciones del sector tecnológico son las que más sufren, hay que buscar causas monetarias y de valuación.

Por un lado, en las últimas semanas la Fed se ha mostrado dispuesta a subir su tasa de interés de referencia antes de lo previsto e incluso de una manera más agresiva respecto de lo que se especulaba inicialmente.

Esto generó una fuerte suba en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, con la tasa a 10 años colocándose por encima de 1,77%, su mayor nivel en 2 años.

Una suba de tasas hace que el valor actual de las acciones sea más bajo.

Por lo tanto, una suba de tasas golpea a las acciones tecnológicas y en especial a las de crecimiento (growth) ya que son más volátiles y sensibles a variaciones en la tasa de interés por cuestiones de valuación.

Además, las grandes compañías tecnológicas (big tech), habían mostrado ganancias muy abultadas a lo largo del año pasado, colocándolas con valuaciones muy altas.

Debido a las fuertes subas y altas valuaciones, muchos inversores creyeron que era un buen momento para tomar ganancias y reducir posiciones en las mismas, como el caso de Apple, Google, Microsoft, Facebook, Tesla, Nvidia, entre otros.

Por estos dos factores (riesgo de suba de tasas y toma de ganancias) las acciones tecnológicas son hoy las que más están cayendo y dada la alta ponderación que tienen en el S&P 500 (el 25% corresponde a compañías tecnológicas big tech), terminan arrastrando a la baja al índice bursátil.

Gustavo Domínguez, CIO de Adcap Grupo Financiero y co-fundador de Banza, explica que los mercados odian la política monetaria restrictiva y ello se traduce en una baja en las acciones tecnológicas.

"La Reserva Federal ha dado un volantazo importante, y los mercados de futuros han pasado de esperar dos subas de tasa en julio y en noviembre y diciembre, a esperar tres. Estas serían en marzo, junio, y en septiembre y probablemente detrás de lo que salió a decir Goldman Sachs, que piensa que la Fed va a tener que subir las tasas cuatro veces este año", dijo.

Gustavo Domínguez considera que, como se ven las cosas al día de hoy, los mercados no terminaron todavía de corregir.

"Hay más lugar para corrección, en un contexto donde a los mercados, sin excepciones, no les gusta cuando la Reserva Federal está con una política monetaria restrictiva", dijo Domínguez.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, entiende que es engañoso cuando se mira el índice ya que hay acciones de medianas y pequeñas capitalizaciones bursátiles del sector tecnológico que cayeron desde sus máximos que alcanzaron durante la pandemia más de un 50%.

"Esto tiene que ver con que sus negocios se potenciaron durante la pandemia, pero van a perder velocidad de crecimiento a futuro o empresas que están endeudadas y no generan ganancias para los accionistas y la pone en un lugar de menor interés para los inversores en un escenario de suba de tasa", comentó.

¿Rebote en el Nasdaq?

 Las acciones del sector tecnológico acumulan pérdidas de 5,9% desde sus máximos, y muchos inversores salieron a recomprar acciones para aprovechar el selloff.

Incluso el banco de inversión JP Morgan emitió un informe en el que recomendaba salir a comprar acciones y advertía que los mercados pueden convivir con la amenaza de la variante Ómicron así como también pueden soportar un contexto de tasas de interés en ascenso.

Gustavo Domínguez cree que puede verse algún rebote en el Nasdaq, que es el índice que ha liderado la corrección aunque no espera un cambio de tendencia.

"Veo un rebote cercano en el Nasdaq, pero la tendencia no necesariamente se va a revertir. Veo posibilidad de rebote fundamentalmente porque tiene en su composición compañías de alto crecimiento y tecnología, y nuevos negocios y mercados, que hace que sean aquellas empresas que para crecer tengan que financiarse tomando dinero prestado. Por eso, históricamente se entiende que el sector de crecimiento sea el más afectado por una suba de tasas", estimó.

José Ignacio Bano, gerente de research de IOL InvertirOnline, remarca que el hecho de que el S&P 500 y el Nasdaq estén muy cerca de sus máximos hace que resulte difícil imaginar que más de la mitad de las empresas tecnológicas estén cayendo más del 50% desde sus máximos.

"No hay evidencia de que las bajas hayan terminado. Cuando las caídas son pronunciadas y se aceleran, es difícil pensar en que esto ya terminó. Es clave en estos momentos determinar el horizonte temporal del inversor, si es de corto o largo plazo. Hay que entender cuáles son las empresas que están preformando bien y cuales están teniendo un mal momento. Mismo dentro de las tecnológicas hay acciones de valor y que tienen una liquidez muy grade. En ese sentido, las big tech son las que tienen una mayor porción de caja y son acciones mucho más sólidas, con un negocio muy bien formado", dijo.

Hacia adelante, Diego Martínez Burzaco entiende que hay que ser selectivo y no ver el índice para ver cómo está el mercado.

"Cuando desagregamos el mercado, vemos que hay acciones con mucha volatilidad y que cayeron mucho, pero es un escenario distinto de las que se está viviendo en las big tech. Para el inversor que no quiere correr demasiado riesgo es aconsejable seguir a las bigh tech grandes y para aquellos inversores más amantes al riesgo, podría ser un buen momento para analizar a estas acciones que muestran pérdidas bastante más abultadas", dijo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios