China se escapa por poco de una contracción en el segundo trimestre, mientras el Covid afecta a la economía

El PBI aumentó 0,4% interanual en el segundo trimestre, poniendo en peligro el objetivo de crecimiento anual.

La economía china se libró por poco de una contracción en el segundo trimestre, ya que las repercusiones de la política de Covid cero del presidente Xi Jinping avivaron las expectativas de que Beijing inyectara cientos de miles de millones de dólares de estímulo para apuntalar el crecimiento.

La segunda economía mundial se expandió un 0,4% interanual en el segundo trimestre, por debajo del 1,2% previsto por los economistas, y por debajo del 4,8% registrado en el primer trimestre.

La ralentización reflejó el impacto de un confinamiento de dos meses en Shanghai, que entró en pleno vigor en abril, y mostró la amenaza para el crecimiento global que supone el intento de Xi de erradicar la Covid-19 en el principal centro manufacturero del mundo.

El precio de las materias primas se desploma en medio de temores de recesión

Las cifras de la Oficina Nacional de Estadística (ONE) se publicaron en una coyuntura tensa para los planificadores económicos de Xi. La batalla de Beijing para erradicar los brotes de coronavirus se ha basado en meses de confinamientos repentinos y duras restricciones a la movilidad, lo que ha arrastrado el ritmo de la recuperación económica de China.

El resultado del 0,4% marcó la segunda peor cifra de crecimiento trimestral de China en 30 años, tras una contracción al comienzo de la pandemia. Con un crecimiento en el primer semestre del 2,5%, se espera que Beijing no alcance su objetivo de crecimiento anual de alrededor del 5,5% para 2022, un mínimo de tres décadas.

"Estos datos ponen de manifiesto las desfavorables circunstancias internas y externas que, junto con la estrategia gubernamental de Covid cero, están comprimiendo la actividad económica y subrayan la imperiosa necesidad de adoptar medidas políticas a corto plazo para reactivar el crecimiento", declaró Eswar Prasad, profesor de economía de la Universidad de Cornell y exdirector de la división China del FMI.

Añadió que, aunque el crecimiento de la inversión se ha mantenido "mejor de lo esperado", conlleva "una serie de riesgos fiscales y financieros a medio plazo".

Para añadir más presión a la administración Xi, el desempleo juvenil aumentó hasta un récord del 19,3%.

Treinta y una ciudades chinas están bajo cierre total o parcial, lo que afecta a 247,5 millones de personas en regiones que representan alrededor del 17,5% de la actividad económica del país, según un análisis publicado esta semana por el banco de inversión japonés Nomura.

La administración Xi ha dicho sistemáticamente que daría prioridad a la protección del país frente a los brotes de coronavirus sobre la economía. Ha achacado la desaceleración del país a la pandemia, a los riesgos de estanflación y al endurecimiento monetario a nivel mundial.

China crea una coalición para contrarrestar el liderazgo "bárbaro y sangriento" de Estados Unidos

Fu Linghui, vocero de la ONE, admitió que alcanzar el objetivo de crecimiento del 5,5% fijado por Beijing

para este año sería ahora un "desafío"."En general, con una serie de políticas para estabilizar sólidamente la economía que han logrado resultados notables, la economía nacional ha superado el impacto adverso de factores inesperados, demostrando el impulso de una recuperación estable", dijo Fu a los periodistas.

En términos intertrimestrales, el PBI de China cayó un 2,6%, frente a un crecimiento revisado del 1,4% en los tres primeros meses del año y por debajo de las expectativas de una contracción del 1,5%, según un sondeo de Reuters.

Las ventas minoristas, un indicador crítico del sentimiento en el mayor mercado de consumo del mundo, bajaron un 4,6% en el segundo trimestre, tras una caída de dos dígitos en abril. El gasto de los consumidores ha quedado rezagado con respecto a la recuperación general desde el inicio de la pandemia, en parte debido a las restricciones a los viajes.

Los inversores se trasladan a India tras la "ruptura tecnológica" en China

La producción industrial aumentó un 3,9% en junio en comparación con el mismo periodo del año anterior. La producción industrial aumentó un 0,7% en el segundo trimestre.

Julian Evans-Pritchard, economista senior de China en Capital Economics, dijo que el rendimiento de los tres meses "fue aún más débil de lo que parece", a pesar de las mejoras en junio.

"La oficina de estadísticas afirma que la producción del segundo trimestre fue ligeramente superior a la de hace un año", dijo. "Eso es inverosímil incluso teniendo en cuenta el fuerte repunte que muestran los datos mensuales de junio...No es la primera vez que las cifras oficiales del PBI parecen subestimar el alcance de una recesión económica".

La inversión en activos fijos, principal medida de gasto de capital en China, creció un 5,6% el mes pasado. La inversión en infraestructuras aumentó un 7,1%, ya que Beijing incrementó sus esfuerzos de estímulo, mientras que la inversión inmobiliaria cayó un 5,4%.

Inesperado, China lanza sus AFJP: de qué se trata y cómo funciona el sistema de jubilación privado

La mayor desaceleración económica de China puede provocar una política monetaria y un estímulo fiscal más relajados, según los analistas, en contraste con las economías desarrolladas que están subiendo las tasas de interés para hacer frente a la elevada inflación.

Pero una nueva fase de inversión impulsada por el crédito podría socavar los intentos de hacer frente al elevado apalancamiento y a las deudas incobrables del sector inmobiliario, que han suscitado preocupaciones sobre la estabilidad financiera. El Banco Popular de China se ha mostrado reacio a recortar las tasas de interés por temor a la salida de capitales.

A pesar de las críticas de que el gobierno central está volviendo a gastar en exceso, en gran parte destinado a las infraestructuras a gran escala y financiado a través de los gobiernos locales, Beijing está cada vez más desesperada por frenar la desaceleración económica y el aumento del desempleo.

El Financial Times informó esta semana de que los gobiernos locales de toda China podrán emitir este año bonos por valor de 1,5 billón de renminbi. El gasto se adelantaría a la cuota del año que viene.

Sin embargo, Prasad afirmó que "el margen de maniobra" para la flexibilización de la política monetaria por parte del Banco Popular de China se está reduciendo debido al aumento de la tasa de interés en Estados Unidos. También señaló los riesgos que plantea una "espiral de salida de capitales por depreciación de la moneda que podría desencadenar cualquier flexibilización amplia y agresiva de la política monetaria".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios