FINANCIAL TIMES

Mientras los títulos argentinos caen, los mercados apuestan a los bonos

Los mercados mundiales se preparan para que haya menos interés por las acciones y más por bonos en el rebalanceo de carteras que harán este fin de mes las administradoras de activos.

Miles de millones de dólares invertidos en acciones pasarán a títulos de deuda a fines de marzo cuando los grandes administradores de activos muevan el dinero para reequilibrar sus carteras, aseguran los analistas.

La fuerte caída de los precios de los bonos y el repunte de las acciones en los tres primeros meses del año desbalanceó la típica combinación que muchos inversores mantienen en sus carteras y que consiste en 60% de renta fija y 40% de renta variable.

Tras el discurso de Cristina sobre la deuda, se desplomaron los bonos globales

Antes de que finalice el trimestre financiero, los fondos de pensiones, las aseguradoras y otros grandes grupos de inversión tendrán que adquirir bonos. Esto podría ponerle un freno al giro que dio el mercado como principal característica de los primeros meses de 2021.

"Debería estar ocurriendo mientras hablamos", dijo Nikolaos Panigirtzoglou, analista de investigación de activos cruzados en JPMorgan. Los cambios en las carteras podrían explicar en parte el mejor desempeño del mercado de bonos esta semana porque las transferencias suelen concentrarse en las dos últimas semanas del trimestre, agregó.

Los bonos globales últimamente se desplomaron, a raíz de la caída de los precios en el mercado del Tesoro estadounidense que elevó 0,7 puntos porcentuales a cerca de 1,6% los rendimientos de la deuda a 10 años. Mientras tanto, el índice MSCI de acciones de mercados desarrollados subió 3,7% durante ese período.

Esa divergencia alimenta las expectativas de que el próximo rebalanceo de carteras será considerable. "Dado el repunte de las acciones y la fuerte venta de bonos, el reajuste de fines de trimestre podría ser grande, irá de la renta variable hacia la renta fija", señaló Sphia Salim, estratega de tasas europeas en Bank of America.

Crecen los temores entre los inversores en bonos

BofA estima que sólo las pensiones privadas de EE.UU. tendrán que retirar unos u$s 88.000 millones de las inversiones en acciones para colocarlos en bonos, lo que según los analistas es "históricamente significativo" en comparación con los últimos tres años.

Se calcula que los fondos de inversión equilibrados venderán u$s 136.000 millones de renta variable para comprar renta fija, según las estimaciones de JPMorgan. Entre los fondos soberanos, el banco cree que el fondo de pensiones estatal japonés GPIF de u$s 1,6 billones moverá u$s 44.000 millones, mientras que el gigantesco fondo petrolero de Noruega tendría que trasladar unos u$s 70.000 millones para cumplir su objetivo de asignación de activos.

Panigirtzoglou afirmó que sólo el rebalanceo hacia fines de marzo podría provocar una caída de entre 4% y 5% en la renta variable y en los bonos del Tesoro a diez años, un aumento del rendimiento de entre 0,1 y 0,15 puntos porcentuales. "Pero estos flujos no van a ser lo único que suceda", comentó.

BNP Paribas advirtió a principios de marzo que no debía esperarse una gran corrección del mercado como consecuencia de los flujos vinculados al rebalanceo de carteras. El banco estimó una caída de 1,2% en las acciones estadounidenses en la última semana del trimestre, basándose en que habría ventas de entre u$s 50.000 y u$s 67.000 millones.

"Los reajustes de fin de mes y de fin de trimestre claro que afectan a los mercados. Sin embargo, ese impacto parece ser más significativo cuando las acciones han tenido un rendimiento inferior, y no superior, a los bonos", aseguran los analistas de BNP.

Se espera que los inversores minoristas estadounidenses inviertan en el mercado de valores gran parte de los fondos que reciban por el programa de estímulo. Esos cheques ya han empezado a llegar y hay más en camino. Podrían entrar unos u$s 170.000 millones, según indicó el Deutsche Bank en un informe del mes pasado. El ingreso de liquidez proveniente de los pequeños inversores contrarrestará la salida de las acciones por parte de los grandes gestores de carteras.

Los hedge funds obtienen fuertes ganancias apostando a la "reflación"

La estrategia de inversión hace décadas que se basa en mantener la cartera equilibrada. La creencia popular señala que lo adecuado es armar el portafolio con 60% de acciones más arriesgadas pero de mayor crecimiento, con un contrapeso del 40% en bonos más seguros. Los fondos de inversión equilibrados gestionan cerca de u$s 7,5 millones en todo el mundo, según JPMorgan. Muchos otros grandes inversores, como los fondos de pensiones y las compañías de seguros, buscan mantener una asignación de activos similar.

Estas administradoras deben cambiar activos periódicamente para mantener el equilibrio elegido, y normalmente lo hacen a fin de mes o de trimestre. Como consecuencia de los grandes movimientos del mercado que se produjeron durante 2020, en todos los trimestres si observaron importantes rebalanceos de carteras.

Los gestores de fondos tienden a ser muy herméticos en cuanto al momento elegido para reajustar sus portafolios para evitar que se les adelanten otros operadores. Panigirtzoglou cree que el efecto total de los movimientos de este mes no se ha reflejado aún en los precios.

Los analistas prevén que la mayor parte del efectivo que fluya hacia los bonos irá a parar a deuda corporativa, pero una gran minoría entrará en los mercados de deuda pública.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios