TENSIÓN DE BOLSILLO

Telefonía celular: el Gobierno limó diferencias internas y definió el nuevo aumento

Un sector del oficialismo pretendía que el alza no fuera tan abultada para que no se impulsara la inflación. Se espera un anuncio oficial para los próximos días.

Luego de esperar un tiempo prudencial para que bajara la tensión generada en el Gobierno a raíz de las diferencias respecto del aumento de las tarifas de luz, ahora sí se anunciará el incremento en el costo del servicio de telefonía celular.

Tras algunas idas y vueltas, finalmente quedó establecido que los costos para los usuarios se incrementarán 8% a partir de junio, aunque esto regirá para aquellos clientes que tengan planes de cinco o más gigas. La resolución está a la espera de la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

De acuerdo con los cálculos del Gobierno -que interviene en este terreno ya que determinó a esta prestación como servicio público como consecuencia de la pandemia-, de este modo se estará encareciendo el servicio solo para el 19% de los 55 millones de líneas que se encuentran habilitadas en el país.

En los últimos días estaba todo listo para dar a conocer los cambios en los costos que aprobaría Casa Rosada, pero aquí, como en el caso de las eléctricas, también afloraron diferencias de conceptos entre las diferentes alas del Gobierno.

En primer lugar, porque mientras algunos insistían con hacerlo cuanto antes, otros entendían que lo mejor era espaciar los tiempos entre el escándalo por las tarifas de luz y este nuevo retoque.

Sin embargo, al tener las empresas que anunciar a sus clientes con 30 días de anticipación sobre estos movimientos, ya no queda más margen.

Por otro lado, la cuestión económico-política también se metió en esta definición, ya que no se quiere mostrar un avance inflacionario, aunque si se deben admitir subas, que sean lo menos fuerte posibles.

De hecho, durante los últimos días se había barajado la posibilidad de que el alza no fuera del 8%, sino del 4%, como para cumplir con esa premisa, aunque se acordó un punto medio.

En el caso de la prestación del servicio de internet, también se permitirá a partir de junio un incremento cercano al 8%, aunque solo para aquellos pequeños prestadores, como pymes o cooperativas, que por lo general funcionan en el interior del país.

En medio de esto, hay otra discusión que se da en forma paralela. La suba de 8% que está previsto aprobar ahora solo se podrá aplicar a los clientes de Movistar y Claro, ya que Personal se encuentra exceptuada de la intervención oficial tras un fallo favorable de la Justicia, que le permite disponer de aumentos, sin la aprobación del Gobierno.

Esta situación, sin embargo, se podría revertir en caso de que prospere un recurso extraordinario que en los próximos días presentará ante la Justicia el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), y mediante el cual intentará que todos los prestadores de telefonía queden encuadrados bajo el mismo esquema.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios