Finanzas personales

Tarjeta: cómo poder acceder a los programas Ahora 30 y Previaje

Como la mayoría de los bancos no actualiza el cupo disponible en forma automática a toda su clientela, hay que solicitar que se suba el límite de pago en cuotas.

"Los límites de las tarjetas van siendo cada vez más insuficientes a medida que los precios suben fuerte. Si te financiás con tarjeta llega un momento que no tenés más margen para seguir usándola", describe Pablo Repetto, de GRA, la consultora que dirije Gabriel Rubinstein.

La instrumentación de ambos programas de fomento al consumo ya vienen repercutiendo fuerte en la actividad del crédito con tarjeta.

De ahí que la clave, para aprovechar al máximo los beneficios del Ahora 30 y del Previaje reside en solicitar al banco que suba el cupo de pago disponible en cuotas. 

Cuestión de cupo

Hay que demostrar, vía recibo de sueldo, que el salario del tarjetahabiente subió, porque sino puede ver una promoción a muy buen precio para viajar, pero cuando vaya a pagar le dirán que no tiene cupo.

La economía crece pero es mucho arrastre estadístico, por eso la gente está cautelosa para endeudarse. Con las tasas actuales, tiene que volar la economía para que las paguen con los ojos cerrados, al no haber un escenario claro ni en lo económico ni en lo sanitario.

El 'cupo' de la tarjeta puede llegar a imponer un límite a cualquier adquisición. Ocurriría en caso de que el titular de una tarjeta de crédito ya haya usado gran parte de su cupo para comprar en cuotas. 

Falta de actualización

Pero no necesariamente se deberá a un exceso en sus gastos, sino que en muchos casos responde a la falta de actualización de los límites por parte de los bancos, en momentos en los que la inflación deteriora cada vez más el poder adquisitivo de esos topes. Y a los bancos no les agrada demasiado los programas subsidiados como el caso del Ahora 30.

"Los bancos no saben cómo terminará el rebote de la economía, ya que sus clientes quedaron endeudados en otros ámbitos y los bancos no saben si se podrán recuperar".

"Los bancos no saben cómo terminará el rebote de la economía, ya que sus clientes quedaron endeudados en otros ámbitos y los bancos no saben si se podrán recuperar", analiza el economista Manuel Adorni.

Menos financiación

Señala que los límites de las tarjetas no acompañaron a la inflación, entonces ya se reduce el monto que se puede financiar: "Además, como la gente ya venía endeudada del año pasado con el Ahora 12, se queda sin mucho cupo para poder comprar cosas caras con el nuevo Ahora 30".

De hecho, los mayores consumidores con plástico es el público de menor poder adquisitivo del conurbano bonaerense, mientras los de clase media se cuidan más en endeudarse, según revelan los banqueros.

"La gente no se quiere endeudar porque cree que no le va a ir bien, que se ve en el índice de confianza del consumidor, que está por el piso", asegura Fausto Spotorno, director de OJ Ferreres.

Además, señala que hay menos crédito al sector privado en general: "Con el stock de Leliq, más encajes, más bonos del gobierno que hay, la capacidad de prestar al sector privado se reduce".

Los límites de las tarjetas no acompañaron a la inflación, entonces ya se reduce el monto que se puede financiar y como la gente ya venía endeudada del año pasado con el Ahora 12, se queda sin mucho cupo para poder comprar cosas caras con el nuevo Ahora 30.

Andrés Méndez, de AMF Economía, va en la misma línea: "Hay menor predisposición a endeudarse, al menos a las tasas actuales que son y van a ser muy positivas. Por eso sale el gobierno a cubrir ese bache con Ahora 30 y con créditos a monotributistas".

Esto reflejaría que las expectativas de los tomadores están ahí, muy tranquilas: "La economía crece pero es mucho arrastre estadístico, por eso la gente está cautelosa para endeudarse. Con las tasas actuales, tiene que volar la economía para que las paguen con los ojos cerrados, al no haber un escenario claro ni en lo económico ni en lo sanitario".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios