BOLSILLO ELECTORAL

Ganancias: un primer alivio de $ 10.000 millones para reforzar el consumo hacia mayo

El proyecto debe pasar por el Senado pero, por el retroactivo, habrá una devolución con efecto positivo sobre la demanda cuando se paguen los salarios de abril. Alertan que si la producción no aumenta la oferta, podría empujar precios al alza

La Cámara de Diputados aprobó la reforma del impuesto a las Ganancias. El objetivo del Gobierno es tratarla desde este martes en comisiones del Senado, para que sea ley la semana que viene. El debate apresurado se explica porque una vez aprobada la propuesta oficialista inmediatamente se volcarán a la economía $ 10.000 millones que corresponden a la devolución por efecto retroactivo de lo que se les descontó a los trabajadores en los primeros meses del año.

El proyecto eximirá de pagar el tributo a más de un millón de personas que ganen de bolsillo hasta $124.500 o con un salario bruto mensual de $150.000. Por eso, pese a que esta deducción especial tenga un costo fiscal de 47.569 millones de pesos, según calculó la Oficina de Presupuesto del Congreso de la Nación (OPC), se espera que la pérdida de recursos sea menor por la activación del consumo y la producción que provocará desde mayo en la economía.

"Lo que se baje del impuesto a las Ganancias, va a ir a consumo con alta probabilidad, por eso no es que el fisco resigna todo ese dinero, porque cuando consumimos pagamos IVA, Ingresos Brutos y tasas municipales. De acuerdo a nuestro estudio, de manera directa se recuperará el 22% y, por el movimiento económico que habrá la pérdida de recursos final será menor", explicó a El Cronista Nadín Argañaraz, director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

El rebote económico e impacto en la producción se notará más en los lugares donde hay gran concentración de beneficiarios y será mayor el incremento en el consumo de bienes y servicios. El primer puesto es de la provincia de Buenos Aires donde dejarán de pagar el impuesto 569.000 empleados y jubilados, en segundo lugar, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que serán 157.000, en tercer lugar, en Córdoba que quedará exentos 103.000 y, en cuarto lugar, en Santa Fe con 98.000.

"Va a tener un efecto inmediato en el consumo", apuntó el tributarista Cesar Litvin, sin embargó alertó: "El problema en el impacto sobre la producción será que si aumenta la demanda, pero no la oferta por escasez de materias primas, puede haber un aumento generalizado de precios".

Dos de los mayores puntos que generaron polémica en los últimos días sobre la reforma impulsada por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, fueron: que al no ser una reforma del mínimo no imponible en las próximas paritarias muchas de las personas que quedarán exentas, volverían a verse obligadas a pagar el impuesto y, por otro lado, la opción de que el costo fiscal aproximado de $ 47.000 millones se financiará a través de una suba del impuesto a las empresas.

Para el primer problema, se introdujo un cambio en Diputados que consiste en que el Poder Ejecutivo tendrá las facultades para que el monto de la deducción especial aumente y se actualice según la evolución de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores (RIPTE).

En cuanto a la segunda polémica, depende de otro proyecto de ley presentado por el Gobierno, por lo que este domingo no hubo avances. De todos modos, como busca aumentar la alícuota del impuesto a las Ganancias a 35%, de aplicarse podría tener impacto sobre la producción: "Es una pésima idea seguir aumentando impuestos a las empresas, atenta directamente contra la inversión y la competitividad. Se quiere poner un impuesto cercano al 40%, cuando la alícuota proyectada por la reforma de 2017 establecía que para 2021 iba a ser del 25%. No es la forma adecuada de financiar este costo fiscal. Creo que hay que poner la atención en el gasto público improductivo y no en más impuestos", opinó Litvin.

¿Cómo se devolverá lo que se pagó de Ganancias hasta marzo?

Como la ley tendrá vigencia desde el primero de enero, los trabajadores además de dejar de pagar el impuesto los próximos meses, el Gobierno les devolverá a través de la AFIP los descuentos realizados en enero, febrero y marzo. 

Mario Rapisarda, desde Errepar, explicó: "La devolución será variable dependiendo de las cargas de familia que hubiera podido computar cada empleado", y agregó: "El importe a percibir en concepto de devolución seguramente será en cuotas -y no todo junto- para no poner en aprietos financieros a los empleadores". 

Por ejemplo, en el caso de quienes están cerca del límite de $124.500 netos, la devolución promedio por mes que recibirán será de $ 9.600, por lo que por tres meses deberían cobrar $ 28.800. Acá podés encontrar más ejemplos de cuánto serán las devoluciones.

Dependiendo de cada empleador, este monto se abonará a fines de abril o a principios de mayo. A las empresas se les descontará de las retenciones que el abonan mes a mes.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios