Estados Unidos: por qué el anuncio de la Reserva Federal sobre el tapering tuvo poco impacto en los mercados

El titular de la Fed insiste en que es demasiado pronto para avanzar con la suba de tasas, la siguiente fase de endurecimiento monetario

El anuncio de la Reserva Federal de que comenzaría a reducir su programa de estímulo de u$s 120.000 millones al mes marcó uno de los momentos más significativos de la respuesta del banco central estadounidense a la pandemia.

Sin embargo, los mercados financieros apenas se percataron de este hito: inmediatamente después de la decisión, los rendimientos del gobierno estadounidense a corto plazo sólo subieron ligeramente y el índice bursátil S&P 500 prolongó su constante ascenso.

Esta reacción tan apagada reflejó no sólo el esfuerzo de seis meses de la Fed para preparar a los inversores para el "taper" [reducción] de su enorme estímulo, sino también la insistencia del presidente Jay Powell en que todavía es demasiado pronto para pensar en subir las tasas de interés en los Estados Unidos a pesar de la inflación generalizada.

Estados Unidos: acuerdan un proyecto para controlar el precio de los medicamentos

"Es apropiado ser paciente", dijo Powell durante una conferencia de prensa tras la reunión de dos días de la Fed, en la que el banco central dijo que recortaría su programa de compra de bonos en u$s 15.000 millones cada mes, un calendario que le sitúa en la senda de la retirada total del estímulo a mediados del próximo año.

La negativa de Powell a discutir siquiera cuándo deberían subir las tasas de interés ayudó a calmar los nervios de los inversores, que se habían intensificado en los últimos días ante el fantasma de una suba anticipada que pesaba sobre los mercados.

"La Fed fue lo suficientemente dovish [flexible], algo que siempre gusta a los mercados", dijo Kristina Hooper, estratega jefe de mercados globales de Invesco. "Nadie en el mercado se sorprendió".

¿Estados Unidos más cerca de otra crisis financiera? Por qué Jay Powell es "un hombre peligroso" en la Fed

En lugar de responder directamente a las expectativas del mercado -que apuntan a al menos dos alzas de las tasas de interés en 2022, y la primera llegaría ya en el tercer trimestre-, Powell pidió indulgencia. Señaló no sólo la enorme incertidumbre que aún empaña las perspectivas económicas, sino también el considerable terreno que aún hay que recuperar para reparar el mercado laboral.

"Teníamos la pregunta de cuándo reducir el estímulo. Ahora hemos respondido a esa pregunta y a la velocidad del mismo", dijo. Pero en lo que respecta a la cuestión del "despegue" para el aumento de las tasas, Powell dijo que el banco central se estaba guardando la pólvora porque todavía no había cumplido las pruebas para el siguiente paso del endurecimiento monetario.

La Fed ha estipulado que mantendrá las tasas de interés en los niveles actuales cercanos a cero hasta que vuelva al pleno empleo y una inflación que promedie el 2% en el tiempo.

Por qué los planes de estímulo jugaron en contra de los mercados emergentes

Estos umbrales son mucho más estrictos que el obstáculo del tapering, que sólo requería "un progreso adicional sustancial" hacia los objetivos de la Fed.

El aumento de la inflación, impulsado por los cuellos de botella de la cadena de suministro y las interrupciones relacionadas con la pandemia, ha aumentado la presión sobre la Fed para que contemple un movimiento más rápido hacia una política monetaria más estricta para contrarrestar las persistentes presiones sobre los precios.

Pero Powell mostró el miércoles poco apetito por sacrificar las metas de empleo de la Fed en un intento de frenar una inflación que el banco central aún espera que se desvanezca con el tiempo.

Tapering: cómo quedará el mercado de bonos tras la salida de la Fed

Dicho esto, la Fed cambió en cierta medida su tono sobre la gravedad de los riesgos de inflación en EE.UU., reconociendo que las presiones de los precios han superado las expectativas y que probablemente perduren durante más tiempo debido al empeoramiento de los cuellos de botella en la cadena de suministro.

Sin embargo, Powell se mantuvo firme en su creencia de que el entorno económico más caliente no justifica un giro hacia un rápido endurecimiento de la política monetaria en este momento.

Powell dijo que la Fed era consciente de las "dificultades que la alta inflación supone para los individuos y las familias", pero insistió en que el banco central no tenía las herramientas necesarias para abordar los problemas de la cadena de suministro.

¿Por qué a los bancos centrales les cuesta tanto hacer bien su trabajo?

En cambio, dijo que la Fed compartía la opinión de algunos economistas que creen que la "economía dinámica de Estados Unidos se ajustará a los desequilibrios de la oferta y la demanda" con el tiempo, y que la inflación se reducirá entonces a niveles cercanos a su objetivo del 2%.

Aun así, Powell equilibró sus señales 'dovish' con garantías de que la Fed estaba "observando cuidadosamente" para asegurarse de que la economía estadounidense evolucione como se espera, prometiendo que el banco central "no dudaría" en actuar si la inflación se afianzaba.

Jeffrey Sherman, subdirector de inversiones de DoubleLine Capital, dijo: "El mensaje clave de Powell fue que la Fed no está en piloto automático".

Tal vez lo más importante es que Powell ganó algo de tiempo extra mientras la Fed se embarca en su último intento de dar un empujón a la política monetaria hacia algo que se acerque a la normalidad, dijo Ethan Harris, jefe de investigación de economía global en Bank of America.

"Realmente no están seguros de qué hacer con la reciente aceleración de la inflación y quieren recopilar más datos", dijo Harris, quien, sin embargo, está preocupado de que la Fed está quedando vulnerable al riesgo de un golpe mucho más grave de las presiones en los precios.

Sin embargo, para un antiguo empleado de la Fed, el enfoque de Powell de esperar y ver es el correcto.

"Es preferible errar por el lado de la cautela porque sabemos cómo lidiar con la inflación", dijo Roberto Perli, que ahora se desempeña como jefe de investigación de política global en Cornerstone Macro. "No sabemos realmente cómo lidiar con una inflación demasiado baja o, peor aún, con la deflación".

Y añadió: "Están haciendo lo correcto".

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • G

    GDLL

    04/11/21

    Una pandemia mortal de los totalmente vacunados - Los datos mundiales de 185 naciones demuestran que las mayores tasas de mortalidad por Covid-19 se dan en los países más vacunados

    Las vacunas contra el Covid-19 no sólo han fracasado en todo el mundo según todas las mediciones, sino que, de hecho, están aumentando tanto las tasas de infección como las de mortalidad. Cuanto más se vacune, peor serán ambas. En lugar de ser seguras y eficaces, cientos de millones de casos y millones de muertes demuestran que las vacunas Covid-19 no sólo son ineficaces, sino también mortales, y tenemos los datos para demostrarlo...

    https://theexpose.uk/2021/11/03/worldwide-data-proves-highest-covid-19-death-rates-are-in-most-vaccinated-countries/

    https://t.me/actualidades_internacionales

    0
    0
    Responder