Elecciones 2021

Revés en el Senado: el oficialismo podría perder el quórum propio

Si se repiten los resultados de ayer en las elecciones generales del 14 de noviembre, la composición de Diputados no distaría de la actual. Se avizora un cuerpo dividido en las dos grandes coaliciones, tal como ocurre en la actualidad

Si el batacazo de Juntos por el Cambio se repitiera en las elecciones del 14 de noviembre, el oficialismo perdería la mayoría propia en el Senado. En Diputados, en tanto, la bancada que lidera Máximo Kirchner sufriría pequeña sangría. Pero, a niveles generales, la composición de la Cámara que preside Sergio Massa no distaría de la actual. Seguirían en pie las dos grandes coaliciones, ninguna con mayoría propia, además de una serie de interbloques minoritarios a los que deberían seducir para alcanzar el quórum.

Los datos de la jornada sorprendieron a propios y a ajenos. Puntualmente en el Senado, la derrota en la La Pampa fue inesperada. Es que allí, el oficialismo daba por descontado que retendría las dos bancas que tiene hoy. Pero, con los números de ayer, perdería una.

A la derrota inesperada en la provincia que se caracteriza por su tradición peronista, se le sumó la de Chubut. Allí, el resultado de las PASO también frustró las expectativas del oficialismo. Es que podría perder dos de las tres bancas que hoy están en su poder como consecuencia de la reconfiguración del a Cámara alta, tras el triunfo del Frente de Todos en 2019. Los cálculos del oficialismo eran que en la provincia patagónica podría retener dos bancas.

Ahora bien, eran tres las bancas que desde la propia coalición oficialista daban por descontado que podrían perder. Y la profecía se cumplió.

Por un lado, la de Corrientes -sobre todo luego de las elecciones que días atrás convalidó la gobernación radical. Por otro, las de Córdoba y Santa Fe. En esta última, la decisión de Agustín Rossi de ir a una interna le jugó en contra al oficialismo provincial, que debió dedicar parte de la campaña a defenderse del "Chivo" en lugar de apuntar todos los cañones a JxC.

De concretarse este escenario en los comicios generales, la dinámica del Senado cambiaría de lleno. Hoy, proyecto que ingresa, proyecto que se aprueba. Es que el oficialismo cuenta con 41 bancas más dos aliados permanentes, cuando en esa Cámara se requieren 37 presentes para dar por iniciada una sesión.

De bajar a 35 senadores, como ocurriría si en noviembre se repitieran los mismos resultados de ayer, al oficialismo le sería imprescindible contar con el acompañamiento de sus dos fieles aliados: la misionera Magdalena Solari Quintana y del rionegrino Alberto Weretilneck. Pero, se sabe, cuando el quórum o el futuro de una ley está en manos de aliados, su poder de negociación sube. Y una mera ausencia podría desbaratar una sesión.

En la Cámara que preside Cristina Kirchner, el FdT ya da por descontado que el exgobernador de Río Negro no avalará ninguna iniciativa que provenga del ministro de Justicia, Martín Soria, histórico rival a nivel provincial.

Sin grandes cambios

En la Cámara de Diputados, en tanto, si se repiten los resultados de ayer (que se habían difundido al cierre de esta edición) no habría cambios sustanciales. El Frente de Todos quedaría dos bancas por debajo de las 120 actuales. En tanto, Juntos por el Cambio podría sumar dos y ubicarse en 117 bancas. Pero, con una diferencia tan ajustada, la primera minoría podría quedar en manos de cualquiera de las dos fuerzas. Asimismo, los liberales y la izquierda podrían hacerse de cuatro bancas cada uno.

En tanto, las 14 bancas restantes quedarían en manos del Interbloque Federal y del espacio que hoy lidera José Luis Ramón, conocido como "Los Ramones". Aunque ya no contará más con el liderazgo del excéntrico mendocino, que en los últimos días selló una alianza con el Frente de Todos en Mendoza y podría hacerse de una banca en la legislatura provincial.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios