"ACUERDO A LOS GRITOS"

Por qué el acuerdo con la Argentina puede dejar "mal parado" al FMI: la advertencia de un ex directivo del Fondo

Martin Mühleisen, el ex director del Departamento de Estrategia, política y revisión del FMI, criticó al organismo por priorizar un "enfoque geopolítico" al acordar con la Argentina: ¿Por qué el acuerdo puede afectar las futuras negociaciones del Fondo con otros países?

Pese a que la Argentina acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un acuerdo para refinanciar la deuda de u$s 45.000 millones adquirida en 2018 por la gestión anterior, lo firmado entre el organismo de crédito internacional y el Gobierno ha recibido muchas críticas y análisis sobre la verdadera capacidad del país de cumplir con los objetivos propuestos.

Entre los puntos que el Gobierno de Alberto Fernández debe cumplir ante el FMI se cuentan una reducción del déficit fiscal del 2,5% tan solo para este 2022, una baja en la emisión monetaria del 1% del PBI para este año, la cual ya debería ser nula para el 2024, y una suerte de "microdevaluación" paulatina y controlada del peso para regular el mercado cambiario, entre otros.

"El acuerdo con el FMI ya es letra muerta" y "esto se va poner feo": Feletti dejó duras definiciones sobre la inflación y apuntó a Guzmán

Cristina Kirchner versus Alberto Fernández: más grieta, ahora por diferencias sobre Rusia, Estados Unidos y Venezuela

El Gobierno, sin embargo, espera lograr estas metas sin ajuste evidente y su objetivo es el de seguir invirtiendo, principalmente en infraestructura. Tampoco habrá cambios en los regímenes previsionales, reformas laborales o privatizaciones de empresas públicas a pérdida como, por ejemplo, Aerolíneas Argentinas.

Sin embargo, el Gobierno no es el único apuntado con críticas sobre la viabilidad del plan: el Fondo Monetario Internacional (FMI) también está en el ojo de la tormenta por los términos a los que accedió a firmar con Argentina, acordando nuevos desembolsos para cubrir la deuda ya vigente.

En esta línea se sitúa con dureza Martin Mühleisen, el economista alemán que dirigió entre el 2017 y el 2020 el Departamento de Estrategia, política y revisión del Fondo, en un escrito publicado por The Atlantic Council donde no solo analiza la acotada capacidad de la Argentina de cumplir con el acuerdo, sino que también critica al FMI por lo firmado.

LAS DEFINICIONES DE MARTIN MÜHLEISEN

El economista que trabajó para el FMI entre el 2017 y el 2020 fue crítico con el presidente Alberto Fernández al considerar que consiguió el programa con el organismo "a los gritos" y sin aceptar reformas profundas en el país.

Según Mühleisen, la postura geopolítica del FMI empujó al organismo a "relajar" su postura a la hora de acordar con la Argentina. Además, remarcó que "al final, nunca hubo una duda seria sobre si el Directorio Ejecutivo del FMI aprobaría otro préstamo a Argentina para ayudar a su problemática economía".

Así, el economista asegura que el FMI antepuso sus "consideraciones geopolíticas" ante "sus propios principios económicos", sentando un precedente que el alemán ve como peligroso y que considera que el Fondo lamentará a futuro.

Advertencia del FMI por una herramienta "rudimentaria" que Argentina y EE.UU. usan contra la inflación

Grecia saldó su deuda con el FMI luego de 12 años

"Las condiciones del nuevo préstamo podrían crear la impresión de que el dinero del FMI está ahora disponible libremente para curar los males financieros de cualquier país que lo demande con suficiente fuerza", advirtió Mühleisen, preocupado por la credibilidad del organismo.

Además, enumeró cuatro razones por las que el FMI fue más "flexible" con el nuevo acuerdo que cerró con el gobierno de Alberto Fernández pese a que podría jugarle en contra en futuras negociaciones con otros países:

  1. "En primer lugar, un default del préstamo del FMI habría supuesto un sufrimiento para los ciudadanos de a pie, si el acceso al mercado de los prestatarios argentinos se veía fuertemente restringido", comienza el analista.
  2. "En segundo lugar, habría dejado a Argentina impedido de volver a pedir prestado al Fondo hasta que sus atrasos se pagaran con préstamos puente de países amigos", agrega.
  3. Luego, suma: "También podría haber alimentado el ya fuerte sentimiento anti-FMI en el país, socavando las posibilidades de reanudar las negociaciones en una etapa posterior".
  4. Y concluye: "Habría afectado a la reputación financiera del FMI, a pesar de que su balance podría absorber un proceso de resolución de los atrasos a lo largo de unos años".

Por estas razones, sumadas a la "multitud de shocks" que la economía mundial viene sufriendo desde el 2020, es que Mühleisen considera que la "justificación geopolítica para ayudar a Argentina a superar su alta curva de pagos se ha hecho aún más fuerte".

"En comparación con un programa promedio del FMI, el préstamo de Argentina ha llegado casi sin condicionalidades", subraya el alemán, agregando incluso que la "lenta trayectoria de ajuste fiscal" acordada "seguramente será descartada por los responsables políticos una vez que comience la campaña para las próximas elecciones dentro de unos meses".  

Es por esto que el economista critica este nuevo enfoque del Fondo y cree que puede jugarle una mala pasada en los próximos año. Además, remarca que "el mundo no debería centrarse en una crisis en Argentina" sino en ayudar a los países más poder a "soportar una inminente crisis alimentaria", deteriorada con fuerza por la guerra en Ucrania.

El Gobierno junta dólares y confía en que cumplirá la primera revisión trimestral con el FMI

"Será alta": la advertencia de un ministro de Alberto Fernández sobre la inflación de marzo

"Con su enfoque en Argentina, el FMI ha comprometido su capacidad para hacer frente a futuras crisis. La influencia del Fondo para convencer a los gobiernos indecisos de que emprendan las reformas necesarias se verá reducida por este programa", remarcó con dureza el analista.

Y agregó: "No se trata sólo de Argentina, sino de no sentar un mal precedente antes de que el mundo se enfrente a una nueva recesión económica que requerirá que el FMI esté al máximo de sus posibilidades".

Además, siguiendo en la línea de la concepción geopolítica, Mühleisen resaltó que la Argentina también ha "jugado sus cartas de forma inteligente": con esto se refiere a la visita a Pekín del presidente Alberto Fernández hace unos meses, "mientras ultimaba un acuerdo a nivel de personal con el FMI".

Allí, se sumó al país a la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda de China, mientras que la escala en Moscú, donde Fernández se reunió con Vladimir Putin pocos días antes del inicio de su invasión a Ucrania; envió "una fuerte señal a Washington y sus aliados occidentales".

LA ARGENTINA Y SU "ECONOMÍA MAL GESTIONADA"

Finalmente, para cerrar su crítica al FMI por haber enfocado el acuerdo con la Argentina desde una concepción geopolítica y no en base a sus principios monetarios, el ex titular del Departamento de Estrategia, política y revisión del Fondo repasó el contexto nacional para justificar por qué considera que este "tratamiento diferencial" con la Argentina puede afectar al FMI.

"A diferencia de los países que recibieron financiación de emergencia al principio de la crisis de COVID-19, los problemas de Argentina son en gran medida domésticos. Aunque es miembro del G20, su economía ha sido mal gestionada durante varias décadas", subrayó el economista.

Tal como explica Mühleisen, de los últimos gobiernos, ninguno tuvo el apoyo "bipartidista" necesario para impulsar reformas profundas "que llevaran al país a una trayectoria de crecimiento sostenible", algo que el programa actual con el FMI tampoco exige.

"Con el préstamo recién aprobado, Argentina ha perdido una oportunidad de demostrar que está dispuesta a desviarse del pasado", consideró el alemán, remarcando que el nuevo acuerdo sirve como una suerte de "excusa" para evitar políticas públicas de reformas críticas.

"Aunque los directores del FMI hicieron hincapié en la necesidad de 'eliminar gradualmente las distorsiones económicas y proporcionar un marco regulatorio más predecible', el Gobierno se negó a considerar las reformas que mejoran la productividad durante el período de treinta meses del préstamo, favoreciendo un modelo de mayor participación y protección del Estado", concluyó pesimista el analista en su informe.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios