Cocina

Borregos de Cardedeu: la receta más sencilla para preparar paso a paso estos tradicionales dulces catalanes

Originarios de la localidad de Cardedeu, estos dulces son un reflejo de la gastronomía de Cataluña. Qué se necesita para prepararlos y que queden perfectos.

En esta noticia

A la hora de la comida, Cataluña presenta algunos de los platos más deliciosos de toda España. Esqueixada, escudella i carn d'olla o calçots son algunos de las diferentes especialidades de esta región.

Pero a la hora de los dulces no se quedan atrás. Uno de los más celebrados son los borregos de Cardedeu, una especialidad de esta localidad ubicada en la provincia de Barcelona.

Estos dulces son uno de los mejores exponentes de las tradiciones culinarias catalanas, las cuales siguen enamorando a gente de todo el mundo.

Origen de los borregos de Cardedeu

Semillas de matalahúga o anís, uno de los ingredientes principales de los borregos de Cardedeu (Fuente: Shutterstock)

Los borregos de Cardedeu son un dulce tradicional de la localidad de Cardedeu, situada en la comarca del Vallès Oriente. Esta especialidad se caracteriza por su larga historia y arraigo en la tradición local.

El origen varía dependiendo de las fuentes; algunas lo sitúan en el año 1824, mientras otras aseguran que hay registros que se remontan a 1770 o incluso a épocas medievales.

Elaborados a partir de harina, azúcar, mantequilla, levadura, aceite, huevos y matalahúga, estos dulces toman una forma característica de barras largas y delgadas que se hornean hasta dorar y luego se cortan en rebanadas.

Tradicionalmente, se disfrutan sumergidos en leche o vino dulce, aprovechando su textura crujiente que se suaviza con el líquido.

Cómo preparar borregos de Cardedeu

Los borregos de Cardedeu se pueden mojar en leche o vino dulce (Fuente: Shutterstock)

Ingredientes

  • 500 gr. de harina panadera
  • 170 ml. de agua
  • 20 grs. de levadura fresca
  • 125 gr. de azúcar
  • Una pizca de sal
  • 75 gr. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 20 ml. de licor de anís dulce
  • 300 gr. de semillas de matalahúga

Preparación

  1. Poner el agua, 250 gr. de harina tamizada y la levadura en un bol para hacer el prefermento.
  2. Mezclar con una espátula y, cuando se despegue de las paredes del bol, depositarla en la mesa de trabajo y amasar con las manos durante unos tres o cuatro minutos.
  3. Hacer una bola y guardar la masa en el bol tapado hasta que doble el volumen, aproximadamente 45 minutos.
  4. Poner el resto de los ingredientes en un bol. Mezclar hasta que la masa quede consistente.
  5. Sacar la masa del bol, darle unas vueltas doblándola varias veces. Hacer una bola regresar al bol untado con un poco de aceite. Tapar con papel film y dejar que doble el volumen.
  6. Untar la mesa de trabajo con un poco de aceite y cortar la masa en dos trozos. Dar forma de barrote estirando un poco la masa hasta obtener una forma cilíndrica. Depositar los dos barrotes bien alargados en una bandeja de horno con papel de hornear. Guardar tapados con un paño en un lugar cerrado donde no les dé el aire hasta que doblen el volumen.
  7. Una vez fermentados, pintarlos con una mezcla bien batida a partes iguales de agua y aceite.
  8. Precalentar el horno a 200º centígrados por arriba y por abajo y, al meter los barrotes en el horno, bajar la temperatura a 180º y hornear durante unos 25 minutos. Deben quedar un poco dorados pero blanditos. Dejar enfriar durante unas 12 horas en una rejilla.
  9. Una vez fríos, cortar rebanadas de un centímetro o un poco más, que se volverán a poner en la bandeja de horno para tostarlas.
  10. Volver a precalentar el horno a 200º por arriba y por abajo y tostar durante unos 9 minutos. Dar la vuelta para tostar del otro lado.
  11. Dejar enfriar antes de comer.

Temas relacionados
Más noticias de Recetas