Una recesión en Estados Unidos y Europa es "cada vez más probable", advierten los economistas

Las agresivas alzas de las tasas de interés y la preocupación por el suministro energético en Europa provocan fuertes recortes en las proyecciones de crecimiento.

Los riesgos de que Estados Unidos y Europa entren en recesión han aumentado considerablemente, según advierten los economistas antes de la cumbre del G7 que comienza este fin de semana en Baviera.

Economistas de ambos lados del Atlántico le dijeron al Financial Times que se habían vuelto cada vez más pesimistas tras la decisión de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés para contrarrestar la creciente inflación, y por la preocupación por el suministro de gas en Europa de cara al invierno.

Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg Bank, afirmó que la balanza se ha "inclinado" a favor de una contracción económica el próximo año en Estados Unidos y Europa. "Lo que antes era un riesgo creciente se ha convertido ahora en el caso base".

Fed: crece el consenso para otra suba de la tasa de 0,75 puntos en julio

Goldman Sachs duplicó el riesgo de que Estados Unidos entre en recesión este año del 15% al 30%, con una probabilidad del 48% de recesión en un horizonte de dos años, tras la primera suba de la tasa de interés en 75 puntos básicos de la Fed desde 1994.

"Los riesgos de recesión en Estados Unidos son incómodamente altos y van en aumento. Yo los situaría en el 40% en los próximos 12 meses, y más o menos en las mismas probabilidades en los próximos 24", dijo Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics. Añadió que Europa es aún más vulnerable.

"Para evitar la recesión, la economía mundial necesita un poco de suerte y que las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus y de la agresión rusa disminuyan rápidamente, junto con una hábil formulación de políticas por parte de la Reserva Federal y otros bancos centrales", dijo Zandi.

Los líderes del G7 debatirán el estado de la economía mundial en su almuerzo de trabajo del domingo, en el que la inflación será dominante. El presidente de Ucrania, Volodímir Zelensky, participará a distancia por videoconferencia en las conversaciones del lunes, que se centrarán en la crisis provocada por la guerra de Rusia.

El panorama económico mundial se ha ido oscureciendo desde que la invasión rusa de Ucrania, en febrero, disparó los precios de la energía y los alimentos. A lo largo del mes de junio, los bancos centrales, desde Washington hasta Zurich, subieron las tasas de interés por un margen mayor de lo que esperaban los mercados, indicando que harían lo que fuera necesario para frenar la creciente inflación, incluso si eso significara desencadenar una recesión.

El suministro de gas a Europa se ha vuelto más incierto tras la decisión de Rusia de cortar los flujos a muchos países. Las interrupciones de la cadena de suministro derivadas de las políticas de tolerancia cero al Covid en China siguen pesando sobre las perspectivas de crecimiento.

Cumbre del G7: estabilizar los precios de la energía, la preocupación clave de los líderes

La suba de la Fed llevó a los economistas del sector privado a rebajar sus previsiones para Estados Unidos en 2023 por el mayor margen en lo que va de año, con recortes incluso mayores que los realizados al inicio de la guerra de Ucrania, según Consensus Economics, que hace un seguimiento de las previsiones de crecimiento e inflación.

Peter Hooper, economista del Deutsche Bank y exfuncionario de la Fed, que en abril se convirtió en uno de los primeros en Wall Street en pronosticar una recesión, advirtió que el panorama de la inflación a corto plazo "no parece bueno", lo que significa que el banco central podría tener que subir las tasas de forma aún más agresiva de lo que se espera actualmente. Desde entonces, el banco ha adelantado su previsión de contracción a mediados del próximo año. "Será muy difícil ajustar esto hasta el punto de reducir la inflación con sólo medio punto porcentual de aumento del desempleo en los próximos dos años", dijo.

Los economistas también recortaron drásticamente sus perspectivas para 2023 para la zona euro, el Reino Unido y ocho de los otros 10 países y regiones analizados por Consensus Economics.

Neil Shearing, economista jefe de Capital Economics, dijo que los riesgos de recesión son mayores en Europa, donde la crisis del costo de vida inducida por la inflación se une a la posible escasez de gas. Al igual que en Estados Unidos, el Reino Unido y la eurozona también se enfrentan a una inflación en máximos de varias décadas.

La Agencia Internacional de la Energía advirtió esta semana que Europa debe prepararse de inmediato para la interrupción total de las exportaciones de gas ruso este invierno.

Martin Wolburg, economista senior de la aseguradora Generali, dijo: "Si Rusia cortara totalmente el suministro de gas a la Unión Europea, una recesión en la zona euro se convertiría en el nuevo caso base, con la economía alemana especialmente afectada".

La AIE advierte a Europa que se prepare para el cierre total de las exportaciones de gas ruso

Katharina Utermöhl, economista sr. de Allianz, se mostró más optimista: "El fuerte repunte post-confinamientos en los sectores más afectados por la pandemia -en particular, el de los viajes y la hotelería- debería mantener a flote la economía de la eurozona durante los meses de verano".

En el Reino Unido, se espera que el Banco de Inglaterra suba las tasas, a pesar de que prevé que la economía se estanque en los próximos dos años. "El panorama general es que la economía puede ser sólo fraccionadamente mayor el año que viene de lo que era antes de la pandemia", dijo Thomas Pugh, economista de RSM UK, una empresa de impuestos y consultoría.

Las previsiones oficiales del sector realizadas por los bancos centrales y organismos multilaterales como la OCDE y el FMI siguen mostrando que las grandes economías avanzadas del mundo crecerán este año y el próximo.

Sin embargo, el presidente de la Fed, Jay Powell, reconoció esta semana en las audiencias del Congreso que una recesión en Estados Unidos era "ciertamente una posibilidad", al tiempo que prometió que el compromiso del banco central de restaurar la estabilidad de precios es "incondicional".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios