Rodríguez Larreta criticó "la falta de responsabilidad del Gobierno"

El jefe de Gobierno porteño insistió en la necesidad de elaborar un plan e insistió en que "ningún iluminado salva un país"

Por las redes sociales, como estrategia de no levantar demasiado el perfil y lograr precisión en el mensaje, Horacio Rodríguez Larreta realizó una declaración donde reconoció que "la Argentina tiene graves problemas estructurales, pero es la falta de responsabilidad del gobierno lo que empeora la situación".

Consciente de la angustia que está viviendo la población, que no sabe qué esperar y se muestra perdida ante la toma de sus más elementales decisiones familiares, el Jefe de Gobierno porteño expresó que "gobernar es dar certezas, traer tranquilidad" y reclamó "un rumbo que permita saber qué esperar". Por el contrario, dijo, "todos los días los argentinos recibimos conflictos internos, irresponsabilidad e improvisación. Así no se gobierna, no se saca un país adelante".

Rodríguez Larreta tomó la decisión de no hablar por los medios sobre la crisis que se está viviendo. "Es momento del Gobierno nacional, aunque consideró que era importante sentar posición", contestaron cerca de Horacio a El Cronista, que preguntó por qué iba a mantener el bajo perfil en estos tiempos difíciles.

Desde que volvió de un viaje por España e Israel que lo mantuvo fuera del país durante una semana, Rodríguez Larreta se concentró en su habitual agenda de gestión a la que día a día viene sumando más actividades políticas que lo posicionen como candidato a la presidencia. 

Pero en su declaración se aventuró un poco más. "Sé que es posible (sacar el país adelante), sueño con ser parte de la solución a los problemas que arrastramos hace décadas y tengo la certeza de que vamos a encontrarle la vuelta", posteó.

Otra de las tareas que encaró desde que regresó  del viaje fue reunirse con la mesa territorial que conduce el diputado mendocino Omar De Marchi y que está integrada por el diputado porteño Alvaro González, el ex ministro de Gobierno Bruno Screnzi (vinculado a Diego Santilli), el actual ministro de Gobierno Jorge Macri y el hermano del Jefe de Gobierno, Augusto Rodríguez Larreta. Entre ellos se dividieron la tarea con responsabilidades territoriales específicas para organizar la agenda y profundizar los vínculos con los dirigentes locales, que quieren tener contacto directo con el futuro candidato.

En ese grupo, no llamó la atención la declaración de Rodríguez Larreta. "Horacio es sinómino de orden, equipo y rumbo. Transmite seriedad y futuro", dijo De Marchi, confiado en que sus chances electorales "son claras para los tiempos que vienen, que exigen acuerdos para la transformación". "Va ser presidente porque es el que tiene el talento de articular e implementar un plan, aunque sea un antilíder", opinó.

En ese grupo se discute por estos días cómo estar presente en este momento de la Argentina, dar garantías de institucionalidad, sin involucrarse en soluciones que necesariamente están en manos del Frente de Todos. Encontrar ese tono no es sencillo pero, cada vez que alguien de la coalición opositora levanta mucho la voz, el conjunto se involucra para moderar el discurso y facilitar con el silencio que el oficialismo encuentre las definiciones que la población está esperando para no caer definitivamente en el desánimo.

Mientras tanto, siguen mirando las encuestas. Un estudio realizado por CB Consultora de Opinión Pública que les llegó estos días a sus teléfonos sobre intención de voto en la provincia de Buenos Aires para las elecciones a gobernador en 2023 dio que, proyectando indecisos, los candidatos de Juntos por el Cambio sumados alcanzaron un total de 43.7%, mientras que los del Frente de Todos fueron elegidos por 37.4% de los encuestados.

Los candidatos co mayor intención de voto en la Provincia son Axel Kicillof (FdT) con el 23.1%, Diego Santilli (JxC) con el 15.8%, Facundo Manes (JxC) con el 13.2% y José Luis Espert (LLA) con el 11%, seguidos por Cristian Ritondo con el 4.8%, Martín Tetaz con el 2.5% y, finalmente, Javier Iguacel con el 2.1% de intención de voto. 

Consultado el equipo larretista acerca de si hubo una animosidad especial de parte del Gobierno nacional al elegir como ministra a Silvina Batakis, ideóloga del corte a la coparticipación que lesionó las arcas porteñas, un dirigente le restó intencionalidad a la decisión. "Es lo que pudieron manotear", fue su rápida conclusión, aludiendo al hecho de que nadie quería hacerse cargo de la brasa hirviente. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.