Guerra Rusia Ucrania: cómo son los drones marítimos 'caseros' que golpearon a la flota rusa en el Mar Negro

El ataque frustrado a la flota rusa en el Mar Negro pone de manifiesto la capacidad de Kiev para contrarrestar la superioridad de la potencia de fuego de Moscú.

Un audaz asalto a la flota rusa con barcos explosivos no tripulados en el Mar Negro durante el fin de semana, ha puesto aún más en evidencia las deficiencias del ejército de Moscú, al tiempo que ha marcado el comienzo de lo que algunos analistas consideran una nueva era de la guerra naval.

Rusia dijo que en el ataque al puerto naval de Sebastopol participaron siete drones marítimos y nueve aéreos y afirmó haber interceptado a todos, aunque admitió daños menores en un dragaminas y en su sistema de protección del puerto. Pero los expertos navales dijeron que el ataque, visto en imágenes no verificadas, demostró la habilidad de Ucrania para aprovechar las nuevas tecnologías, algunas de ellas fácilmente disponibles, para compensar la superioridad de la potencia de fuego rusa.

El ataque a larga distancia realizado por múltiples barcos explosivos no tripulados que penetraron en un puerto supuestamente protegido proporcionó un "vistazo al futuro de la guerra naval", dijo H I Sutton, un analista de defensa.

Armas nucleares en Ucrania: los cuatro escenarios que amenazan con una crisis mundial  

Los videos publicados en Internet mostraban a los drones marítimos flotantes -conocidos en la jerga naval como vehículos de superficie no tripulados (USV, por sus siglas en inglés)- dirigiéndose a sus objetivos, incluida una fragata clase Grigorovich que podría ser Almirante Makarov, el buque insignia de la flota rusa del Mar Negro. Otras imágenes mostraban a los drones recibiendo disparos de cañón mientras las fuerzas rusas intentaban desbaratarlos frenéticamente.

En las redes sociales rusas se informó que el Makarov, que en algunos videos aparecía en el mar, había sufrido daños, aunque las afirmaciones ucranianas de que varios buques habían sido hundidos probablemente no eran ciertas, según los analistas.

En otro video aparecía un USV dentro del puerto, cambiando rápidamente de dirección como si buscara un objetivo.

Rusia dijo que Kiev preparó el ataque con el USV en Ochakiv, una ciudad costera ucraniana a unos 270 km al noroeste de Sebastopol, lo que sugiere que los drones tenían un alcance notablemente largo. Kiev, que perdió la mayor parte de su armada cuando Moscú se anexionó Crimea en 2014, tiene una política de mantener la ambigüedad sobre su participación en este tipo de ataques, pero varios analistas dijeron que era casi seguro que estaba detrás de la incursión.

"Un país sin marina operativa ha abrumado a un enemigo superior en su base", tuiteó Ville Vänskä, un comandante de infantería naval finlandés. "Ahora la guerra en Ucrania ha hecho que los [buques] no tripulados sean parte integral de la guerra naval".

El ataque con drones de Sebastopol fue el último de una serie de operaciones de ataque lanzadas contra Crimea y los activos militares de Rusia, aprovechando en cada ocasión las lagunas en las defensas rusas mediante el uso de tecnologías ucranianas propias.

Cómo son los Shahed-136, los drones kamikazes iraníes con los que Putin quiere aterrorizar a Kiev

En abril, Ucrania hundió el Moskva, un crucero de misiles y el buque insignia de la flota rusa del Mar Negro en ese momento, utilizando un misil antibuque desarrollado localmente. En agosto, enormes explosiones que se cree que fueron causadas por un nuevo misil balístico ucraniano destruyeron varios aviones de combate rusos estacionados en una base aérea de Crimea.

El mes pasado, una gran explosión -que las autoridades rusas atribuyeron a un camión bomba- demolió parcialmente un puente sobre el estrecho de Kerch que conectaba Crimea con el territorio continental ruso, una línea de suministro crucial para las fuerzas de Moscú.

Aunque no parece que se haya hundido ningún barco ruso en el ataque marítimo con drones, tuvo una "implicación estratégica", dijo Sutton.

"Hace que Sebastopol se sienta cada vez menos segura. Y eso va a influir en la forma en que la armada rusa despliegue sus buques de guerra en el futuro", dijo.

Rusia retiró sus buques de la costa ucraniana tras el hundimiento del Moskva y, según los servicios de inteligencia británicos, también trasladó sus submarinos con base en Crimea hacia el este, al sur de Rusia, tras el bombardeo del aeródromo.

El ataque también obligó a Moscú a suspender su participación en el acuerdo de exportación de grano del Mar Negro tras el ataque.

Guerra Rusia Ucrania: Putin ordena los primeros ejercicios nucleares desde el inicio de la invasión

Los buques no tripulados se han utilizado como armas al menos desde los barcos de fuego de la antigua Grecia. Los barcos sin tripulación se utilizaron en la Primera y Segunda Guerra Mundial. Más recientemente, los rebeldes Houthi de Yemen, respaldados por Irán, han utilizado lanchas motorizadas modificadas para atacar buques saudíes. Muchas armadas han desarrollado USVs, aunque generalmente con fines defensivos y de recopilación de información.

Alessio Patalano, profesor de guerra y estrategia en el King's College de Londres, dijo que aunque la incursión en Sebastopol era "lo contrario de una novedad", escribió en Twitter que el ataque demostraba la capacidad de Ucrania de utilizar tecnología relativamente inteligente y disponible para registrar éxitos operativos limitados, explotando las vulnerabilidades de Rusia.

La falta de defensas rusas contra los drones es aún más notable porque su armada recibió un aviso de la nueva amenaza cuando un dron que explotó apareció en la costa cerca de Sebastopol en septiembre. Las imágenes de la incursión del sábado mostraban la misma embarcación del tamaño de un kayak.

Quién es Sergei Surovikin, el 'general Armagedón' detrás de los nuevos ataques en Kiev

Rusia acusó a la Armada Real británica de ayudar a preparar la incursión con drones, lo que el Ministerio de Defensa del Reino Unido desestimó como "afirmaciones falsas de escala épica".

Gran Bretaña, al igual que Estados Unidos y Alemania, ha proporcionado a Ucrania USVs para las defensas costeras. Pero las imágenes del vehículo no tripulado que apareció en septiembre sugieren un diseño más propio. Parecía estar equipado con un sistema de propulsión de una popular marca canadiense de motos acuáticas y un detonador de la época soviética.

Incluso la tecnología de navegación utilizada para localizar los objetivos estaría fácilmente disponible para los fabricantes de drones amateurs, dijo Samuel Cranny-Evans, analista militar del grupo del think tank Royal United Services Institute.

"En teoría, sería bastante sencillo programar un dron marino para que apunte a un buque ruso específico. Eso estaría dentro de la capacidad tecnológica de un país tan tecnificado como Ucrania", dijo. "La guerra es siempre un gran motor de innovación".

"La conclusión es que mucha de la tecnología [autónoma] es muy accesible, así que deberíamos esperar más de estas armas autónomas", dijo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios