El FMI pide aumentar tarifas para afrontar el mayor costo de la energía

El Fondo dice que la medida alentaría el ahorro de energía y protegería a los hogares más pobres. Los gobiernos europeos han aplicado controles de precios, recortes de impuestos y subsidios

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha instado a los gobiernos europeos a trasladar el aumento de los costos de energía a los consumidores para alentar el "ahorro de energía" e impulsar un cambio hacia una energía más ecológica a la vez de proteger a los hogares más pobres.

Los gobiernos europeos que han tratado de proteger a los hogares de los altos costos con controles de precios, recortes de impuestos y subsidios, "deberían permitir que el aumento completo en los costos de los combustibles se traslade a los usuarios finales para fomentar el ahorro de energía y el abandono de los combustibles fósiles", dijo el subdirector en el departamento europeo del FMI.

La transformación energética de Alemania para pasar el invierno sin el gas de Rusia

Oya Celasun agregó que, al mismo tiempo, los gobiernos deberían implementar medidas de alivio para apoyar a los hogares de bajos ingresos -que son los que menos pueden hacer frente a los precios al alza de la energía- como "una prioridad".

Los parisinos comenzaron a ahorrar energía por pedido del gobierno francés

Los precios al consumidor de energía están aumentando a una tasa anual de casi el 40 por ciento en la eurozona y del 57 por ciento en el Reino Unido, lo que refleja el aumento de los precios mayoristas del gas y el petróleo después de la invasión rusa de Ucrania. Eso está consumiendo drásticamente los ingresos disponibles de los hogares.

Cortes de luz: cuáles son los trucos que preparan los supermercados y tiendas de Francia

Los hogares más pobres, que gastan una mayor parte de su dinero en electricidad y gas, se ven particularmente afectados.

Como resultado, el FMI instó a los gobiernos a cambiar sus medidas de apoyo de base y ampliar a medidas que proporcionen un apoyo más específico.

Las medidas existentes incluyen límites de los precios de la energía en Francia, España y Portugal, recortes de impuestos a la electricidad en Alemania y los Países Bajos, subsidios a la energía en Italia y Grecia y asignaciones de energía en Alemania y el Reino Unido.

Sin embargo, "dado que es probable que los combustibles fósiles sigan siendo caros durante algún tiempo, los gobiernos deberían permitir que los precios minoristas aumenten para promover la conservación de energía y proteger a los hogares más pobres", dijo Celasun.

Las medidas de apoyo de base amplia existentes no sólo retrasan el ajuste necesario al choque energético, sino que también mantienen la demanda y los precios mundiales de energía más altos de lo que serían de otro modo, advirtió el FMI.

En muchos países, el costo de combatir el aumento del precio de la energía superará el 1,5 por ciento de la producción económica este año debido a las amplias medidas de contención de precios, estimó el FMI.

Esto es más costoso que compensar por completo el aumento en el costo de vida para el 20 por ciento más pobre de los hogares, que el FMI estimó en alrededor del 0.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en promedio para 2022.

Andrew Kenningham, economista de Capital Economics, predijo que los gobiernos europeos avanzarían hacia un apoyo más específico en los próximos meses "simplemente porque los costos de los subsidios energéticos universales se volverán prohibitivos".

El FMI destacó al Reino Unido junto con Estonia, donde se espera que el costo de vida del 20 por ciento de los hogares más pobres aumente aproximadamente el doble que el costo de los hogares más ricos.

Celasun también dijo que dado que se esperaba que los precios se mantuvieran altos durante varios años, "el argumento a favor de apoyar a las empresas es generalmente débil".

Era "apropiado" que los gobiernos apoyaran a las empresas durante un aumento de precios de corta duración, ya que de lo contrario podría provocar la quiebra de empresas viables, dijo. Este sería particularmente el caso si Europa se enfrentara a un corte total de los flujos de gas y los países tuvieran que racionar temporalmente el gas a la industria.

Sin embargo, agregó que en la mayoría de los casos era difícil implementar un esquema de apoyo bien focalizado sin introducir distorsiones y atenuar los incentivos para la conservación de energía.

Kenningham señaló que el FMI sólo ofreció un apoyo limitado para los únicos impuestos extraordinarios a los productores de electricidad, pero dijo que pensaba que "había un argumento muy sólido cuando las empresas obtienen ganancias excepcionales debido al sistema de precios marginales".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios