Interna oficialista

En plena interna oficial, Máximo Kirchner redobló la apuesta

El jefe de la bancada oficialista Máximo Kirchner profundizó la división en el oficialismo por los subsidios a la energía y acompañó un proyecto que representa un alivio de entre el 30% y 50% para el consumo de gas residencial en una serie de localidades, entre ellas, más de 50 de la provincia de Buenos Aires.

El jefe de la bancada oficialista Máximo Kirchner subió la apuesta en la interna que mantiene el Frente de Todos en torno a los subsidios a la energía y acompañó un proyecto de ley que representa un alivio de entre el 30% y 50% para el consumo de gas residencial en una serie de localidades, entre ellas, más de 50 de la provincia de Buenos Aires.

Con la renuncia que no fue del subsecretario Federico Basualdo el Frente de Todos dejó en evidencia las internas que conviven en el Frente de Todos. Por un lado, y con el ministro de Martín Guzmán a la cabeza, está el ala que considera que los subsidios son pro ricos y que hay que segmentarlos para beneficiar a los que verdaderamente requieren una mano del Estado para afrontarlos. Por otro, con Cristina Kirchner a la cabeza, quienes desechan esta idea, sobre todo en año electoral, ya que interpretan que avanzar con un recorte de subsidios representará una pérdida de poder adquisitivo en el AMBA en medio de la crisis económica de larga data y que tiene como corolario la pandemia.

Tras los tironeos por Basualdo, quien desobedeció al pedido de Guzmán de diseñar segmentación alguna, Máximo Kirchner apostó a un proyecto de ley para aliviar los bolsillos de los sectores medios en la previa a las elecciones de medio término, sin tener que pasar por el visto bueno del titular de Economía. Que, dicho sea de paso, se encontraba de gira en Europa mientras se conocía la noticia.

El jefe de La Cámpora expresó su apoyo -con foto y comunicado de prensa mediante- a un proyecto de ley impulsado por la diputada del Frente de Todos Liliana Schwindt que, al mismo tiempo, condensa otros dos proyectos redactados por diputados de otros bloques. Por un lado, la iniciativa que había presentado previamente el presidente del bloque lavagnista Alejandro "Topo" Rodríguez y, por otro, el de jefe del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, José Luis Ramón.

Palabras más, palabras menos, el texto categoriza a un importante número de localidades bajo el rótulo de "zona fría", para que sus tarifas de gas reciban subsidios -tal como ocurre hoy con la zona patagónica- por padecer temperaturas bajo cero. Esta iniciativa, aseguran desde el oficialismo, beneficiaría a más de tres millones de personas si se convierte en ley. La baja de la tarifa sería del 30% y ascendería al 50% para el caso de aquellos usuarios que, por caso, sean beneficiarios de la AUH, perciban algún seguro de desempleo o estén inscriptas en el Régimen de Monotributo Social.

Si el proyecto se convierte en ley, el ala kirchnerista se habría anotado un punto en la pulseada con Guzmán. Es que el dinero para hacerle frente a esta medida provienen del Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de Gas que se creó con la sanción del Presupuesto 2002. Esa suma millonaria no puede ser tocada por el ministro y, por ser de afectación específica, no pueden tener otro fin que el que Kirchner pretende darle. 

Tags relacionados

Comentarios

  • CAA

    Carlos Angel Arce

    17/05/21

    DESESPERADO PARA SALVAR A SU MADRE DE LA CARCEL.....

    0
    0
    Responder