FTExclusivo Members

España: Pedro Sánchez consigue su primera victoria táctica en el Congreso

El socialista consiguió reunir votos suficientes para poner a su candidata, Francina Armengol, como presidenta de la legislatura. En las próximas semanas el rey Felipe VI deberá elegir a quién invita a formar gobierno.

El presidente en funciones de España, Pedro Sánchez, logró su primera victoria táctica en la lucha postelectoral del país, ya que los legisladores eligieron a una candidata de su partido como presidenta del Congreso.

Desde las elecciones generales del 23 de julio, el país ha estado en una especie de estancamiento -en el contexto de las vacaciones de verano- sin que ni los socialistas de Sánchez ni el Partido Popular (PP) de Alberto Núñez Feijóo tengan un camino claro hacia el poder.

El presidente en funciones logró reunir el apoyo de otros seis partidos además del suyo para alcanzar 178 votos a favor de Francina Armengol, su elección para presidenta del Congreso, dos votos más de la mayoría absoluta necesaria.

España entró en un limbo político

Felicitando a Armengol, Sánchez dijo: "Trabajamos ya por una nueva legislatura de progreso y convivencia".

Sin embargo, el resultado no le garantiza otro mandato. Necesitaría reunir el mismo apoyo en la votación de investidura, posiblemente en septiembre, pero algunos partidos regionales más pequeños que lo respaldaron el jueves dijeron que su apoyo para la presidencia del gobierno no estaba garantizado.

Armengol recibió el apoyo de Junts per Catalunya, un grupo separatista radical que probablemente tendrá un papel decisivo, y que no había votado a favor de Sánchez antes.

Alberto Núñez Feijóo, líder del PP.

Junts lideró un intento de separar a Cataluña de España en 2017, que culminó en un referéndum inconstitucional y en una declaración fallida de independencia.

Fue fundado por el expresidente catalán Carles Puigdemont, que ha estado exiliado en Bélgica durante los últimos seis años y tiene una orden de arresto por el referéndum.

Puigdemont escribió en X (antes Twitter) que la votación para la presidencia no estaba "de ninguna manera" relacionada con la elección de un nuevo presidente. Dijo que su partido tenía poca confianza en los socialistas de Sánchez y que no se van a mover por "promesas (...) sin garantías de cumplimiento".

Por qué este prófugo y separatista catalán es la clave para la estabilidad de España

La elección de Armengol por parte de Sánchez, una exlíder de las Islas Baleares de habla catalana, se consideró un gesto hacia los separatistas catalanes. Para asegurar el apoyo de Junts, los socialistas acordaron un pacto para promover el uso del catalán y otras lenguas regionales en el congreso y para investigar presunto espionaje a líderes catalanes por parte de Madrid.

Pero el partido catalán está negociando más duramente la investidura, buscando un referéndum adecuado sobre autodeterminación para Cataluña y una amnistía para las personas que enfrentan procesos penales por el voto de 2017.

Si ni los socialistas ni el PP pueden alcanzar la mayoría necesaria para asumir el poder, España se verá obligada a repetir las elecciones en diciembre o a principios del próximo año, como lo hizo en 2015 y 2019.

Elecciones en España: el rol clave de Vox para devolver a la extrema derecha al gobierno tras 48 años

El PP obtuvo la mayoría de los escaños en julio, pero no tuvo el éxito que esperaban los líderes del partido y no pudo alcanzar una mayoría de 176 escaños ni siquiera con sus posibles aliados de Vox, un partido de extrema derecha.

"El PP ha dinamitado los puentes que conducen a pactos con cualquier partido político que no sea Vox", dijo Sánchez el miércoles. "Eso los deja más aislados que nunca".

Sánchez ya dependió de lo que los críticos llamaron un amalgama 'Frankenstein' de votos para asumir el cargo en 2018 y para aprobar legislación importante que va desde reformas en el mercado laboral hasta un mejor acceso al aborto.

El ex terrorista de ETA que está provocando la caída de Pedro Sánchez en España

Además de Junts, otros votos para la presidencia del Congreso vinieron de Sumar de Yolanda Díaz, una alianza de 15 grupos políticos de izquierda y regionales.

Otros partidos regionales se han mostrado molestos ante la idea de que Sánchez dé por sentado sus votos mientras toda la atención se centra en Junts. "Todos somos necesarios aquí y todos somos decisivos", dijo Mertxe Aizpurua, una legisladora de EH Bildu, un partido separatista vasco descendiente del ala política del grupo terrorista ETA.

Aunque el PP se opone firmemente al separatismo, Elías Bendodo, un alto funcionario del PP, no descartó la posibilidad de que su partido hablara con Junts. Si el grupo catalán simplemente se abstuviera en una votación de investidura, podría ser suficiente para que Feijóo se convirtiera en presidente de gobierno.

El rey Felipe VI de España tiene un rol en el culebrón político, ya que debe decidir en las próximas semanas a qué líder partidario invitar para que haga el primer intento de formar gobierno. Sánchez sugirió el miércoles que el PP estaba tratando de presionar al monarca para que eligiera a Feijóo, una acusación que el PP rechazó.

"La presión no está en el rey, está en Sánchez", dijo un funcionario del PP. Según el argumento del oficial conservador, ya cuentan con el apoyo garantizado de 171 legisladores, incluidos los de Vox, mientras que la posible alianza de Sánchez, que con Junts alcanzaría 178 escaños, está lejos de estar sellada.

Haciendo alusión a los esfuerzos de Sánchez, Feijóo dijo el miércoles: "Existe el riesgo de un gobierno aún más débil y dividido que en el Congreso anterior".

Temas relacionados
Más noticias de España

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.