Juegos online: por qué las apps nos mienten con sus anuncios

El mercado mundial de los juegos para celulares (que asciende a u$s 130.000 millones) es un atractivo campo de juego para los engañadores.

Los algoritmos han detectado correctamente que soy un jugador. Las redes sociales, los sitios de streaming, los motores de búsqueda: todos saben en qué stories, videos e influencers hago clic, y tienen una idea infalible de lo que haré a continuación.

Sin embargo, el efecto de este conocimiento acumulado ha sido convertir la mayor parte de mi interacción no laboral con Internet en una estafa que haría sonrojar a PT Barnum. Me refiero a los anuncios de juegos para celulares. Hablando como alguien que se enfrenta a unos 100 anuncios de este tipo en un día cualquiera, estos son un azote cuya persistencia indiscutible se burla de todos nosotros.

En casi todos los casos, el truco es el mismo: supuestas imágenes de un juego que parece fabulosamente divertido (quizás con olas de zombis o imperios de gángsters), pero que no existe o no tiene más que una relación pasajera con el juego real (insípido o con fallas) que se anuncia.

Apps bursátiles que reducen los mercados a un juego, y eso es peligroso

Hay varias versiones de la estafa. Las más comunes son las que incluyen rompecabezas, minijuegos o role-plays de aspecto intrincado que, o bien no aparecen cuando se descarga el juego, o bien aparecen con tan poca frecuencia que apenas existen. También están los que exageran el ritmo y la naturaleza subyacente del juego. Algunos son adornos creativos, otros son auténticas mentiras, con videos que muestran seductoras escenas de estrategia y acción que, en realidad, son sólo producto de la imaginación de un animador.

Toda esta publicidad se ajusta a una fórmula probada. El mercado mundial de los juegos para smartphones, que asciende a u$s130.000 millones, no sólo es un campo de juego atractivo para los embaucadores, sino que es tan grande que hay muchos datos increíblemente precisos que pueden ayudarlos a engañar.

Los productores de los juegos, que son muchos en todo el mundo, llevan años probando estos anuncios con nosotros: poniendo en línea múltiples versiones del cebo y descubriendo luego en qué hace clic la gente. Saben qué funciona bien y en qué trucos cae la gente. La conclusión, al menos ahora, es que los anuncios funcionan mejor cuando el juego de las imágenes se juega mal, y se invita al incauto (usted) a descargar el juego y hacerlo mejor.

Super Mario 64: por qué los videojuegos retro se han convertido en grandes inversiones

Para los productores, tanto de los juegos como de los anuncios, se trata de números. La inmensa mayoría de las personas que caen en los anuncios se descargan el juego -de forma gratuita- y se dan cuenta rápidamente de que es una auténtica basura. Lo borran, y la moneda de la transacción ha sido el tiempo y la irritación en lugar de dinero real.

Unos pocos, sin embargo, decidirán que, a pesar de la disparidad entre el anuncio y la realidad, el juego que han descargado vale la pena. Una pequeña proporción puede incluso inyectar dinero real en el juego a medida que avanza, y el truco habrá dado resultado.

Para los anunciantes -y los reguladores, que evidentemente no ven ningún problema- la defensa es que nadie paga dinero sin saber cómo es realmente el juego. La excepción se produjo a finales de 2020, cuando la Autoridad de Normas Publicitarias del Reino Unido ordenó al fabricante de juegos Playrix que dejara de utilizar los anuncios de dos juegos, Homescapes y Gardenscapes, porque los anuncios no mostraban el "núcleo del juego".

La sentencia sugirió una avalancha de prohibiciones similares que nunca llegaron. Y la ausencia de una línea dura ha animado a los embaucadores a proliferar y a intensificar la sofisticación de la estafa. El hecho de que los juegos se puedan descargar a través de plataformas como Google Play refleja mal su papel como reguladores de las normas. No toleraríamos este tipo de engaño en las publicidades de los colectivos. Entonces, ¿cuál es la justificación para tratar Internet como un lugar donde la deshonestidad es la norma?

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios