Informe militar: cómo la guerra por Ucrania se convirtió en una batalla por sus ciudades

Las fuerzas rusas están empantanadas debido a su incapacidad para tomar grandes centros urbanos, incluida la capital, Kiev

Mariupol está sitiada, Kherson ha sido capturada y las fuerzas ucranianas se están preparando para un asalto ruso que busca apoderarse de Odesa.

La guerra por Ucrania se ha convertido en una batalla por sus grandes ciudades. Sin embargo, el gran premio estratégico, el que el presidente ruso, Vladimir Putin, imaginó que se lograría rápidamente, sigue siendo Kiev.

La captura relámpago de la capital, que hubiera obligado al gobierno del presidente ucraniano, Volodímyr Zelenski, a rendirse, fue un objetivo estratégico cuando Rusia lanzó su invasión el mes pasado.

Las fuerzas rusas han avanzado hasta ahora en los suburbios de Kiev y la ciudad ha sido objeto de fuertes bombardeos; según los informes, ocho personas murieron como resultado de un ataque en un centro comercial el domingo por la noche.

Pero el plan de Moscú para tomar la capital se ha visto frustrado por sus propios errores de cálculo y la enérgica capacidad de resistir, hostigar y contraatacar de quienes defienden la ciudad.

"Kiev sigue siendo el principal objetivo y eso está claro... para ambos lados", dijo un oficial de inteligencia de la alianza militar de la OTAN. "Claro en términos de lo que los rusos han dicho que es su objetivo final deseado, y lo que los ucranianos saben que deben defender a toda costa".

Las feroces batallas en los suburbios de la ciudad, los combates oscilantes por el control del aeródromo clave en Hostomel y los sólidos sistemas de defensa aérea ucranianos impidieron que se repitiera la "carrera del trueno" de EEUU para tomar la capital iraquí, Bagdad, en 2003. La mayor parte de las fuerzas rusas permanecen a más de 25 kilómetros del centro de Kiev, dijo el lunes el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

Guerra en Ucrania, EN VIVO | Ucrania y EE.UU. denuncian el secuestro de 2389 niños del Donbass

Aun así, eso pone a la capital al alcance del mismo tipo de bombardeos de artillería indiscriminados que los rusos han desatado en la ciudad sureña de Mariupol y Kharkiv, en el este. Estas tácticas se utilizaron en 1995 para arrasar la capital chechena, Grozni, y durante la campaña de Rusia en Siria este siglo.

"La guerra urbana es increíblemente dura y para las fuerzas de ataque eso significa dar todo lo que tienes", dijo John Spencer, ex comandante del ejército de EEUU y ahora presidente de estudios de guerra urbana en el grupo de expertos Madison Policy Forum. "Lo que Rusia tiene mucho es artillería y, como dijo Stalin, 'la cantidad tiene calidad en sí misma'".

Una de esas "cualidades" son las consecuencias que esos intensos bombardeos provocan en la población civil. "Atender esas necesidades humanitarias requiere mucho esfuerzo y mano de obra de las fuerzas ucranianas", dijo Spencer.

Sigue siendo incierto si las fuerzas rusas pueden rodear Kiev y obligarla a sucumbir. Sus fuerzas se han mantenido a raya al norte y noreste de la capital durante varias semanas, aunque el convoy gigante que llegó al noroeste ha comenzado a desplegarse.

La geografía y la topografía de Kiev también la convierten en una ciudad difícil de conquistar: la ciudad es montañosa, en parte boscosa y dividida en dos por el río Dniéper.

Fuerzas insuficientes

Incluso si Moscú lanza un ataque completo, los funcionarios y analistas de defensa occidentales coinciden en que sus fuerzas son insuficientes para tomar y mantener Kiev.

La sabiduría convencional es que una fuerza de ataque requiere cinco soldados por cada persona que defiende, "pero en muchos conflictos ha sido más como 10:1", dijo Anthony King, catedrático de estudios de guerra en la Universidad de Warwick del Reino Unido. "Incluso si asume que solo hay 10.000 combatientes ucranianos organizados en Kiev, implicaría una fuerza rusa de unos 100.000".

Sin embargo, "debido a que Rusia carece de esas fuerzas, es más probable que recurran a un fuerte bombardeo", explicó.

Durante el sitio de Grozny de 1995, la artillería rusa disparó 30.000 disparos al día en su punto máximo, equivalente a uno cada 20 segundos, según Spencer, dejando entre 27.000 y 50.000 civiles muertos de la población original de la ciudad de 270.000 personas.

Aquí fue "donde se aplican las matemáticas crueles de una guerra convencional", dijo el funcionario de la OTAN. "Los rusos tienen un mayor potencial de reabastecimiento que los ucranianos".

Sin embargo, a diferencia de Grozny, Kiev tiene un extenso sistema de metro subterráneo, con más de 60 kilómetros de túneles que ya se han utilizado para albergar a civiles. La estación de metro Arsenalna en el centro de Kiev es el metro más profundo del mundo, 105 metros por debajo de su entrada.

"Estos subterráneos le dan al defensor la capacidad de sobrevivir durante mucho tiempo, como en el London Blitz", apuntó Spencer, quien detalló cómo podría desarrollarse la batalla por Kiev en un pódcast reciente.

Dado lo bien que se defiende Kiev y el agotamiento de los recursos propios de Rusia, los analistas dijeron que Moscú puede decidir no atacar la ciudad si puede lograr objetivos estratégicos en otros lugares, como consolidar un puente terrestre entre la península ocupada de Crimea y la región oriental de Donbas.

Presión para alcanzar un acuerdo

Entonces podría usar el bombardeo de artillería y la amenaza de un ataque masivo en Kiev para presionar al gobierno de Zelenski a llegar a un acuerdo.

Ya hay indicios de un cambio en la estrategia de Rusia en previsión de una batalla más larga, con imágenes de satélite que sugieren que sus fuerzas están excavando en el noroeste de la ciudad.

"[Rusia] puede ver [el asedio de Kiev] como una oportunidad para agotar las fuerzas de maniobra ucranianas, para utilizar a Kiev como base para atraer continuamente a los blindados ucranianos a la batalla", dijo Gustav Gressel, analista militar del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. y un ex oficial de defensa de Austria.

Pero ese enfoque también conlleva riesgos considerables para Putin, dado que los asedios suelen llevar mucho tiempo y las pérdidas de tropas rusas siguen aumentando .

La estrategia convencional también dice que los asedios urbanos se llevan a cabo mejor cuando el territorio circundante se ha asegurado de manera segura. Esto está lejos de ser el caso en Ucrania, donde los insurgentes continúan liderando contraataques exitosos contra las tropas rusas.

"Ucrania no necesita destruir al ejército ruso para ganar", dijo Spencer. "Solo necesita mantener el terreno".

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • RN

    Raul Nieto

    22/03/22

    Mas que incapacidad es lo pavoroso de esta invasión que transparentara el objetivo de dejar sin ucranianos y repoblar con rusos Lo hizo Stalin y hoy pretenden volver a repetirlo El mundo no es el mismo y no debe ser tolerado ni la falta de repudio de China

    0
    0
    Responder