PREMIER EN APUROS

Partygate: a Boris Johnson esta vez sí se le puede terminar la fiesta

Los conservadores se preguntan cada vez más si las únicas opciones que les quedan son un ataque quirúrgico o una muerte prolongada.

Tal vez en el futuro, los grupos de alumnos que visiten el Parlamento se detengan ante la estatua de un exprimer ministro. Mientras estudian su rostro, el cabello rebelde finalmente domado en bronce, el profesor les explicará que se trata de Boris Johnson, un líder de indiscutible importancia histórica derribado por una fiesta que invitaba a llevar "tu propia botella".

Como ocurre a menudo con los líderes, la ruina del primer ministro puede esta ligada con los rasgos que en su momento lo hicieron atractivo para los votantes, en este caso su irreverencia y despreocupación. Con las grandes batallas del Brexit ganadas, los aliados son menos tolerantes con sus debilidades. Una racha de errores no forzados que culminó con la revelación de que había violado sus propias leyes por Covid al celebrar, o al menos asistir, a una fiesta en el jardín de Downing Street lo pone ahora en grave riesgo.

No está dispuesto a abandonar la lucha. Es probable que se produzcan importantes cambios de personal en Downing Street. Aprovechó las Preguntas al Primer Ministro [un evento que se realiza todos los miércoles al mediodía en que los Miembros del Parlamento (MPs) tienen la posibilidad de interrogarlo] para presentar otra de esas humildes disculpas que normalmente se resiste a ofrecer. El hosco silencio de sus propios MPs sugirió poca convicción en que sus admisiones parciales de culpa sean adecuadas, especialmente después de los días de ofuscación, pero también una aceptación a regañadientes de que ha ganado algo de tiempo. 

Ómicron: la OMS advierte que es muy pronto para tratar al Covid como endemia

Pero incluso si consigue superar la crisis inmediata, que ha conmocionado tanto a los votantes como a sus colegas, es difícil ver cómo puede recuperar su autoridad y popularidad. Un experimentado operador señala: "No es sostenible. No puedo decir exactamente cómo se desarrolla esto, pero no veo que termine bien".

No es fácil destituir a un primer ministro en funciones y la capacidad de Johnson para salir de los apuros es legendaria. Pero los tories [conservadores] se preguntan cada vez más si las únicas opciones que les quedan son un golpe quirúrgico o una muerte prolongada.

En medio de situaciones políticas muy cambiantes, uno puede perder de vista las trayectorias subyacentes. Pero, incluso antes de esta nueva crisis, la popularidad de Johnson ha estado en clara caída desde junio. Alguna que otra encuesta puntual puede surgir, pero la trayectoria general es clara. Entre todos los votantes, el porcentaje que dice que está haciendo un buen trabajo ha caído del 48% al 23%. El patrón es el mismo entre los votantes tories, aunque desde un pico mucho más alto. 

En la pregunta sobre el "mejor primer ministro", ha emprendido el líder laborista, Keir Starmer. La primacía actual de los laboristas se debe más a la caída de los tories que a una repentina ola de entusiasmo, y la victoria absoluta seguiría requiriendo la escala de oscilación nacional que sólo se ha visto dos veces desde la guerra. Pero privar a los tories de su mayoría parece ahora posible.

La conclusión a la que el vengativo exestratega de Johnson, Dominic Cummings, insta a los tories a llegar es que el primer ministro se ha convertido en un lastre para sus perspectivas. Esta última reacción está empujando a los parlamentarios hacia la afirmación de Cummings de que sólo pueden ganar con "un nuevo primer ministro".

No existe una sanción directa para un primer ministro que rompa las reglas. Los laboristas podrían desencadenar un voto de confianza formal, pero la vía más probable para destituir a Johnson es un concurso desencadenado por su propio bando. Aunque 53 diputados pueden forzar una votación sobre el liderazgo, la victoria requeriría que la mitad del bloque, unos 180 MPs, se volviera en su contra. Dado que un desafío sólo puede tener lugar una vez cada 12 meses, sus enemigos no querrán disparar y fallar. La tentación de esperar hasta después de las elecciones locales de mayo será fuerte.

Ómicron: cómo es la vida después de la variante según lo que pasó en Sudáfrica 

De momento, los parlamentarios tories pueden refugiarse, como se pretendía, detrás de una investigación realizada por una alta funcionaria, Sue Gray. Pero esto pasa por alto el punto más importante. El legalismo nunca es el camino a seguir con los votantes. Los diputados pueden esperar el informe, pero se sentirán falsamente reconfortados si permite que Johnson se libere de alguna manera. La imagen de él en una fiesta en su propio jardín en un momento en que tales eventos estaban prohibidos y la gente veía a sus familiares morir solos hablará más fuerte que cualquier informe. Fue arrogante, sin sentido y carente de la más elemental decencia. La idea de que un primer ministro en funciones no supiera reconocer un evento social cuando lo vio es increíble. Ningún MP debería necesitar una investigación para saber cuál es su posición al respecto.

Hay razones para que los conservadores duden en atacar. Algunos querrán ver si la semi-disculpa apacigua la ira del público. No saben quién será el siguiente y les preocupa que sólo Johnson pueda mantener unida su amplia coalición electoral. Pero aunque algunos esperan que pueda recuperarse, no ven nada que invierta las tendencias a la baja. Los próximos meses estarán dominados por los aumentos del costo de la vida, las subas de impuestos, las dislocaciones del Brexit y las disputas sobre las políticas de emisiones de carbón cero. Los acontecimientos pueden cambiar la dinámica, pero no hay un momento evidente de alivio.

Esto hace que los tories se confíen en que los laboristas sigan siendo demasiado poco atractivos cuando los votantes se enfrenten a una disyuntiva verdadera en las elecciones. Esto es ciertamente posible pero, si las encuestas no se recuperan, los MPs no se arriesgarán a esperar a descubrirlo el mismo día.

La estrategia de Johnson, como siempre, consiste en contemporizar, esperar que sus enemigos tengan miedo de atacar antes de las elecciones locales y contar con que aparezca algo que le devuelva el apoyo. Puede que de repente vea el valor de las demandas de la bancada para la eliminación temporal del IVA en las facturas de energía. Pero sus diputados están enfurecidos y hay un grupo de personas, en particular el propio Cummings, que están comprometidas con su destitución.

Los rasgos que una vez hicieron que Johnson se ganara el cariño de sus partidarios se consideran ahora un obstáculo para el buen gobierno. Incluso este líder de teflón puede encontrar que esta última muestra de amoralidad es demasiado. Los votantes ven tanto sus debilidades personales como el colapso de su autoridad sobre sus propios diputados.

En este asunto, los diputados tories se regirán por el miedo. No actuarán hasta que su miedo a la derrota supere su miedo a atacar, pero la distancia entre esos dos puntos se está reduciendo rápidamente.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios